Israel y Palestina: cómo es posible la paz

Un proceso de paz puede salir mal de muchas maneras, pero existe una posibilidad real de que salga bien

Compartir
Compartir articulo
Para dos pueblos encerrados en un abrazo violento, la paz es la única liberación (REUTERS/Athit Perawongmetha)
Para dos pueblos encerrados en un abrazo violento, la paz es la única liberación (REUTERS/Athit Perawongmetha)

Para comprender cuán desesperadamente los israelíes y los palestinos necesitan la paz, hay que considerar qué sería de ellos en un estado de guerra perpetua. Contra un ejército israelí muy superior, el arma más poderosa de los palestinos seguiría siendo la muerte y el sufrimiento de su propio pueblo. El destino de Israel también sería lamentable si quiere ser una democracia moderna y floreciente. Si Israel depende permanentemente de su ejército para subyugar a los palestinos, se convertiría en un paria que impone el apartheid. Los israelíes que llevaran a cabo actos cotidianos de opresión salpicados de rondas de matanzas serían ellos mismos corruptos. Para dos pueblos encerrados en un abrazo violento, la paz es la única liberación.

Pero ¿cómo llegar? Los israelíes todavía se están recuperando de la violación y el asesinato del 7 de octubre; los palestinos están observando cómo se amontonan los cuerpos destrozados de mujeres y niños en Gaza. En medio de la matanza, el llamado de los forasteros a la paz parece ingenuo. Además, los hastiados palestinos e israelíes ven las interminables conversaciones como un mecanismo para retrasar la paz, no para forjarla. En el pasado, los negociadores han debatido casi todas las permutaciones imaginables de intercambios de tierras y acuerdos de seguridad. Todo falló.

Y, sin embargo, algo cambió después del 7 de octubre. La estrategia de Israel de marginar a los palestinos y sus sueños está rota. Ambas partes tienen la oportunidad de encontrar nuevos líderes con una nueva visión. Y después de años de abandono, los extranjeros pueden estar dispuestos a ayudar, entre ellos un grupo de países árabes. No deben caer en la trampa de pensar que la paz exige preocuparse una vez más por los detalles. El éxito depende de que ambas partes quieran la paz y, mucho más difícil, crean en ella.

Para que la lucha tenga algún sentido, debe conducir a la paz, lo que significa que dos naciones vivan una al lado de la otra. Los bombardeos de Israel han matado a más de 16.000 palestinos, incluidos combatientes de Hamas. Aunque algunos palestinos se han radicalizado por eso y las humillaciones diarias de la ocupación, muchos detestan a Hamas y sus guerras imposibles de ganar y vivirían con Israel si pudieran prosperar. Mientras los hombres armados no se interpongan en su camino, esa gente buscará la paz. Israel también necesita una nueva estrategia. La vieja no cumplió la promesa básica del Estado de crear una tierra segura para los judíos; 1.400 personas fueron asesinadas o secuestradas por Hamas y cientos de miles más han sido evacuadas.

La gente sostiene velas y carteles con fotografías de rehenes israelíes, que están retenidos en la Franja de Gaza después de que fueron capturados por hombres armados de Hamas el 7 de octubre, durante una marcha con antorchas  (REUTERS/Clodagh Kilcoyne)
La gente sostiene velas y carteles con fotografías de rehenes israelíes, que están retenidos en la Franja de Gaza después de que fueron capturados por hombres armados de Hamas el 7 de octubre, durante una marcha con antorchas (REUTERS/Clodagh Kilcoyne)

La paz también requiere nuevos líderes, porque los actuales están desacreditados. En Israel, Benjamín Netanyahu es un obstáculo para una reconciliación genuina; cuanto antes se vaya, mejor. Estados Unidos podría dar señales útiles de que espera que Israel celebre elecciones pronto. Las encuestas sugieren que será reemplazado por Benny Gantz, un ex general que comprende el costo de la guerra. Gantz no ha respaldado un Estado palestino, pero tampoco lo ha descartado.

También se necesita un nuevo liderazgo palestino. Hamas es un enemigo declarado de la paz: mientras gobierne Gaza, las promesas palestinas de abrazar la paz no serán creíbles. En Cisjordania, Mahmoud Abbas, que dirige la Autoridad Palestina, es corrupto, osificado y carece de legitimidad democrática. En medio de los escombros de la guerra, Gaza necesitará tiempo para reconstruirse y restablecer algún tipo de administración estable. Los países árabes moderados deberían patrocinar un liderazgo palestino de transición para Cisjordania y Gaza que pueda comenzar a generar confianza entre su propio pueblo y, de manera vital, con los israelíes, antes de celebrar elecciones. Al gobernar tanto Gaza como Cisjordania, se convertiría en un socio más creíble para la paz.

Eso lleva al proceso. Los acuerdos de Oslo, marcados en 1993 con un cauteloso apretón de manos en el césped de la Casa Blanca, dejaron los detalles más difíciles para el final. Había que exprimir cada centímetro de progreso de ambas partes. Esto minó la creencia de que el éxito era posible.

Un nuevo proceso debe avanzar tempranamente. Ambas partes tendrán que enfrentarse a sus propios extremistas, que sabotearían la coexistencia. La AP debe cerrar los grupos armados, frustrar a los terroristas y abordar la corrupción. Impulsar la economía exige numerosos acuerdos con Israel sobre comercio, servicios públicos y permisos de trabajo. Los palestinos necesitan saber que están ganando libertades y derechos.

Los intercambios de tierras pueden esperar, pero Israel debería ocuparse de los asentamientos demasiado profundos en Cisjordania como para formar parte de Israel. Debe empezar a vigilarlos y evitar que sigan expandiéndose. Debe quedar claro que los aproximadamente 100.000 colonos que viven en ellos eventualmente tendrán que mudarse o quedar bajo dominio palestino.

Miles de manifestantes se reunieron frente al edificio de News Corp. en Manhattan, Nueva York, y exigieron un alto el fuego permanente en la guerra entre Israel y Hamas (Europa Press/Contacto/Jimin Kim)
Miles de manifestantes se reunieron frente al edificio de News Corp. en Manhattan, Nueva York, y exigieron un alto el fuego permanente en la guerra entre Israel y Hamas (Europa Press/Contacto/Jimin Kim)

Esto es demasiado difícil para israelíes y palestinos por sí solos, por lo que el mundo exterior debe participar. Bajo Oslo, Estados Unidos fue el patrocinador, pero tuvo dificultades para ejercer presión sobre Israel, que puede reunir un apoyo formidable en el Congreso.

Esta vez, el mundo árabe debería desempeñar un papel decisivo. Según los acuerdos de Abraham, negociados durante la administración Trump, varios países reconocieron a Israel. Eso era parte de una visión para Medio Oriente basada en el comercio y la prosperidad más que en la ideología. Se necesitará su dinero para reconstruir Gaza. Sus soldados pueden ayudar a brindar seguridad cuando Israel abandone la franja, lo que debería ocurrir lo antes posible. Si trabajan juntos, pueden privar a Hamas de dinero y refugio, desviando fondos hacia la reconstrucción. Su peso puede dar cobertura diplomática a un líder palestino de transición mientras se establece a sí mismo y a su administración.

La clave es la presión temprana ejercida por Estados Unidos y Arabia Saudita sobre Israel y los palestinos. La AP sostiene que la paz podría iniciarse si Estados Unidos y la Unión Europea enviaran una señal a Israel reconociendo de antemano un Estado palestino, una idea respaldada por España, que ostenta la presidencia de la UE. Estados Unidos debería cumplir su promesa de abrir una misión diplomática para los palestinos en Jerusalén. Pero el pleno reconocimiento de Palestina por parte de Occidente y de Israel por parte de Arabia Saudita debería ofrecerse como recompensa para el futuro, como incentivo para el progreso.

El tiempo para eso es corto. La derecha antipalestina de Israel seguirá siendo fuerte. Una vez que este gobierno caiga, el próximo podría tener un solo mandato para reavivar la fe de los israelíes en que la paz es posible. En la AP un nuevo líder se enfrentará a enemigos que engordaron bajo el podrido sistema actual. Lo que quede de Hamas buscará arruinar la paz, al igual que Irán y sus representantes, que prosperan en el caos y los conflictos. La administración Biden puede estar dispuesta a presionar a Israel; una administración Trump podría no hacerlo. Para que una guerra permanente no arruine a dos naciones, los israelíes, los palestinos y todos los que los aprecian deben aprovechar el momento.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Últimas Noticias

El OIEA alertó que las reservas de uranio enriquecido del régimen iraní son 27 veces superiores al límite acordado

Rafael Grossi expresó la preocupación del organismo por la capacidad de Teherán de producir armas nucleares, e instó a la República Islámica a “cooperar plenamente” con los inspectores de la ONU
El OIEA alertó que las reservas de uranio enriquecido del régimen iraní son 27 veces superiores al límite acordado

La UOCRA denunció una fuerte pérdida de empleo en la construcción y su líder tendrá reuniones clave en EEUU

Gerardo Martínez planteará en Washington los problemas de los trabajadores ante directivos del FMI, el Banco Mundial y el BID. El sindicato que conduce denunció que ”en los 2 últimos meses se han perdido 50 mil puestos de trabajo directos"
La UOCRA denunció una fuerte pérdida de empleo en la construcción y su líder tendrá reuniones clave en EEUU

¿Calistenia o pesas?: Qué es mejor para perder grasa y aumentar la masa muscular

Ambas disciplinas tienen sus ventajas y desventajas, según los objetivos. Qué dicen los expertos en entrenamiento y salud
¿Calistenia o pesas?: Qué es mejor para perder grasa y aumentar la masa muscular

Caputo, superministro: además de Energía, se quedó formalmente con toda la estructura del despedido Guillermo Ferraro

Con la publicación en el Boletín Oficial quedó oficializado un adelanto de Infobae: el titular del Palacio de Hacienda está a cargo de buena parte del extinto ministerio de Infraestructura, que incluía Obras Públicas, Vivienda y Transporte. ¿Habrá cambios de organigrama y funcionarios?
Caputo, superministro: además de Energía, se quedó formalmente con toda la estructura del despedido Guillermo Ferraro

Ignacio Torres busca dar una muestra de poder en el conflicto con Milei y reunirá a los gobernadores patagónicos en el Senado

El gobernador de Chubut se reunirá con Alberto Weretilneck (Río Negro), Claudio Vidal (Santa Cruz), Sergio Ziliotto (La Pampa), Rolando Figueroa (Neuquén) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego) para dar una conferencia de prensa
Ignacio Torres busca dar una muestra de poder en el conflicto con Milei y reunirá a los gobernadores patagónicos en el Senado
MÁS NOTICIAS