Narendra Modi está reestructurando el ejército indio para cerrar la brecha con China

En privado, los funcionarios indios calculan que no podrán enfrentarse al gigante asiático durante 30 años, pero otros tienen más esperanzas

Compartir
Compartir articulo
La creciente influencia geopolítica de la India se basa en gran parte en la esperanza de poder equilibrar el poder chino (AP Photo/Altaf Qadri)
La creciente influencia geopolítica de la India se basa en gran parte en la esperanza de poder equilibrar el poder chino (AP Photo/Altaf Qadri)

Narendra Modi, el primer ministro de la India, suele vestir uniforme de faena cuando visita a las tropas en Cachemira. El 25 de noviembre dio un paso más al ponerse un traje de vuelo y realizar una incursión sobre Bangalore en un avión de combate Tejas. El avión diseñado por la India encarna el impulso de Modi para que la India fabrique más armas propias. También representa gran parte de lo que ha ido mal en la defensa del país. El avión lleva 20 años de retraso, tiene poca potencia y es desdeñado por los pilotos indios.

La creciente influencia geopolítica de la India se basa en gran parte en la esperanza de poder equilibrar el poder chino. Eso hace que la modernización de las parcialmente anticuadas fuerzas armadas indias (las segundas más grandes de cualquier país, con 1,4 millones de efectivos a tiempo completo) sea una cuestión de interés mundial. Locuras como las de Tejas hacen que sea fácil ser pesimista. Las fuerzas también dependen en gran medida del hardware del legado soviético. Es probable que una modernización exitosa, suponiendo que suceda, lleve décadas. Sin embargo, una mirada atenta a los esfuerzos de defensa de la India revela varias áreas de progreso significativo y subestimado.

Esto comienza con un sorprendente cambio de enfoque. Los líderes indios han hablado de China como el principal enemigo durante 25 años. Pero los despliegues contaron una historia diferente. Históricamente, sólo 12 de las 38 divisiones del ejército indio se enfrentaron a China. Los ataques terroristas procedentes de Pakistán y las insurgencias internas absorbieron la mayor parte de la atención del ejército. El detonante del cambio se produjo en junio de 2020 cuando, tras años de crecientes tensiones, tropas indias y chinas se enfrentaron violentamente, con garrotes y machetes, en el valle de Galwan, en las montañas del este de Ladakh.

Después de esa escaramuza, que resultó en la muerte de 20 soldados indios y al menos cuatro chinos, India desplazó rápidamente 68.000 soldados y un grupo de tanques a la zona, donde una sola división de infantería había cubierto previamente 800 kilómetros de línea del frente. Se enviaron aviones y helicópteros a las bases del norte. Se aceleró la campaña para construir carreteras, túneles y puentes: el 60% de las carreteras fronterizas construidas en los últimos tres años se encontraban en estados fronterizos con China.

El cambio más importante fue que a las unidades que antes tenían “doble tarea” (instruidas para vigilar tanto a China como a Pakistán) se les dijo que se centraran en China. El I Cuerpo del ejército indio, uno de los tres “cuerpos de ataque” con armadura pesada construidos originalmente para atravesar Pakistán, fue retirado del comando occidental orientado hacia Pakistán y puesto bajo el comando norte, responsable de Ladakh (ver mapa). “Pasé dos tercios de mi carrera mirando a Pakistán”, dice Raj Shukla, un general retirado. “Hoy la postura refleja la amenaza”.

El segundo cambio es la mayor reorganización de la estructura de mando militar de la India desde la independencia del país en 1947. En 2020, seis meses antes de Galwan, Modi creó un nuevo puesto: un jefe de estado mayor de defensa, o CDS, para estar por encima del ejército, la marina y jefes de las fuerzas aéreas y presionarlos para que se unan más. Los gobiernos anteriores habían evitado esta medida por temor a que un general demasiado poderoso desafiara la supremacía civil.

ARCHIVO - El primer ministrio indio Narendra Modi recibe a su homólogo chino Xi Jinping en Ahmadabad, India, en septiembre de 2014 (AP Foto/Ajit Solanki, Archivo)
ARCHIVO - El primer ministrio indio Narendra Modi recibe a su homólogo chino Xi Jinping en Ahmadabad, India, en septiembre de 2014 (AP Foto/Ajit Solanki, Archivo)

Las reformas también incluyeron lo que pasa por una innovación electrizante en la rígida burocracia de la India. Los oficiales indios se habían quejado durante mucho tiempo de que los burócratas civiles militarmente analfabetos del Ministerio de Defensa los mandaban; un babu especialista en agricultura podría tener autoridad para adivinar el tamaño del armamento de un buque de guerra. Modi creó así un nuevo Departamento de Asuntos Militares (DMA) dentro del ministerio. Su inocuo título ocultaba el hecho de que algunos civiles trabajarían bajo el mando de oficiales uniformados, una inclinación notable en las relaciones cívico-militares.

Tres años después, las reformas han recibido críticas mixtas. Han sido “absolutamente revolucionarias”, dice el general Shukla. “Devolvieron a los militares su voz legítima en la toma de decisiones en materia de seguridad nacional”. Pero el progreso ha sido más lento de lo que algunos esperaban, en parte porque el primer CDS, el general Bipin Rawat, un carismático ex jefe del ejército, murió en un accidente de helicóptero en diciembre de 2021 después de menos de dos años en el cargo. Luego, Modi dejó el puesto vacío durante diez meses antes de nombrar al general Anil Chauhan, una figura menos autorizada.

Desconectado en la cima

El progreso en los comandos del teatro de operaciones ha sido dolorosamente lento, en gran parte gracias a la resistencia de la fuerza aérea. Se resiste a ver su cada vez más reducida flota de aviones dividida en varios teatros, comandada por generales y almirantes y dedicada a escaramuzas tácticas en el frente en lugar de ataques estratégicos en lo profundo del territorio enemigo. Los primeros comandos de teatro, que se lanzarán el próximo año, serán frágiles experimentos de armonía entre servicios.

El tercer cambio es en la tecnología. La Organización de Investigación y Desarrollo de Defensa de la India (DRDO), un gigante de propiedad estatal, es buena en la construcción de misiles... y mala en casi todo lo demás. DRDO describe al Tejas como un “triunfo espectacular de la aviación”. La mayoría de los pilotos indios se desmayarían de risa ante esto. Los servicios indios tienden a preferir las armas extranjeras (rusas, europeas y cada vez más estadounidenses) a las producidas por las empresas de armas y fábricas de municiones de propiedad estatal que tradicionalmente han dominado la industria de defensa.

Ese sigue siendo en gran medida el caso de los tanques, aviones y otros artículos caros. El Arjun, un tanque de diseño indio, apareció por primera vez a finales de los años 1990. Se entregaron al ejército más de 100 primeras variantes. Pero sufrió en términos generales la misma suerte que el Tejas, rechazado por sus posibles usuarios, los oficiales blindados indios, por considerarlo obsoleto y con sobrepeso. Sin embargo, hay destellos de promesa en otros lugares.

En 2014, los siete principales comandantes de campo del ejército no tenían casi nada para gastar en su propia investigación y desarrollo o en equipo. En 2021, el general Shukla, entonces a cargo del comando de entrenamiento y doctrina del ejército, recibió poco más de 800.000 dólares para gastar en tecnología. Un año más tarde aumentó a 18 millones de dólares: una cifra insignificante para los estándares estadounidenses o chinos, pero un gran paso adelante para la India. Sólo el comando norte tiene alrededor de 240 millones de dólares para comprar y mantener nueva tecnología.

Un LCA Tejas de la Fuerza Aérea de la India (REUTERS/Samuel Rajkumar/File Photo)
Un LCA Tejas de la Fuerza Aérea de la India (REUTERS/Samuel Rajkumar/File Photo)

Los beneficiarios han sido empresas privadas más pequeñas, incluidas muchas lanzadas en los últimos años. El ejército alguna vez fue “hostil al concepto del sector privado y de las nuevas empresas”, dice el general Shukla. “Hoy los está abrazando”. Según Vrinda Kapoor, directora ejecutiva de 3rdiTech, una empresa india de chips, hace unos años le habría costado conseguir una reunión con las fuerzas armadas. De todos modos, las reglas de secreto impedían conversaciones útiles. Eso cambió en ambos aspectos en 2019. “Lo que estoy viendo ahora”, dice, “es un rápido cambio de mentalidad”. Después de Galwan, los servicios militares recibieron poderes de emergencia para emitir contratos con un solo proveedor por hasta 36 millones de dólares sin engorrosas aprobaciones burocráticas ni concursos. Si una empresa logra las pruebas, obtiene la orden.

Este enfoque no producirá una nueva flota de tanques. “Aún no hay capacidad para producir o integrar grandes sistemas en el sector privado”, afirma el analista Srinath Raghavan. Pero permite enviar rápidamente equipos de última generación a las unidades de primera línea. Este año, NewSpace Research & Technologies, una empresa con sede en Bangalore, suministró al ejército indio dos juegos de 50 drones cada uno. Estos fueron probados en el campo por uno de los cuerpos de ataque en un ejercicio en noviembre, dice Sameer Joshi, ex piloto de combate y director ejecutivo de la compañía .

Se están alterando las viejas costumbres. El mismo ejercicio también probó los drones de carga de Joshi, capaces de transportar 50 kg en zonas montañosas donde las tropas alguna vez dependieron del transporte de animales. Terminarán con las 10.000 mulas del ejército... eventualmente. “Aunque se ha detenido la cría de mulas”, señaló el general MM Naravane, otro ex jefe del ejército, “a un ritmo normal de agotamiento, las mulas seguirán existiendo durante al menos otras dos décadas”.

No todas las reformas han sido bienvenidas universalmente. El año pasado estalló una gran disputa cuando el gobierno anunció un plan “Agnipath” para reclutar a 46.000 “Agniveers” (titulares de un nuevo rango) que cumplirían mandatos fijos de cuatro años en uniforme. Los partidarios dicen que el plan reducirá los costos de las pensiones, que absorben más de una quinta parte del presupuesto de defensa, y reducirá la edad promedio de los soldados de 32 a 26 años. Aún podría resultar en un ejército más diverso y representativo del tipo que los padres fundadores imaginaron.

Los escépticos temen que, en el mejor de los casos, se trate de un plan de empleo y, en el peor, de una forma de ingeniería social diseñada para promover la agenda nacionalista hindú de Modi. El general Naravane hace poco para disipar esos temores al describir el proyecto como un medio útil mediante el cual la población joven de la India puede ser “disciplinada e imbuida de un fervor nacionalista”. Walter Ladwig, del King’s College de Londres, advierte que esto podría tener consecuencias operativas: “Si el ejército se utiliza principalmente para inyectar carácter nacional a los jóvenes, sometiéndolos a la disciplina militar, eso tiene potencialmente efectos nocivos en la preparación”.

A muchos oficiales del ejército les preocupa que Agnipath destruya el sistema de regimiento, legado por los británicos, según el cual algunos regimientos reclutan entre castas y grupos étnicos particulares. El gobierno niega que ese sea su objetivo. Pero Modi está comprometido a “descolonizar” las fuerzas armadas eliminando nombres, rituales e insignias británicos e introduciendo el estudio de antiguos textos hindúes en las academias militares. Los altos comandantes se refieren cada vez más a la India como “Bharat”, según el deseo de Modi.

Anil Chauhan, jefe del Estado Mayor de Defensa de India (REUTERS/Altaf Hussain)
Anil Chauhan, jefe del Estado Mayor de Defensa de India (REUTERS/Altaf Hussain)

Una preocupación mayor es que la brecha con China siga siendo un abismo. En 2014, cuando Modi asumió el cargo, el presupuesto de defensa de la India era el 23% del de China. Ahora es el 28 por ciento. Pero las deficiencias son evidentes. La fuerza aérea de la India tiene un objetivo oficial de 42 escuadrones. Tiene sólo 31 aviones, una brecha de más de 200 aviones, y los chirriantes MIG-21 se eliminan más rápido de lo que llegan los nuevos aviones. Los oficiales de la fuerza aérea india reconocen en privado que tecnológicamente están al menos una década por detrás del Ejército Popular de Liberación (EPL) en el dominio aéreo.

La marina también está muy por debajo de su ambición de una flota de 175 barcos para 2035, con 150 barcos y submarinos frente a los 370 de China. Hablar de una marina de tres portaaviones parece fantasioso. Pronto se encargará un portaaviones autóctono de 4.800 millones de dólares, pero llegará sólo cuando el más antiguo de los dos portaaviones existentes se retire. El nuevo buque será mucho más pequeño de lo previsto, con un tonelaje de aproximadamente la mitad que el del nuevo portaaviones de China. El almirante Karambir Singh, jefe de la Armada hasta 2021, se muestra optimista sobre la trayectoria de su servicio. Pero señala que los destructores más nuevos de China pueden transportar 112 misiles en sus sistemas de lanzamiento vertical ( vls ). Los de la India sólo tienen ocho o 16.

Mientras tanto, el ejército enfrenta serias limitaciones. Alrededor del 45% de sus equipos están obsoletos, según datos proporcionados al comité de defensa del parlamento indio en marzo. Se supone que sus reservas de guerra durarán 40 días de intensos combates en dos frentes. En 2017, el auditor estatal afirmó que muchos tipos de munición crítica se agotarían después de los diez días. Y el ejército ha reorganizado en gran medida las unidades existentes en lugar de crear otras nuevas. El fuerte compromiso de fuerzas en la frontera con China “ha tenido todo tipo de consecuencias posteriores”, dice Raghavan, señalando un reciente y sostenido estallido de violencia étnica en el estado nororiental de Manipur.

En privado, los funcionarios indios calculan que no podrán enfrentarse a China durante 30 años. Sushant Singh, un ex oficial del ejército indio que ahora da conferencias en Yale, dice que India ha observado con impotencia cómo China mordisqueaba el territorio en disputa en Ladakh y negaba a las tropas indias el acceso a 26 de los 65 puntos que alguna vez patrullaron. “Existe una situación humillante en la frontera con China”, afirma.

Otros tienen más esperanzas. “En los últimos nueve años ha habido un cambio monumental”, dice el general Shukla, señalando las reformas institucionales, así como los ataques aéreos indios contra Pakistán en febrero de 2019 y un audaz ataque aéreo-terrestre en la cordillera de Kailash en Ladakh en agosto de 2020. Esa operación, que dio a la India la supervisión de una guarnición china, tomó al EPL por sorpresa.

El objetivo de la India es “añadir fuerza militar sin costos vertiginosos”, dice el general. La proporción entre el gasto de defensa indio y chino es aproximadamente la misma que la de los chinos respecto de los estadounidenses, observa. “¿Por qué”, pregunta, “China causa ansiedad por desplazamiento en Washington, y nosotros no causamos una ansiedad similar por desplazamiento en Beijing?” De hecho, el progreso de la India ya debería hacer reflexionar a China.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved