El primer debate en Santa Fé tuvo un capítulo especial para la Economía (Adrián Escandar)
El primer debate en Santa Fé tuvo un capítulo especial para la Economía (Adrián Escandar)

Si no hubiera existido el debate, en particular el segmento dedicado a la economía, el resultado sería el mismo: los inversores no cambiarán su tendencia a cubrirse en dólares porque no recibieron ninguna señal firme sobre el futuro. Todo está como era antes.

Demás está decir, que el viernes la suba de los dólares alternativos, adelantaban que no esperaban datos que hicieran cambiar su parecer.

El tema más esperado, qué va a suceder con la deuda ni siquiera fue rozado (salvo José Luis Espert que lo mencionó al pasar) por los candidatos.

Por eso el viernes, si bien los ojos de los inversores estuvieron puestos en el “boom” de los bonos en dólares de largo plazo, la ocasional suba de algunos títulos de más corto plazo y las acciones, se reforzó la tendencia al alza de los dólares que se usa para sacar divisas del país que resurgieron por los controles en el Mercado Único y Libre de cambios (MULC) como se denomina a la plaza oficial. Por supuesto, la política cambiaria fue la otra gran ausente del encuentro de los candidatos presidenciales.

El martes todo volverá a la normalidad. No hay estímulos para que cambie la tendencia. Seguirán faltando dólares oficiales de libre disponibilidad y aumentará la demanda del contado con liquidación, una operación que surge de la triangulación de dólares, pesos y bonos en dólares que están en cuentas del exterior. Este dólar el viernes cerró a $68,65 y en 11 días del mes acumuló un alza de 9,3%. El martes parece que continuará con ese derrotero.

Lo mismo sucede con el dólar Bolsa, que es la operación donde se compran con dólar billete, en la plaza local, bonos en dólares que luego se venden en pesos. Al final de la operación el vendedor obtiene un dólar de $66,53. Con este peso, el dólar Bolsa o MEP, avanzó 9% en la primera parte de octubre.

Las limitaciones del Banco Central que obligan a tener cinco días depositados los dólares que se compran en el mercado libre (MULC), la semana pasada favoreció a los que hicieron esta operación porque en ese lapso por la evolución de los bonos que bajaron y luego volvieron a subir, hicieron importantes diferencias.

Como se ve, en la primera parte del mes las ganancias por estos negocios duplican a las del plazo fijo en un mes.

El martes todo volverá a la normalidad. No hay estímulos para que cambie la tendencia. Seguirán faltando dólares oficiales de libre disponibilidad y aumentará la demanda del contado con liquidación, una operación que surge de la triangulación de dólares, pesos y bonos en dólares que están en cuentas del exterior

En cambio, los dólares del mercado libre en bancos y casas de cambio y el mayorista, con escasas negociaciones y una ardua intervención del Banco Central y bancos oficiales, en lo que va de octubre subieron menos de 1,5%.

Por supuesto, el mercado oficial es inexistente. Tiene significación para los ahorristas que pueden comprar hasta 10 mil dólares mensuales. Pero para el gran inversor o el inversor institucional, este mercado no es la solución a sus problemas. Por eso acuden al contado con liquidación que es donde obtienen en el momento los dólares que necesitan para girar al exterior ya sea para importar, cancelar deudas o fugarlos. Por eso no les importa pagar 17% más.

Pero otros datos pueden esclarecer como se está reacomodando el mercado, con más tranquilidad de la esperada ante la proximidad de las elecciones.

El miércoles pasado, la caída de depósitos en dólares fue de 84 millones y en el mes acumula una baja de USD 356 millones. En otras palabras, en octubre, los depósitos en las entidades bajaron 1,66%.

Las reservas en el mes acumulan un retroceso de USD 1.984 millones y están en 47.844 millones. Queda claro que no se puede culpar a los ahorristas que retiran su dinero de los bancos de esta caída, pero si a las intervenciones oficiales para evitar que el dólar oficial suba y a que no puede refinanciar las obligaciones con el exterior.

Hay que reconocer que el marco exterior no ayudó. El dólar estuvo muy fuerte a lo largo del mes. Cedió el viernes en el mundo, pero en octubre todas las monedas estuvieron por debajo del dólar.

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Franco Fafasuli)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Franco Fafasuli)

En pesos los depósitos en plazo fijo también parecen mermar su caída. Subieron, según las cifras del Banco Central al miércoles de la semana pasada, $ 5 mil millones (+0,42%) en el mes. Pero en términos reales, es un retroceso porque la suba es menor que la tasa de interés que paga la entidad.

El costo de evitar una caída brusca del dólar, va a ser la inflación, aunque Guido Sandleris la vea en retroceso en octubre. Todo el mercado ajusta sus precios por el dólar “contado con liqui”, como se lo llama en la jerga y ese dólar no parece tener intenciones de bajar en el próximo tiempo.

Seguí leyendo: