Santos Cerdán, la mano izquierda de Sánchez que solo pudo nacer en un pueblo llamado Milagro

El secretario de organización del PSOE se ha convertido en un estrecho colaborador del líder socialista. “Leal”, “imperturbable”, “de fiar”, señalan sus compañeros. “Nadie le puede engañar”

Compartir
Compartir articulo
Santos Cerdán
Santos Cerdán

Aunque solo aparezcan cuatro referencias suyas en el libro Manual de Resistencia, la biografía autorizada que detalla el auge, la estrepitosa caída, y el posterior y asombroso resurgir de Pedro Sánchez dentro del Partido Socialista, que el lector no se confunda. Santos Cerdán (Navarra, 1969) es muy importante en la historiografía política del líder socialista. Lo fue, lo es, y lo seguirá siendo. “Leal” y “de fiar”, como le definen dos personas que le conocen muy bien, fue el elegido por el presidente en funciones para viajar a Bruselas y hacerse la foto con el fugado Carles Puigdemont como peaje escenográfico que pagar en la larga lista de exigencias de Junts ha reclamado para apoyar la investidura de Sánchez. Solo un hombre que ha nacido en un pueblo llamado Milagro puede formar parte del núcleo duro que ha obrado el complicado milagro para que Sánchez reedite un gobierno de coalición y siga durmiendo en La Moncloa.

“Tiene muy buena mano izquierda en las negociaciones, porque no impone, convence, se maneja muy bien en situaciones complicadas”, señala Pepe Vélez, secretario general de los socialistas de Murcia y buen amigo de Cerdán. Los dos formaron parte del equipo que acompañó a Sánchez por media España a finales de 2016 y principios de 2017 para que este recuperara la secretaría general en unas primarias que acabó ganando a Susana Díaz y Patxi López. Las primarias en las que las bases derrotaron al aparato del partido. “No nos parecía bien que las decisiones se tomaban en aquella época dejaran fuera a los militantes. Eso nos rebeló. A mí y a Santos. Y desde entonces hicimos buena amistad”.

Te puede interesar: Pedro Sánchez cocina un motín autonómico: presidentes de PP y PSOE piden el mismo trato que a Cataluña con la quita de deuda

Santos, Santi para los amigos, fue el encargado, por ejemplo, de organizar los cuatro taxis que llevaron a Ferraz, sede del PSOE, los más de 57.000 avales que Pedro Sánchez recogió en mayo de 2017 para presentarle a las primarias contra Susana Díaz. Solo tres personas del equipo de Sánchez sabían la cifra final de avales recogidos. Uno de ellos era Cerdán. En esa campaña se fraguó una amistad con Pedro Sánchez que se consolidaría con el paso de los años. “Yo creo que Pedro y él se parecen mucho. Ambos son muy cabezotas y persiguen lo que quieren, pero son realistas”. Y en aquellos momentos complicados para la historia del partido, “se dieron cuenta de que el PSOE necesitaba avanzar”, explica Ramón Alzórriz, actual secretario de organización del PSOE de Navarra, amigo de Cerdán y su sucesor en ese cargo.

Porque Cerdán inició su carrera política en Navarra. Antes de seguir los pasos de su padre y de su abuelo (ambos militantes socialistas), cursó estudios de FP y se graduó como técnico en electrónica industrial, trabajando en diversas empresas del sector agroalimentario, primero en Iberfruta Muerza y luego en la fábrica de vegetales Bonduelle. Fue concejal de su pueblo, Milagro, durante tres mandatos (1999-2003, 2007-2011 y 2011-2015), años complicados en los que incluso tuvo que llevar escolta por la amenaza de ETA. Hoy en día su hermana Belén sigue la tradición familiar y es concejal socialista en el pueblo donde los Cerdán León nacieron y se criaron.

Santos Cerdán, entregando los avales de Pedro Sánchez en 2017.
Santos Cerdán, entregando los avales de Pedro Sánchez en 2017.

“Es una persona muy cercana, sencilla, y siempre cumple lo que pacta”, señala Alzórriz, que pertenece a su cuadrilla de amigos de Milagro, los que salen a “potear” cuando pueden dejar de lado sus obligaciones públicas. Seguidor de Osasuna, equipo de Pamplona, Cerdán es también un gran amante de los encierros y en su juventud se atrevió a correr delante de los Miura en San Fermín. En 2011 dio el salto al Parlamento de Navarra y fue diputado hasta 2017, el mismo periodo en el que el partido decidió que fuera elegido secretario de organización de los socialistas navarros. “Es ideal para este tipo de puestos. Es muy leal al partido y de las personas más inteligentes que he conocido. Nadie le puede engañar”, asegura Pepe Vélez desde Murcia.

Tras el regreso de Pedro Sánchez al poder de Ferraz, Santos pasó a la política nacional. Es diputado en el Congreso desde 2019 y en el verano de 2021 llega a la secretaría de organización cuando el presidente decide acometer una importante remodelación de gobierno y lamina a Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo. Fuentes de su equipo le describen como una persona “tranquila, imperturbable y, sobre todo, de fiar, esa es su gran valía”. Cerdán no disfruta del foco mediático. Casado con una sevillana y con una hija, no es muy dado a hablar con la prensa con la naturalidad o el desparpajo de otros compañeros suyos.

Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, con Carles Puigdemont en Bruselas.
Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, con Carles Puigdemont en Bruselas.

Varias fuentes consultadas dentro del PSOE aseguran que su puesto como número tres del partido al frente de la Secretaría de Organización le viene como anillo al dedo: “Se faja cuando hay que fajarse y siempre, siempre, mantiene la calma”. “Es muy de partido, lo conoce como la palma de su mano. Comprende bien a los territorios”. “Habla claro y resuelve, no se anda por las ramas”. Con tan buenas cualidades, aunque también se ganó algún enemigo que ya no tiene peso ni futuro en el partido, no es de extrañar que tras los resultados electorales de julio su mentor Sánchez le mandara a Bruselas para empezar a encarrilar una negociación con Junts que se antojaba (y está siendo hasta el final) bastante complicada.

“Tiene la mano izquierda suficiente para tragar con ese cáliz”, explica otro compañero socialista. La suficiente mano izquierda para haberse convertido también en la mano derecha de Sánchez en el partido. De hecho, el líder socialista ha decidido que Cerdán también forme parte de la dirección del Grupo Socialista en el Congreso con asiento en la Junta de Portavoces. ¿Tendrá responsabilidades más altas?, ¿Quizás dentro del futuro Gobierno de coalición? “No, no lo creo. Santi es el mejor fontanero del partido en estos momentos y el partido lo necesita”, explican las fuentes antes consultadas.