2023 se prevé el año más cálido jamás registrado pero 2024 lo superará por culpa de ‘El Niño’, que se extenderá hasta abril

La Organización Meteorológica Mundial advierte que el fenómeno climatológico del Pacífico se intensificará en el último tramo del año y provocará un considerable aumento de temperaturas

Compartir
Compartir articulo
Varias personas intentan aliviarse del calor durante un episodio de ola de calor Archivo EFE/Javier Zorrilla
Varias personas intentan aliviarse del calor durante un episodio de ola de calor Archivo EFE/Javier Zorrilla

El año 2023 se perfila como el más caluroso desde que existen registros, pero lo peor aún está por llegar. Esa es la conclusión a la que ha llegado la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su último informe. De acuerdo a los patrones climáticos, 2024 marcará un nuevo récord en los termómetros como consecuencia de El Niño, fenómeno que previsiblemente se prolongue hasta el próximo abril, promoviendo un incremento en las temperaturas tanto en tierra como en el océano.

A partir de mediados de octubre de 2023, las temperaturas en la superficie del océano y otros indicativos atmosféricos y oceánicos coincidieron con el fenómeno de El Niño, que se desarrolló entre julio y agosto y se espera alcance su pico entre este noviembre y enero del próximo año. Según las actuales estimaciones de la OMM, existe un 90% de posibilidades de que persista durante el próximo invierno del hemisferio norte -el verano del hemisferio sur- y que comience a disminuir recién en la primavera boreal.

Te puede interesar: El calor de Madrid no es solo por el cambio climático: “No se llevan a cabo las medidas necesarias”

“Los efectos de El Niño sobre la temperatura global suelen manifestarse el año siguiente a su aparición, en este caso en 2024. Pero, como consecuencia de las temperaturas récord de la superficie terrestre y marina desde junio, el año 2023 va camino de ser el más cálido jamás registrado. El año que viene podría ser aún más cálido. Esto se debe clara e inequívocamente a la contribución de las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor, procedentes de las actividades humanas”, afirmó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Las consecuencias de este fenómeno, asociado con el calentamiento de la superficie oceánica en el Pacífico ecuatorial central y oriental, pueden verse reflejadas en fenómenos extremos como “olas de calor, sequías, incendios forestales, lluvias torrenciales y las inundaciones”, detalla Taalas.

1,5º por encima de la media

Durante el último trimestre de 2023, las anomalías mensuales de la temperatura promedio de la superficie del mar en el Pacifico se calentaron considerablemente. Estas estimaciones, que utilizan la última versión del conjunto de datos de la Temperatura Superficial del Mar de Interpolación Óptima (OISST), presentan una indicación de aproximadamente 1,5°C por encima de la media en septiembre de 2023, comparándolas con el promedio registrado durante el periodo de referencia 1991-2020. De esta manera, insiste el informe, continúan las altas probabilidades de que el calentamiento persista en el Pacífico ecuatorial central-oriental durante al menos las próximas cuatro estaciones de tres meses que se solapan: noviembre-enero, diciembre-febrero, enero-marzo y febrero-abril de 2024.

Te puede interesar: Este ha sido el año con más olas de calor de la historia de España

No obstante, El Niño no es el único factor que repercute en los patrones climáticos globales y regionales. La magnitud de los indicadores de este fenómeno no se corresponden directamente con la magnitud de sus efectos, y no existen dos El Niño idénticos. La OMM, al integrar otros modos principales de variabilidad climática, publica actualizaciones estacionales del clima mundial (GSCU) que incluyen la oscilación del Atlántico Norte, la oscilación ártica y el dipolo del océano Índico. A nivel regional y local, los Centros Regionales sobre el Clima y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales de la OMM proporcionarán interpretaciones más detalladas de las repercusiones de El Niño en la temperatura y las precipitaciones.

Finalmente, las predicciones de precipitaciones para los próximos tres meses coinciden con muchos de los impactos típicos de El Niño, con pronósticos de precipitaciones superiores a lo normal en el Cuerno de África y en la cuenca de los ríos Paraná y La Plata en Sudamérica, así como una disminución de las precipitaciones en gran parte del norte de América del Sur y Australia entre otras regiones. Ante estos eventos, la OMM y sus entidades afiliadas trabajan para brindar actualizaciones y asesoramiento para preparar y proteger a las comunidades afectadas.