El Mago Pop se confiesa en el ‘Chester’ de Risto Mejide: del elevado precio de sus entradas al percance que casi le cuesta la vida

Antonio Díaz se ha confesado en el programa de entrevistas de Cuatro, donde ha repasado el largo camino que ha seguido para ser uno de los mejores magos del momento

Compartir
Compartir articulo
El Mago Pop en 'Viajando con Chester'. (Cuatro)
El Mago Pop en 'Viajando con Chester'. (Cuatro)

Si hablamos de Antonio Díaz muy pocos sabrán de quién se trata, pero si mencionados su nombre profesional, El Mago Pop, todo el mundo sabe de quién es. La fama precede a este barcelonés, que a sus 37 años se ha convertido en uno de los ilusionistas más reconocidos del mundo y es capaz de colgar el cartel de ‘lleno’ allá donde va. Sin embargo, pese a su fama, hay muchos aspecto de él que continúan siendo un misterio, al igual que sus trucos.

Para acercarse un poco más a su público el mago ha acudido al programa Viajando con Chester, en el que ha repasado buena parte de su trayectoria junto a su presentador, Risto Mejide. Una de las confesiones que más han sorprendido ha sido la relativa a la comparación entre el público español y el estadounidense y es que, de los dos, prefiere al americano. “El público americano es más festivo, por así decirlo. Es más rock and roll. Es un público más agradecido. Se apagan las luces, va a empezar la función y empiezan a gritar”, ha contado Díaz, que tiene su propio teatro en la ciudad norteamericana de Branson (Misuri).

Te puede interesar: La historia de Antonio Díaz, ‘El Mago Pop’: de debutar en 2009 a triunfar en Broadway y ser el ilusionista más taquillero

En España conseguir ese efecto, según ha contado en el programa de Cuatro, le supone un mayor esfuerzo: “Cuesta mucho ganarse un aplauso en España. Por eso me ha servido tanto todo este rodaje”. Pese a ello no tienen intención de renunciar a ninguno de sus dos públicos, pues saca mucho de los dos. Y no solo en lo que se refiere a la satisfacción de gustar y recibir sonoros aplausos, también a la parte económica.

El Mago Pop y Risto Mejide en el programa 'Viajando con Chester'. (Cuatro)
El Mago Pop y Risto Mejide en el programa 'Viajando con Chester'. (Cuatro)

Antonio no ha tenido problemas en confesar que, para él, sus entradas son caras. Especialmente en Estados Unidos, donde una persona puede pagar hasta 350 euros por verle actuar en directo, una cantidad no apta para todos los bolsillos: “Lo veo caro, me doy cuenta. Pero vi que pagaban y no lo bajamos”, ha confesado. Una opinión que también tiene con respecto a los precios de España, donde son más baratas, pero también le parece que tienen un precio “carillo”.

Te puede interesar: El Mago Pop recibe un baño de aplausos en su debut en Broadway

Camino a la fama

Y si bien El Mago Pop está en un gran punto de su vida, llegar hasta este momento no ha sido fácil. Según ha contado a Risto Mejide, vivió un momento crucial que le hizo replantearse foto. Fue tras la búsqueda de su teatro, cuando se encontró en una actuación sin público. “No necesitaba un teatro, necesitaba público”, ha recordado, destacando que ese momento tan duro le impulsó a trabajar en su carrera.

Su objetivo a partir de entonces fue convertirse en un personaje llamativo para el público, para que la gente quisiera disfrutar de sus shows. Y sin duda lo consiguió. Entre los millones de espectadores que ha acumulado se encuentra también numerosos rostros conocidos como Shakira, Leo Messi, Stephen Hawking o el futbolistas Álvaro Morata, que llegó a pedirle matrimonio a su ahora mujer, Alice Campello, en uno de sus espectáculos.

Antonio Díaz también ha recordado un momento que casi le cuesta la vida, literalmente hablando. Sucedió en agosto de este año, cuando se encontraba en Broadway con su espectáculo, que se convirtió en tal éxito que recaudó más de 2 millones dólares en su debut.

Tal fue la mezcla de emociones que, según ha explicado, no fue consciente de lo que vivía hasta que tuvo un percance en Times Square. “Estaba tan ocupado en lo inmediato que no fui consciente hasta que paré. Iba por Times Square con los carteles y no los miraba porque me ponía nervioso… Casi me atropella un autobús con mi cara. Y me quedé súper rayado con eso…”, ha contado El Mago Pop.

Un casi accidente que se sumó a la mezcla de emociones que vivió en la ciudad de las rascacielos, donde no todo fue de color rosa: “Yo en Nueva York lo pasé hasta mal por la exigencia profesional que supuso a todos los niveles”, ha confesado, dejando claro que detrás de todo su éxito hay un gran esfuerzo y trabajo.