Israel avanza hacia el sur de Gaza mientras el tiempo avanza

Los combates en Khan Younis son los más intensos hasta ahora

Compartir
Compartir articulo
En los combates más intensos vistos hasta ahora, esperan infligir el mayor daño posible a los bastiones restantes de Hamas (Europa Press/Contacto/Xin Hua)
En los combates más intensos vistos hasta ahora, esperan infligir el mayor daño posible a los bastiones restantes de Hamas (Europa Press/Contacto/Xin Hua)

Con la guerra en Gaza a punto de entrar en su tercer mes, las fuerzas israelíes están avanzando con fuerza hacia la populosa mitad sur de la franja costera. En los combates más intensos vistos hasta ahora, esperan infligir el mayor daño posible a los bastiones restantes de Hamas antes de que se acabe el tiempo político de lo que podría ser la última ofensiva terrestre a gran escala de la guerra por parte de Israel.

El 5 de diciembre, el teniente general Herzi Halevi, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), dijo que sus tropas habían rodeado Khan Younis, la ciudad más grande del sur de Gaza y lugar de nacimiento de los dos principales líderes de Hamas en Gaza, Yahya Sinwar y Mahoma Deif. Desde entonces han entrado en la propia ciudad que, junto con otros dos bastiones de Hamas en el norte de Gaza, Shujaiya y Jabalia en la ciudad de Gaza, han sido el principal foco de las FDI desde el colapso de una tregua de una semana el 1 de diciembre.

El objetivo de Israel es destruir la capacidad militar de Hamas y su capacidad para gobernar Gaza. Hasta ahora ha tenido un éxito sólo parcial, a un precio terrible para los civiles de Gaza: las autoridades dirigidas por Hamas dicen que más de 16.000 personas han muerto. Israel, que calcula que el recuento incluye 5.000 combatientes y varios altos comandantes de campo, ha obligado a Hamas a abandonar sus principales centros en la ciudad de Gaza, grandes zonas de los cuales han sido destruidos. Un destino similar aguarda ahora a Khan Younis. Pero los principales líderes del movimiento se están refugiando en una extensa red de túneles, junto con miles de combatientes.

Las FDI dicen que han encontrado más de 800 entradas de túneles en el norte de Gaza y han volado la mayoría de ellas. Pero se cree que muchos de los túneles más profundos permanecen intactos, por lo que Israel está considerando medidas más drásticas, como inundarlos con agua de mar.

Mientras tanto, Hamas ha conservado la capacidad de lanzar cohetes contra ciudades israelíes tan lejanas como Tel Aviv, a más de 70 kilómetros de distancia. Aunque las salvas son más pequeñas que en las primeras etapas de la guerra, el hecho de que continúen después de meses de intensos ataques israelíes muestra lo difícil que será para las FDI destruir a Hamas como amenaza militar. En cualquier caso, es posible que a Israel se le esté acabando el tiempo.

El reloj está corriendo

Israel aún tiene que presentar un plan humanitario integral para estas zonas supuestamente seguras (Europa Press/Contacto/Naaman Omar)
Israel aún tiene que presentar un plan humanitario integral para estas zonas supuestamente seguras (Europa Press/Contacto/Naaman Omar)

En público, los líderes de Israel insisten en que no hay límite de tiempo para la operación. Sin embargo, en privado, altos funcionarios reconocen que el avance hacia Khan Younis bien puede ser la última maniobra a gran escala de la guerra y un preludio a la siguiente etapa, cuando las FDI llevarán a cabo incursiones más pequeñas y breves contra Hamas.

El apoyo internacional –y lo que Israel llama su “ventana de legitimidad” para llevar a cabo una guerra intensiva– se está erosionando ante el sangriento número de vidas civiles en Gaza. Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, ha dejado claro al gabinete de guerra de Israel que las FDI no tendrán los “meses” que dicen que necesitan para terminar el trabajo.

Blinken también dijo que la administración está observando de cerca para ver si Israel está haciendo mayores esfuerzos para minimizar las víctimas civiles que antes en la guerra. Estados Unidos también quiere que Israel permita que llegue más ayuda a los dos millones o más de palestinos que ahora se encuentran hacinados en el sur de Gaza. El hecho de que parezca cumplir estas condiciones determinará durante cuánto tiempo Estados Unidos seguirá respaldando la ofensiva de Israel.

Los oficiales israelíes dicen que han tratado de minimizar los ataques a civiles cuando luchan contra un enemigo que se esconde entre ellos. Dicen que los combatientes de Hamas representan alrededor de 5.000 (o aproximadamente un tercio) del total de muertes reportadas, lo que da una proporción aproximada de dos civiles asesinados por cada combatiente. Pero esta aritmética no está convenciendo a su aliado estadounidense.

Lloyd Austin, secretario de Defensa de Estados Unidos, dijo el 2 de diciembre que la lección que le enseñó al comandar fuerzas contra el Estado Islámico en Irak fue que “en la guerra urbana sólo se puede ganar protegiendo a los civiles” y que “si los empujas a los brazos del enemigo, se reemplaza una victoria táctica por una derrota estratégica”.

En un intento por reducir la tasa de víctimas civiles, las FDI están intentando microgestionar los movimientos de los civiles de Gaza. En la primera etapa de la guerra, simplemente les ordenó abandonar el norte de Gaza, obligando a unos 1,2 millones a abandonar la ciudad de Gaza y sus pueblos circundantes. Desde entonces ha publicado un mapa que divide Gaza en un rompecabezas de 623 secciones. Envía mensajes de texto y folletos lanzados desde el aire diciéndoles a las personas cuáles dejar y cuáles son seguros.

El objetivo de Israel es destruir la capacidad militar de Hamas y su capacidad para gobernar Gaza (REUTERS/Athit Perawongmetha)
El objetivo de Israel es destruir la capacidad militar de Hamas y su capacidad para gobernar Gaza (REUTERS/Athit Perawongmetha)

Las organizaciones de ayuda dicen que esto es poco realista e ineficaz en medio del caos de Gaza. Para ponerse a salvo, a una población conmocionada inevitablemente le resulta difícil escapar del bombardeo de Israel mientras Hamas intenta contraatacar. Incluso si los civiles siguen las directrices israelíes, tendrán que aglomerarse en una zona cada vez más reducida junto a miles de combatientes de Hamas que sin duda los seguirán. Además, Israel aún tiene que presentar un plan humanitario integral para estas zonas supuestamente seguras. Durante la tregua, Israel acordó permitir la entrada de más de 300 camiones de ayuda por día, aunque en promedio sólo lo hicieron 170 y desde entonces el número ha caído a alrededor de 100.

El gobierno de Benjamin Netanyahu también enfrenta otras presiones. Por el bien de la economía de Israel, debe empezar a reducir la guerra y permitir que muchos de los 360.000 soldados de reserva vuelvan a trabajar. Sin embargo, algunas partes de la coalición de extrema derecha de Netanyahu han amenazado con separarse de su gobierno si él pone fin a su campaña demasiado pronto.

Mientras tanto, las familias de los 138 rehenes que aún se encuentran retenidos en Gaza (algunos de los cuales Israel considera muertos) están clamando por otro acuerdo con Hamas para recuperarlos. Durante la tregua, Hamas liberó a 110 de ellos, principalmente mujeres y niños, incluidos 24 trabajadores extranjeros. Pero el acuerdo negociado por Qatar colapsó cuando Hamas se negó a liberar a las 17 mujeres y niños restantes que aún retiene. Israel insiste en que deben ser devueltos antes de iniciar conversaciones sobre los rehenes masculinos.

Yoav Gallant, ministro de Defensa de Israel, ha tratado de asegurar a las familias que “cuando avanzan las operaciones militares, aumenta la presión sobre Hamas y también nuestras posibilidades de devolver más rehenes”. Mientras tanto, siguen en grave peligro. Algunos resultaron heridos el 7 de octubre y necesitan tratamiento. En una tensa reunión con sus familias el 5 de diciembre, uno de ellos acusó a Netanyahu de “anteponer la política a la devolución de los rehenes”.

Las FDI son muy conscientes de que operan bajo una combinación de expectativas irreconciliables. Los políticos de Israel y la mayoría de su pueblo quieren que Israel destruya a Hamas; las familias de los rehenes quieren sobre todo que sus seres queridos regresen a casa; y los aliados internacionales de Israel quieren menos víctimas palestinas y el fin de esta guerra. Si Estados Unidos pide más fuerte un fin más rápido de los combates, la presión inevitablemente aumentará.

Mientras tanto, Hezbollah, una milicia islamista chiita en el Líbano, está lanzando nuevamente misiles y drones hacia el norte de Israel con tanta intensidad como lo hacía antes de la tregua. Y los rebeldes hutíes en Yemen están atacando barcos en el Mar Rojo. El asediado primer ministro de Israel, cuya popularidad está cayendo en picada y cuyos rivales en el gabinete de guerra están mirando su puesto, busca desesperadamente evitar tomar decisiones difíciles entre esos objetivos irreconciliables. Mientras los tanques avanzan con estruendo hacia el sur de Gaza, se avecina el momento decisivo.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.