Aumentaron la prestación por desempleo de los trabajadores rurales

Esta es la tercera actualización en lo que va del año, puesto que se dispusieron subas para los meses de marzo y abril

Compartir
Compartir articulo
El sistema de desempleo contempla las capacitaciones necesarias para que el trabajador rural vuelva a insertarse en el mercado de   trabajo (Carlos Castro / Europa Press)
El sistema de desempleo contempla las capacitaciones necesarias para que el trabajador rural vuelva a insertarse en el mercado de trabajo (Carlos Castro / Europa Press)

El Gobierno nacional aumentó la prestación por desempleo de los trabajadores rurales al fijar los nuevos montos mínimos y máximos. Esta es la tercera actualización en lo que va del año.

Los nuevos valores fueron oficializados mediante la resolución 1243/2024, publicada esta madrugada en el Boletín Oficial. Así, el mínimo ascendió a $56.000 y el máximo a $112.000.

En el considerando de la normativa, se menciona que la Ley N° 25.191 establece que el empleador rural deberá aportar una contribución mensual con destino al Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) del 1,5 por ciento del total de la remuneración abonada a cada trabajador.

Los mismos valores ya habían sido actualizados en marzo y abril. El primero fijó los montos en $42.000 y $85.000, mientras que el segundo los estableció en $50.000 y $100.000.

Al momento de oficializar la suba de abril, el organismo emitió un comunicado en el que señaló que “esta medida tiene como objetivo principal colaborar con la familia rural a través de un ingreso en la difícil situación del desempleo”, así como también aseguró que “refleja el compromiso del Renatre en garantizar el bienestar de quienes trabajan en el campo”, según la agencia ADN.

Desde el organismo destacaron la importancia de que estos incrementos sean sostenibles en el tiempo (REUTERS/Matias Baglietto)
Desde el organismo destacaron la importancia de que estos incrementos sean sostenibles en el tiempo (REUTERS/Matias Baglietto)

En este contexto, explicaron que el subsistema por desempleo tiene como fin “garantizar el acceso a los beneficios de la misma como las asignaciones familiares, la cobertura de salud para el trabajador o trabajadora titular del beneficio y su grupo familiar y el sepelio, en caso de fallecimiento”. Además, este sistema contempla también las capacitaciones laborales que le permitan al beneficiario poder insertarse nuevamente al mercado de trabajo.

La prestación debe solicitarse al Renatre, el trámite puede realizarse de manera presencial en las distintas delegaciones del registro o en las Bocas de Entrega y Recepción. También puede realizarse de manera virtual a través de la línea de WhatsApp del organismo.

Anteriormente, el presidente del Renatre, Adrián Luna Vázquez, ya había destacado la importancia de “poder incrementar la prestación de manera sostenible, acompañando a todos los trabajadores que desafortunadamente perdieron su empleo en momentos muy complejos”.

En febrero, el Gobierno ya había tomado una decisión para beneficiar a los trabajadores rurales. Mediante la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, el Ejecutivo garantizó la complementariedad entre el trabajo registrado y los beneficios de la seguridad social de trabajadores rurales que prestan servicios en actividades temporales.

“El 18 de agosto de 2023 se publicó el decreto 423 prorrogando el decreto 514/2021 que había dado vigencia a la promoción del trabajo registrado y la ampliación de los beneficios (tarjeta “Alimentar”) de la seguridad social de los trabajadores rurales que presten servicios en actividades temporales y estacionales y sus grupos familiares. Esto significa que el trabajador temporario puede ser registrado por su empleador sin perder el plan social”, explicaron desde Nación.

“Sin embargo, el 2 de octubre de 2023, quien era presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, y su ministro de Economía, Sergio Massa, firmaron el decreto 493/2023 que oficializó un “Nuevo IFE” como ‘refuerzo para trabajadores informales’. Esta acción, que impedía que los trabajadores registrados cobraran la ayuda extra, en la actualidad condiciona al jornalero; quien decide no registrarse para trabajar porque considera que perderá la ayuda o no la recibirá en caso de que hubiese una nueva”, subrayaron desde la Secretaría de Agricultura.

La medida apunta a resolver el problema de los faltantes de trabajadores en las cosechas (en el último año se perdieron 1.800 puestos de trabajo formales). Desde el Gobierno advirtieron que la escasez de cosechadores podría provocar pérdidas del 30% y hasta el 40% en tabaco; peras y manzanas que no se recolectan; junto a cítricos que quedarán en las plantas en el litoral sin juntarse.

El miedo a perder la asistencia del Estado nacional no es el único problema que enfrentan los trabajadores rurales. El agro es de por sí el sector con mayor cantidad de trabajadores en negro en el país. Por esto mismo, la medida que tomaron apunta también a reducir el número de trabajadores que se encuentran en esa situación.