Día de la Educación y Solidaridad: con actos en varias provincias, se celebrará por primera vez en la Argentina

Once provincias adhirieron a la iniciativa. Las escuelas donarán el dinero recaudado a una obra benéfica

Guardar

Nuevo

Hoy se lanzó la campaña en una escuela de Rosario
Hoy se lanzó la campaña en una escuela de Rosario

Mañana jueves se celebrará por primera vez el Día de la Educación y la Solidaridad en la Argentina. Once provincias del país adhirieron a la campaña “Tu acción ilumina”, en homenaje al 120° aniversario del nacimiento del Rebe Schneerson, uno de los referentes más importantes del siglo XX para la comunidad judía.

La campaña apuesta a traducir en “acciones concretas de amor y bondad” la verdadera educación, enfocada en valores como la solidaridad. Por ello, en cada escuela que se sume a la iniciativa habrá una gran alcancía para que, además de reflexionar, conversar y compartir ideas transformadoras junto a los padres en casa y a los maestros en las aulas acerca de la importancia de dar, cada alumno y docente coloque 10 pesos que le serán entregados en la institución educativa.

Tras esa instancia, cada institución educativa seleccionará con su comunidad una organización para destinar lo recaudado como parte de una obra benéfica.

En varios países del mundo, Estados Unidos entre ellos, es una tradición celebrar cada 12 de abril como el Día de la Educación y la Solidaridad en homenaje al legado del Rebe Schneerson. En Argentina, se festejará por primera vez en once jurisdicciones: la Ciudad de Buenos Aires, Catamarca, Entre Ríos, Santa Fe, Chubut, Misiones, Tierra del Fuego, La Rioja, San Juan, Tucumán, Santiago del Estero

Todos sus gobiernos adhirieron a la proclama que impulsó el rabino Tzvi Grunblatt, director de Jabad Lubavitch. “El objetivo es reflexionar sobre nuestro deber colectivo de fortalecer la verdadera educación, la basada en valores, constituirnos en modelos adecuados a seguir, y traducir esto en acciones concretas de amor y bondad”, explicaron.

infobae

El Día de la Educación y la Solidaridad surge en recuerdo del Rabí Menajem Mendel Schneerson (1902-1994), el séptimo líder de la dinastía de Jabad Lubavitch, una figura dominante del judaísmo. A través de su perspectiva pugnó al pueblo judío a conectarse con su esencia. Nacido en Nikolaiev, Ucrania, en 1902, la vida del Lubavitcher Rebe comprende muchas de las etapas del siglo XX: el auge y la caída de la Unión Soviética, el Holocausto, el Israel moderno y la revolución cultural de los años 60`.

El Rebe fue un pensador sistemático y conceptual de nivel supremo. Su particular estilo de pensamiento analítico ha resultado una monumental contribución a la erudición judía. Su brillante enfoque para la comprensión del comentario clásico de Rashi, por ejemplo, ha revolucionado el estudio de la Biblia. Más de 125 volúmenes de sus charlas, escritos, correspondencia y responsa se han publicado hasta el presente. A pesar de esta erudición, constantemente exhortaba a que el entendimiento intelectual debe llevar a la acción y los buenos actos.

“La educación en valores es primordial y debe guiar a la educación académica. Todos los esfuerzos educativos son insuficientes, a menos que se construyan sobre la base sólida de valores y conductas acordes”, dice uno de los postulados del Rebe.

La proclama que firmaron los gobiernos

En ocasión de celebrarse el próximo 12 de abril el 120° aniversario del nacimiento del Rebe de Lubavitch, Rabí Menajem Mendel Schneerson, de bendita memoria, y en el marco de la política de respeto y pluralidad cultural de nuestra provincia, así como nuestra consideración de la Educación y la Acción Social como pilares de la comunidad,

Visto y considerando que la reflexión y el aprendizaje son ejes fundamentales para el éxito de nuestra provincia, de nuestro país, y de la humanidad toda, y que en pos de una ciudadanía sana no dejamos de avanzar en pos de una mejor Educación, privilegiando el acceso a una formación de excelencia para todos, especialmente para los niños, y así construir un futuro próspero, en un espíritu de consideración hacia cada integrante de nuestra sociedad; y

Visto y considerando que el correcto desarrollo de las futuras generaciones depende ante todo de los principios y valores morales y éticos, sin los cuales no hay civilización posible, sintetizados desde los albores de la humanidad en las Siete Leyes Universales de Noé entregadas por el Creador a todas las naciones; principios y conductas que incluyen la prohibición del asesinato, del robo, del adulterio y de la blasfemia, y el respeto al Supremo Hacedor y a las criaturas de Di-s, así como el establecimiento y sostén del sistema judicial y la conducta en un marco de Justicia Social; y

Visto y considerando que la educación implica ante todo la formación de nuevas generaciones con firmes bases y principios morales y conductas correspondientes a estos principios – para asegurar la paz mundial y la sana convivencia entre los seres humanos; sin discriminación,

Visto y considerando que el Rebe de Lubavitch, Rabí Menajem Mendel Schneerson, fue uno de los líderes globales en el avance de los valores en la educación y formación, quien a lo largo de su vida remarcó la importancia de un aprendizaje moral y ético como eje de la humanidad y símbolo de una sociedad floreciente, bregando por la inclusión de principios y conductas morales en la enseñanza; y

Visto y considerando que en reconocimiento a la incansable labor del Rebe y sus contribuciones a la educación, la moral y la solidaridad, muchos países alrededor del mundo han establecido la fecha de su nacimiento como el día nacional para la concientización y fortalecimiento de la educación de nuestros hijos, proclamándolo como Día de la Educación y la Solidaridad; y

Visto y considerando que el 12 de abril del 2022 se cumplen 120 años del natalicio del Rebe y en esta fecha se conmemora en nuestro país y el mundo un tributo a la visión del Rebe y a su liderazgo; por medio de expandir valores y principios aquí expuestos,

Visto que “la acción es lo principal” (Talmud Avot), y, como explica Maimónides, “una sola buena acción inclina la balanza” – proponemos que esta declaración de concientización y buena voluntad sea acompañada de una acción concreta de solidaridad y bondad, como ser que en las escuelas cada niño reciba un monto simbólico (DIEZ PESOS) para depositarlo en una alcancía dedicada a este día, cuyo destino será un acto solidario a definir por el director y vicedirector de cada establecimiento;

Visto y considerando que podemos consolidar la unión entre los diferentes sectores de nuestra sociedad al fomentar las acciones de este tipo y que éste es el camino para llegar a la paz universal profetizada en la Biblia cuando “convivirá el lobo con la oveja…y no alzará nación su espada sobre otra nación”.