La AIReF estima que el próximo Gobierno tendrá que hacer un ajuste de hasta 30.000 millones para cumplir con Bruselas

La Autoridad Fiscal ve problemas para que España cumpla con la senda de reducción de la deuda en ausencia de medidas adicionales, pero ha revisado al alza el crecimiento del PIB para 2023, hasta el 1,9%

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: La ministra de de Asuntos Económicos española, Nadia Calviño, llega a una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro en Bruselas, Bélgica, el 14 de marzo de 2022. REUTERS/Yves Herman
FOTO DE ARCHIVO: La ministra de de Asuntos Económicos española, Nadia Calviño, llega a una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro en Bruselas, Bélgica, el 14 de marzo de 2022. REUTERS/Yves Herman

La entrada en vigor de las nuevas reglas fiscales comunitarias a partir del año que viene requerirá que el próximo Gobierno que salga de las urnas realice un ajuste fiscal de hasta 30.640 millones de euros entre 2024 y 2027 según prevé la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en su informe publicado este jueves sobre el Programa de Estabilidad del Gobierno. Un ajuste de esta magnitud se tendría que producir si se cumple el escenario macroeconómico más adverso que prevé la AIReF y se traduce en una reducción del crecimiento neto de los gastos del Estado de 0,46 puntos del PIB anual en el periodo mencionado, es decir, 1,84 puntos en cuatro años.

Este ajuste serviría para cumplir el requisito de “reducción plausible de la deuda en el escenario más exigente” que contempla la Comisión Europea en su propuesta de las nuevas reglas fiscales, de manera que aseguraría la requerida dinámica descendente aunque se materialice el peor escenario. El ajuste podría venir tanto por el lado de los ingresos como por el de los gastos y supondría una reducción de la ratio de deuda de 24 puntos de PIB en los próximos 15 años, hasta situarse en el 85% del PIB en 2037 frente al 109% del PIB si no se hiciera ajuste. Por su parte, el crecimiento neto de los gastos (gasto primario) pasaría de un promedio del 3,5% en el periodo 2024-2027 a uno del 2,4%, es decir, de 721.358 millones en 2027 hasta los 690.718 millones.

La cifra de 30.640 millones está elaborada según las previsiones de la AIReF, pero cogiendo el propio escenario del Gobierno tampoco se cumple la condición de descenso continuado de la deuda en los próximos 15 años, por lo que también son necesarios ajustes fiscales, aunque menores. Según detalla el organismo presidido por Cristina Herrero, el ajuste necesario con el escenario contemplado en el programa de estabilidad del Ejecutivo asciende a 0,3 puntos anuales del PIB, 0,16 puntos menos. Esto se debe a que el Gobierno contempla mayores ingresos que la Autoridad Fiscal.

Como en anteriores ocasiones, la AIReF ha criticado que el Gobierno sigue el diseño del programa de estabilidad de los años anteriores y “no constituye un instrumento de planificación de medio plazo”. Según la entidad, “los compromisos u objetivos se revisan de año en año, sin que haya un análisis de los factores que justifican esta revisión”. Tampoco los programas contienen detalle de las medidas fiscales, más allá de las aprobadas en los presupuestos para el año en curso.

El déficit se estancará en el 3%

La AIReF considera que la reducción continuada de la deuda en el medio plazo es el desajuste más relevante del programa de estabilidad del Ejecutivo, ya que considera que su escenario macroeconómico y de reducción de deuda hasta 2026 es factible y por ello lo avaló antes de la entrega a Bruselas. No obstante, el organismo difiere del Gobierno en algunas de sus previsiones.

En concreto, estima que el déficit llegará a ser el 3% del PIB en 2024, en cumplimiento de las reglas fiscales, por la retirada de las medidas temporales. Pero el déficit se estancará entorno a esa cifra hasta 2026 en contraste con lo que prevé el Gobierno, que es una reducción constante, cerrando 2026 en el 2,5%. También difieren ligeramente en el déficit de 2023: la AIReF anticipa que será del 4,1% del PIB, frente al 3,9% del Gobierno.

En cuanto al PIB, la AIReF revisa al alza el crecimiento para 2023, hasta el 1,9%, en contraste con el 1,5% que preveía en octubre del pasado año. Esto se debe a las revisiones del INE en los datos de crecimiento del PIB de todo el segundo semestre y a que los indicadores conocidos del primer trimestre de empleo y PIB son mejores de lo esperado, además de que las medidas de política fiscal frente ante la crisis han permitido que el consumo se sostenga. El Gobierno mantiene su previsión en el 2,1% para este año.

Pese a esta mejor situación, la AIReF cree que el aumento de los tipos de interés afectará al crecimiento más a partir de la mitad de 2023 y en mayor medida en 2024, por lo que revisa el crecimiento del próximo año al 2% frente al 2,4% que estima el Gobierno.