La deuda pública bajó del 110% del PIB en septiembre, cumpliendo el objetivo de 2023

Pese a la buena noticia que supone la cifra por alcanzar la meta marcada, la deuda continúa por encima de los niveles anteriores a la pandemia como consecuencia del crecimiento de la inversión pública para impulsar la economía tras la recesión de 2020

Compartir
Compartir articulo
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo. (Eduardo Parra - Europa Press).
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo. (Eduardo Parra - Europa Press).

La semana termina con buenas noticias para el Gobierno en funciones. Primero, la revalidación del cargo por parte de presidente Pedro Sánchez y, segundo, la consecución del objetivo de deuda pública que hace apenas siete meses el Ejecutivo pronosticaba alcanzar en 2024. Según los datos publicados este viernes por el Banco de España, la deuda de las administraciones públicas sobre el PIB se situó en septiembre en el 109,9%, lo que supone bajar ligeramente de la meta del 110% comprometida con la Comisión Europea.

Este descenso de la ratio se produce, como todos los meses, debido al crecimiento del PIB, que compensa el también aumento nominal de la deuda pública. En concreto, la deuda escaló a 1,578 billones de euros en el noveno mes del año, lo que supone un 4,9% más que en el mismo periodo de 2022. Este dato avanzado se confirmará en la publicación del próximo 15 de diciembre relativa a la deuda del tercer trimestre del año.

Te puede interesar: España gastará más en 2024 en intereses de la deuda pública que en políticas activas de empleo y vivienda

En el Programa de Estabilidad enviado por el Ejecutivo a Bruselas en abril se adelantó a 2024 el descenso de la ratio de la deuda pública por debajo del 110% del PIB. En octubre se volvió a adelantar ese objetivo a 2023 en el Plan Presupuestario debido a la notable revisión al alza por parte del INE del PIB de 2021, pero también del de 2022.

Pese a la buena noticia que supone dicha cifra por alcanzar el objetivo marcado, la deuda pública continúa por encima de los niveles anteriores a la pandemia como consecuencia del crecimiento de la inversión pública en los últimos años para impulsar la economía tras la profunda recesión de más de 11 puntos de PIB en 2020. Según el Banco de España, la ratio de deuda escaló del 95,5% en el cuarto trimestre de 2019 al 101,9% en el primero de 2020 y al 113,3% en el segundo.

Seis países de la UE tienen deudas por encima del 100%

La Comisión Europea ya contaba con este acelerado descenso en 2023. Según sus previsiones de otoño publicadas el pasado miércoles, actualizó la deuda para el cierre del año del 110,6% estimado en septiembre al 107,5%. En la misma línea, también rebajó la previsión para 2024 del 109,1% al 106,5%, una bajada más lenta que las de los últimos años debido a la desaceleración del crecimiento del PIB, que solo crecerá un 1,7% en 2024 según sus cálculos.

No obstante, la ratio sigue siendo mucho más elevada de lo que recomendaban las antiguas reglas fiscales, el 60% del PIB. Los ministros de la UE se encuentran inmersos en la negociación del nuevo marco de gobernanza económica, por lo que no se conoce con certeza cómo de estricto será el cumplimiento de dicha regla, aunque si no hubiera acuerdo legislativo en diciembre volvería a entrar en vigor el anterior. Lo mismo sucede con el déficit, previsto por la Comisión para España en el 3,2% del PIB para 2024, cifra que superaría ligeramente el límite del 3% tradicional.

Te puede interesar: Perdonar parte de la deuda a Cataluña y a otras CCAA muy endeudadas no bastará: el problema se remonta a más de una década

Cabe destacar que, al igual que España, otras de las principales economías de la UE también tienen ratios de deuda pública por encima del 100%, lo que está complicando la negociación de las reglas fiscales y su dureza en cuanto al ritmo de reducción de la misma. Este es el caso de Italia, con un 142,4% en el segundo trimestre del año, y de Francia, con un 111,9% en dicho periodo. El resto de países por encima del 100% son Grecia (166,5%), Portugal (110,1%) y Bélgica (106%).