Los trucos para pagar menos impuestos al heredar una casa

Al heredar siempre nos enfrentamos a impuestos, pero existen formas de aliviar la cantidad a pagar

Compartir
Compartir articulo
(Freepik)
(Freepik)

Heredar una casa puede ser visto tanto como una bendición o como una carga, dependiendo de la situación económica del destinatario y el estado del inmueble. Puede surgir el estrés cuando la casa que se hereda viene con deudas o, simplemente, los herederos no tienen los recursos económicos necesarios para asumir los impuestos de sucesiones y donaciones.

En algunas ocasiones, uno puede recibir como herencia una casa en excelentes condiciones, apta para habitar y que podría generar ingresos pasivos. Sin embargo, también es probable que se herede un inmueble de alto valor, cuyos impuestos resultan impagables para el beneficiario. En tales casos, toma relevancia conocer las alternativas disponibles para solventar la situación.

Te puede interesar: Los documentos que tienes que presentar en una herencia para utilizar el dinero de la cuenta del fallecido

Antes de abordar soluciones, es necesario deslindar la diferencia entre heredar una casa y recibirla como donación. Cuando se hereda, significa que el anterior propietario ha fallecido y su testamento designa a un beneficiario. Por otro lado, una donación implica transmitir en vida la propiedad a otra persona. Las donaciones suelen ser más comunes por su menor carga impositiva.

Los impuestos por herencias o donaciones varían dependiendo de la comunidad autónoma en donde se ubica la propiedad, pero debe pagarse en el domicilio del causante. En cambio, las donaciones deben pagarse en el lugar donde se localiza el inmueble.

Distintos impuestos

Los impuestos que gravan las herencias y donaciones son regulados por cada comunidad autónoma, siendo sucesivamente más elevadas al crecer el valor del inmueble. También varían acorde al grado de parentesco entre las partes y el destino del bien. Para viviendas habituales, existe una ley estatal que reduce un 95% el impuesto para el cónyuge, ascendientes, descendientes y otros parientes mayores de 65 años que hayan convivido con el causante durante los dos años anteriores a su fallecimiento. El valor de la vivienda no debe exceder los 123.000 euros por heredero y la vivienda debe mantenerse por cinco años posteriores al fallecimiento.

Otro impuesto a considerar es el conocido como plusvalía municipal, que grava el incremento del valor del inmueble con los años. Este tributo recae sobre los herederos o receptores de donaciones, y varía entre el 10% y el 20% del valor catastral de la vivienda.

Te puede interesar: El derecho que pueden reclamar los herederos para conocer a fondo las deudas de una herencia

Por último, cabe resaltar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF); no presentará problemas a quien herede una residencia, pero debe ser considerado en el caso de las donaciones. En el caso de donaciones en vida, el donante ha de tributar entre el 19% y el 32% de la ganancia generada desde la adquisición del inmueble. No obstante, si el donante tiene más de 65 años y el inmueble es su residencia habitual o se dona dinero, no se aplica este impuesto.

Cuando se va a cobrar una herencia, se puede recibir de muchas maneras, incluso en efectivo. Sin embargo, para poder recibir el pago de una herencia en metálico hay que cumplir ciertos requisitos

Por tanto, antes de recibir una herencia o una donación, conviene revisar minuciosamente las cargas fiscales que ellas conllevan para evaluar las mejores opciones. Dependiendo de la comunidad autónoma, los impuestos por heredar un inmueble fluctúan entre un 7,65% y un 34% de su valor.

Conocer claramente cuáles son los impuestos asociados y cómo varían ayudará a tomar decisiones informadas y, en última instancia, a optimizar el valor de la propiedad heredada. Hay que recordar que cada caso es único y que podría ser beneficiosa la consulta legal y fiscal personalizada para garantizar la menor carga posible. En última instancia, una herencia puede ser una fructífera oportunidad financiera y no un quebradero de cabeza.

¿Cómo se puede heredar una casa sin pagar impuestos?

Inevitablemente, al heredar nos enfrentamos a impuestos. No obstante, existen formas de aliviar la cantidad a pagar. Una opción es dividir la herencia. Al dispersar la propiedad entre más herederos, la carga tributaria se reduce. Puedes considerar, en lugar de legar una propiedad al cónyuge únicamente, dividirla entre el cónyuge y los hijos.

Te puede interesar: Qué es el certificado de últimas voluntades, el documento clave para poder cobrar una herencia

Además, al otorgar una mayor parte de la herencia a menores de edad o personas con discapacidad, se pueden reducir los impuestos que deben pagar. Así, beneficiar a estos destinatarios puede disminuir considerablemente el desembolso tributario.

infobae

Otra forma es aplazar el pago, opción que se debe solicitar antes de que hayan transcurrido cinco meses del fallecimiento. Puedes pedir un aplazamiento de un año si la herencia no te proporcionó suficientes recursos para cubrir los impuestos. También, se puede fraccionar el pago hasta un período de cinco años. Si eres cónyuge, ascendiente, descendiente o pariente colateral mayor de 65 años y has convivido en la vivienda heredada con el fallecido durante los dos años previos a su muerte, puedes solicitar un aplazamiento de tres años para el pago.

Si no puedes enfrentar un pago aplazado, está la opción de acudir a un intermediario financiero para obtener un préstamo con garantía hipotecaria, siempre y cuando tengas una casa en propiedad, completamente pagada o casi pagada. Estos préstamos representan entre el 30% y el 40% del valor de tasación de la casa, y son una opción viable para liquidar los impuestos.