Vivir fuera de China se parece cada vez más a vivir dentro de China

El Partido Comunista intenta estrechar el cerco sobre la diáspora china

Compartir
Compartir articulo
Visitors throng a pedestrian shopping street on the first day of the Lunar New Year of the Dragon, in Shanghai, China February 10, 2024. REUTERS/Nicoco Chan
Visitors throng a pedestrian shopping street on the first day of the Lunar New Year of the Dragon, in Shanghai, China February 10, 2024. REUTERS/Nicoco Chan

Song Xia no quiere que se utilice su verdadero nombre. Esta joven profesional no es disidente ni activista, pero teme los ojos vigilantes del Estado chino. Tras dejar Shanghái para trabajar en Holanda en 2012, se mantuvo en contacto con sus amigos a través de WeChat, una aplicación china. Entonces se dio cuenta de que algunos de sus mensajes estaban siendo censurados. Incluso en su nuevo país tiene cuidado con lo que dice en público y sólo va a lugares que considera “seguros”, aquellos en los que no hay miembros del Partido Comunista Chino.

La Sra. Song es un ejemplo típico de muchos chinos que se han trasladado a Occidente en los últimos años: bien educados y ricos, a diferencia de los trabajadores que dominaban las comunidades de emigrantes anteriores. El número de chinos en el extranjero se ha duplicado desde 1990. Ha aumentado con especial rapidez desde 2000. La pandemia acentuó el deseo de muchos miembros de la élite de marcharse, a medida que crecía su resentimiento por los controles relacionados con el coronavirus y las restricciones cada vez más estrictas del partido a la libertad de expresión. China terminó su batalla contra el covirus a finales de 2022, pero su tambaleante economía y el elevado desempleo juvenil alimentan la ansiedad de la población. Muchos jóvenes chinos utilizan ahora el término runxue, “el arte de correr”, para expresar su deseo de huir.

Fuera de China viven unos 10,5 millones de personas que son, o fueron, ciudadanos chinos. Sólo las diásporas india, rusa y mexicana son mayores. Algunos de estos chinos se encuentran entre las personas más ricas del país. Durante mucho tiempo han dominado los sistemas de visados relacionados con la riqueza en muchos países. Más del 70% de los 81.000 visados de inversor expedidos por el Gobierno estadounidense a millonarios en dólares entre 2010 y 2019 se concedieron a ciudadanos chinos. Desde 2012, alrededor del 85% de las personas que han recibido “visados dorados” para Australia por invertir allí más de 5 millones de dólares australianos (3,3 millones de dólares estadounidenses) han sido de China. Todas menos 41 de las 1.300 personas que solicitaron el plan de residencia irlandés equivalente en 2022 eran chinos.

Hay indicios de que, tras la pandemia, la salida de la riqueza extrema se está acelerando. Alrededor del 18% de los casi 900 multimillonarios en dólares de China viven en el extranjero, según la Lista de Ricos de China 2023 publicada por Hurun, una firma que realiza un seguimiento de estas cosas, frente al 6% en 2019. A pesar del endurecimiento de los controles de capital, más de 13.500 personas con un patrimonio invertible de un millón de dólares o más abandonaron China en 2023, según la consultora Henley & Partners. Esta cifra equivale aproximadamente al 1,5% de los chinos con ese nivel de riqueza.

Los menos pudientes también se marchan, a menudo por medios peligrosos. En 2023, casi 53.000 chinos fueron detenidos en la frontera estadounidense, frente a poco más de 1.000 en 2018, un aumento mucho más rápido que el de las detenciones fronterizas en general. En los ocho primeros meses de 2023, más de 13.000 chinos intentaron llegar a América a través de la peligrosa zona forestal de Darien Gap, en Panamá.

Migrantes chinos emergen de la espesa maleza tras cruzar clandestinamente el río Grande hacia Estados Unidos desde México en Fronton, Texas (REUTERS)
Migrantes chinos emergen de la espesa maleza tras cruzar clandestinamente el río Grande hacia Estados Unidos desde México en Fronton, Texas (REUTERS)

Con una mayor riqueza, el destino de los emigrantes chinos ha cambiado. Hace cincuenta años, nueve de cada diez descendientes de chinos vivían en Asia; ahora sólo lo hacen siete de cada diez. Los emigrantes de hoy en día tienen más autonomía que los trabajadores chinos en régimen de servidumbre de épocas muy anteriores. Una cuarta parte de la diáspora china vive en Estados Unidos, otra cuarta parte en Hong Kong, seguida de Japón y Canadá. En total, casi la mitad de los ciudadanos chinos en el extranjero viven en Occidente.

Pero salir de China no significa necesariamente liberarse de las estructuras del régimen. Como China no acepta la doble nacionalidad, muchos emigrados son ahora únicamente ciudadanos de otro país. Sin embargo, el partido tiene capacidad para influir incluso en quienes ya no tienen pasaporte chino. Hoy en día, la mayoría de la gente en China es libre de ganar dinero y llevar una vida cómoda. El partido les deja tranquilos mientras no expresen su descontento político. Cada vez más, muchas personas fuera de China se enfrentan a restricciones similares. El alcance de los temas sensibles o tabúes se ha ampliado desde que Xi Jinping se convirtió en líder de China en 2012, tanto en el extranjero como en el interior. Vivir fuera de China se parece cada vez más a vivir dentro.

El reino de los entrometidos

La creciente influencia del partido sobre los chinos en el extranjero adopta tres formas que se solapan: intimidación directa de posibles críticos, propaganda a favor del partido dirigida a la diáspora y presión para que la gente se autocensure cuando habla de su país natal. En el interior, el partido garantiza esa autocensura manteniendo a la gente al tanto de la proximidad del Estado. Esta poderosa herramienta también se utiliza ahora en el extranjero.

Cuando China se abrió en la década de 1970, los descendientes de chinos fueron considerados un recurso económico. Más tarde, el partido intentó atraer a académicos y empresarios. Con Xi se ha producido un cambio radical. Xi ve a la diáspora desde una perspectiva política. Ha aumentado la financiación y el estatus del Departamento de Trabajo del Frente Unido, la principal organización encargada de impulsar la influencia del partido entre los chinos en el extranjero. El partido espera que actúen como defensores de su causa. Pero también teme a los que critican abiertamente a China. Cree que pueden contagiar a China el pensamiento democrático extranjero. No es de extrañar que la diáspora sea objeto de un escrutinio como nunca antes.

El alcance de los temas sensibles o tabúes se ha ampliado desde que Xi Jinping se convirtió en líder de China en 2012, tanto en el extranjero como en el interior. (REUTERS/Thomas Peter/archivo)
El alcance de los temas sensibles o tabúes se ha ampliado desde que Xi Jinping se convirtió en líder de China en 2012, tanto en el extranjero como en el interior. (REUTERS/Thomas Peter/archivo)

En primer lugar, hay que considerar el uso que hace el partido de la intimidación directa contra los chinos en el extranjero. Su objetivo más flagrante son los disidentes y activistas. Sus tácticas incluyen interferencias en sus comunicaciones digitales, intimidación de sus familiares en China y amenazas físicas directas. En 2023, Safeguard Defenders, un grupo de defensa de los derechos humanos, acusó a China de establecer sin permiso más de 100 comisarías de policía en el extranjero en 53 países.

Las minorías étnicas reprimidas de China son vigiladas de cerca en el extranjero y a menudo intimidadas. Entre 1997 y 2021, más de 400 uigures fueron deportados a China por motivos dudosos. Otros ciudadanos chinos también han sido extraditados de otros países por cargos falsos. Algunos gobiernos, como el de Tailandia, han sido cooptados para deportar a personas. En otras ocasiones, se presiona a las personas para que regresen sin recurrir nunca al sistema judicial del país de acogida.

La fiesta en el bolsillo

Los esfuerzos del partido por controlar las fuentes de información de la diáspora afectan a un grupo mucho más amplio. Muchas personas de la China continental viven en gran medida en un mundo de lengua china, incluso cuando están en el extranjero. En Estados Unidos, por ejemplo, más de la mitad de los inmigrantes chinos tienen un dominio limitado del inglés, según la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense, un proyecto del gobierno estadounidense de 2021.

Para alimentar este mercado, el partido destinó unos 7.000 millones de dólares en 2009 a ampliar el alcance mundial de los medios de comunicación estatales chinos. Bajo el mandato de Xi, esta huella ha crecido aún más. El partido ha creado nuevos medios de comunicación en chino y ha comprado otros ya existentes. Según un reciente informe del Departamento de Estado de Estados Unidos, ha utilizado medios financieros y coercitivos para influir en las opiniones expresadas en medios supuestamente independientes.

Los medios de comunicación chinos en el extranjero suelen suprimir el debate sobre temas delicados como el Tíbet o la revuelta prodemocrática de 1989 en China. Subrayan los defectos de las democracias en un intento de abrir una brecha entre las comunidades de la diáspora y los países de acogida. Los periódicos gratuitos de Europa publican artículos que intercalan elogios al partido con información sobre la vida local. En Australia, los medios de comunicación en lengua china, que solían ser ampliamente anticomunistas, ahora suelen alabar a los líderes chinos. Están poco controlados por los organismos reguladores. En Estados Unidos, donde las noticias por televisión son la principal fuente de información para los hogares de la diáspora, los canales favorables al partido dominan la oferta por cable, según Sarah Cook, de Freedom House. El grupo de expertos examinó las ofertas de cable en chino de tres grandes proveedores de cable: Verizon, Comcast y Spectrum. Descubrió que la mayor parte de su programación en mandarín y cantonés era de emisoras estatales chinas o de organizaciones afines al partido.

WeChat, muy usada también por la diáspora china,  es propiedad de Tencent, una empresa tecnológica con estrechos vínculos con el partido (Europa Press/Contacto/Rafael Henrique)
WeChat, muy usada también por la diáspora china, es propiedad de Tencent, una empresa tecnológica con estrechos vínculos con el partido (Europa Press/Contacto/Rafael Henrique)

Estas no son las únicas opiniones que se ofrecen. En Estados Unidos, publicaciones como el New York Times publican noticias en mandarín que a menudo critican la política del partido. Falun Gong, una práctica espiritual prohibida en China, distribuye en todo el mundo el periódico gratuito Epoch Times. Pero en un momento en que muchas empresas de medios de comunicación están pasando apuros económicos, sobre todo por el descenso de los ingresos publicitarios, las opiniones del partido, bien financiadas, han cobrado cada vez más protagonismo.

En la era digital, el partido trata de influir no sólo en lo que la gente lee y ve, sino en cómo interactúa en línea. El aspecto más omnipresente de este control es WeChat, que ocupa un lugar central en la vida social y empresarial de China. Los chinos de la diáspora también la utilizan para ponerse en contacto con su familia en China y entre sí. La aplicación es propiedad de Tencent, una empresa tecnológica con estrechos vínculos con el partido, que vigila activamente incluso cuentas que nunca han estado vinculadas a un número de teléfono chino, afirma Citizen Lab. WeChat automatiza la censura mediante algoritmos. Puede acceder a datos relativos al operador de red de una persona, leer la identificación de un dispositivo y vigilar la actividad física de un usuario, lo que permite a Tencent identificar quién utiliza el servicio.

Aprender a esconderse

China también ha llevado su apuesta por controlar el acceso a la información a las universidades. Uno de cada diez chinos en el extranjero es ahora estudiante, cifra que no incluye a los muchos becarios que se han quedado en el extranjero tras graduarse. Xi espera que estos estudiantes sean “embajadores de base” del país.

Bajo el mandato de Xi, se han endurecido las normas para los 65.000 estudiantes chinos becados por el Ministerio de Educación. Según el grupo de investigación UK-China Transparency, desde 2019 se les exige que “apoyen el liderazgo del Partido Comunista Chino”. El Gobierno chino les pide a veces que den detalles técnicos de sus propias investigaciones o de patentes obtenidas por colegas, lo que puede implicar revelar información confidencial. Muchos se sienten obligados a cumplir. Las familias deben devolver las tasas si un becario incumple un acuerdo de beca “participando en actos que perjudiquen el interés nacional”.

Ha aumentado la supervisión estatal de todos los estudiantes chinos, no sólo de los financiados por el gobierno. Existen asociaciones de estudiantes y académicos chinos en los campus de todo el mundo, muchas de las cuales mantienen estrechos vínculos con las misiones diplomáticas. Con Xi, están mucho mejor financiadas. Sus servicios incluyen recibir a los estudiantes en los aeropuertos o ayudarles a abrir cuentas bancarias, pero en algunos campus también desempeñan un papel político. Antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, el CSSA de la Universidad George Washington exigió a las autoridades universitarias que castigaran “severamente” a cualquiera que hubiera colocado carteles contra los abusos de los derechos humanos en Xinjiang y Hong Kong. También se ha sabido de diplomáticos chinos que han interferido directamente en campus extranjeros.

Protesta de estudiantes de la Universidad Nanjing Tech contra la política de cero covid de Xi en diciembre de 2022 (Reuters)
Protesta de estudiantes de la Universidad Nanjing Tech contra la política de cero covid de Xi en diciembre de 2022 (Reuters)

A veces, los internautas y los medios de comunicación chinos intimidan a los estudiantes que se pasan de la raya en el extranjero. El Estado recuerda con frecuencia a los estudiantes chinos en el extranjero que su situación en el extranjero es “incierta” e “impermanente”, afirma Yaqiu Wang, de Freedom House. Un breve estallido de protestas en la China continental en noviembre de 2022 contra la política de “cero covid” de Xi provocó una oleada de manifestaciones de simpatía en los campus universitarios occidentales por parte de estudiantes chinos. Posteriormente, las autoridades chinas acosaron a algunos de ellos, por ejemplo presionando a sus familiares en China, según un informe de la organización de Wang publicado el 31 de enero.

La vigilancia del Estado se extiende también a los universitarios de la diáspora, especialmente a los que trabajan sobre China, aunque no hayan nacido allí. Según Steve Tsang, de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de Londres, los visados a China se han convertido en “un arma”. Los académicos considerados críticos pueden ver reducidas sus oportunidades de investigación en China.

Todo ello fomenta la autocensura, sobre todo entre quienes tienen familia en China. En los campus extranjeros, esta precaución se ha convertido en rutina. Profesores universitarios de varios países hablan de estudiantes chinos que se niegan a hablar en clase o piden que no se les enseñe junto a otros estudiantes chinos. Una licenciada de los Países Bajos habla de “revelar” sus opiniones políticas a sus compañeros chinos. Los académicos también eligen con cuidado sus investigaciones. Un profesor de Florida dice que quizá cambie la orientación de sus estudios cuando ya no tenga que estar pendiente de la necesidad de volver a China para visitar a sus padres.

Banderas rojas

Los esfuerzos del partido por aumentar su influencia sobre los chinos en el extranjero alimentan el recelo y el racismo en sus países de residencia. Una comparación con la diáspora india es esclarecedora. Ambos grupos asiáticos son ricos, educados y están cada vez más asentados en Occidente. Pero en los negocios y la política, la diáspora china -que a menudo incluye a personas de ascendencia china nacidas fuera del continente- tiene mucho menos éxito en los países occidentales.

Empresarios nacidos en China fundaron Zoom, NetScreen y WebEx, pero hay muchas más personas de ascendencia india dirigiendo empresas gigantescas, como Adobe, Alphabet, la matriz corporativa de Google, y Microsoft, entre otras. Según Frank Pieke, de la Universidad de Leiden, las empresas de Silicon Valley pueden contratar directamente a indios para puestos directivos, pero no suelen hacerlo en China.

Eric Yuan, Ceo y fundador de Zoom. Pese a algunas excepciones, la diáspora china tiene mucho menos éxito en los países occidentales en comparación con otras, como la india. (REUTERS/Carlo Allegri/archivo)
Eric Yuan, Ceo y fundador de Zoom. Pese a algunas excepciones, la diáspora china tiene mucho menos éxito en los países occidentales en comparación con otras, como la india. (REUTERS/Carlo Allegri/archivo)

Cuando se trata de invertir en empresas extranjeras, los chinos también tienen dificultades. Sus inversiones son objeto de escrutinio por parte de los gobiernos de Europa y Norteamérica por motivos de seguridad nacional, mientras que los acuerdos en los que participan personas de ascendencia india, por ejemplo, suscitan menos preocupación. En 2022, Gran Bretaña introdujo una ley destinada a reforzar el control de la participación extranjera en sectores potencialmente sensibles. En el primer ejercicio completo de su promulgación, más del 40% de los proyectos examinados estaban relacionados con China. Aunque ha habido auténticos casos de espionaje empresarial por parte del Estado chino, la presunción de sospecha hacia cualquier persona de ascendencia china se convierte rápidamente en perfil racial.

Considere el destino de la Iniciativa China, un programa del gobierno estadounidense destinado a detener el espionaje chino en el mundo académico y empresarial. Como parte de esto, más de 150 académicos fueron acusados por el Departamento de Justicia entre 2018 y 2022. Alrededor del 90% de ellos eran de China o tenían ascendencia china. Pero solo un puñado fueron condenados, algunos por delitos menores. Muchos investigadores de ascendencia china dejaron de solicitar trabajos o becas por miedo a incitar a la sospecha, incluso después de que se pusiera fin a la iniciativa en 2022. Algunos abandonaron Estados Unidos.

En política, personas de origen indio ocupan actualmente algunos de los cargos más altos en Estados Unidos, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal, pero hay pocos políticos electos de ascendencia china en toda Europa y sólo una persona de ascendencia china en la Cámara de Representantes de Estados Unidos (hay cinco de origen indio). El gobierno chino anima ahora a los descendientes de chinos a participar en la política local y nacional.

Los gobiernos occidentales han esperado durante mucho tiempo que el flujo de chinos en el extranjero fomentara el cambio democrático en China. En cambio, el esfuerzo del partido por controlarlos puede estar frenando sus oportunidades en Occidente. Las personas de ascendencia china tienen más probabilidades de ser vistas con recelo y consideradas aliadas o incluso agentes del partido. Los delitos de odio antiasiáticos aumentaron en Estados Unidos tras la elección de Donald Trump en 2016. En muchos países, estas agresiones aumentaron durante los primeros meses de la pandemia de 2020, y siguen siendo más comunes que antes de ella.

Las acciones del partido perpetúan un círculo vicioso. A medida que crece el temor sobre el poder del Estado en el extranjero, los grupos de la diáspora se vuelven más insulares, alimentando aún más la desconfianza hacia ellos. El resultado puede ser que algunos chinos en el extranjero vuelvan a los brazos del partido. Eso, por supuesto, podría ser precisamente lo que éste desea.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Últimas Noticias

Ucrania advirtió que la situación “empeoró considerablemente” en el frente oriental de la invasión rusa

El ejército ruso ataca actualmente posiciones ucranianas en la zona de Limán, Bakhmut y Pokrovsk, en el este del país, con “grupos de asalto apoyados por vehículos blindados”
Ucrania advirtió que la situación “empeoró considerablemente” en el frente oriental de la invasión rusa

24 años de la saga de Rodrigo en el Luna Park: el recuerdo de Beatriz Olave y Ramiro Bueno de los trece shows que hicieron historia

El testimonio a Teleshow de la madre y el hijo del cantante al cumplirse un nuevo aniversario del récord que inició en abril del 2
24 años de la saga de Rodrigo en el Luna Park: el recuerdo de Beatriz Olave y Ramiro Bueno de los trece shows que hicieron historia

La semana en fotos: el viaje en Motorhome de María Becerra, Juana Viale en Altamar y el nacimiento del hijo de Fantino

Además, el susto de Eduardo de la Puente, la nueva vida de Patricio Giménez, la foto viral de Nancy Dupláa, Matías Martin y su hijo Luca y el lanzamiento del nuevo álbum de Tini Stoessel
La semana en fotos: el viaje en Motorhome de María Becerra, Juana Viale en Altamar y el nacimiento del hijo de Fantino

La increíble vida de Monique, la novia alemana de Coppola: el gesto que la enamoró, lo que no cuenta la serie y su versión sobre el jarrón

El personaje de Sophie, el más misterioso de la biopic sobre el representante, está inspirado en ella. En esta extensa nota con Teleshow, la exmodelo habla por primera vez en profundidad con un medio argentino y repasa esos años tumultuosos e inolvidables. Su llegada al país, su inserción en la alocada noche porteña de los ‘90 y la intimidad de su relación con un hombre que le ganó por cansancio y supo cómo enamorarla: “Él y mi padre fueron los hombres que más me cuidaron”
La increíble vida de Monique, la novia alemana de Coppola: el gesto que la enamoró, lo que no cuenta la serie y su versión sobre el jarrón

Oscar Martínez opinó sobre la situación de la Argentina: “No me gusta que desde las máximas posiciones se denigre y se insulte”

El actor visitó La Noche de Mirtha, cuestionó los enfrentamientos ideológicos entre los actores y dio su visión sobre este momento del país
Oscar Martínez opinó sobre la situación de la Argentina: “No me gusta que desde las máximas posiciones se denigre y se insulte”
MÁS NOTICIAS