Era empleado público, renunció para estudiar y ahora factura más de $65 millones al año: claves de un cambio de vida en 3 años

Leonardo Russo estudio programación y se jugó por el trabajo independiente. “No hay soluciones mágicas, toma tiempo, mucho esfuerzo, paciencia y disciplina”, asegura

Guardar

Nuevo

Leonardo Russo tuvo si primer contacto con el mundo de la programación a los 8 años
Leonardo Russo tuvo si primer contacto con el mundo de la programación a los 8 años

Ganar poco es un preocupación constante, más aún en períodos de alta inflación y pérdida del poder adquisitivo de los salarios, pero también puede ser una motivación para tratar de ir un poco más allá. Aunque no es una tarea sencilla, hay quienes con esfuerzo y dedicación logran tomar impulso para emprender en busca de alcanzar la independencia financiera.

Un caso de éxito en particular para entender cómo se deben enfrentar los desafíos y cuáles son los sacrificios necesarios para alcanzar los objetivos, es el de Leonardo Russo, de 36 años. Era empleado público de la administración pública Nacional y hoy es programador independiente que le permite ganar en pocas semanas lo mismo que antes percibía en todo un año de trabajo en relación de dependencia.

Russo comenzó su carrera en el Ministerio de Producción, desempeñándose como administrativo en la valuación de vehículos prototipos. Su trabajo consistía en gestionar trámites y certificados necesarios para que las empresas cumplieran con los estándares de seguridad antes de empezar a comercializar los nuevos modelos en el país.

Durante su tiempo en el Ministerio, decidió diversificar sus habilidades. Se inscribió en Educación IT y comenzó a estudiar diferentes lenguajes de programación, aunque es justo aclarar que ese no fue su primer contacto con la tecnología. Su interés por la programación se remonta a cuando tenía apenas ocho años. De niño empezó a interiorizarse con algunos lenguajes y a los 15 ya estaba inmerso en Visual Basic, lo que le proporcionó una base sólida en el campo.

Las carreras de tecnología están entre las que mejores salarios pagan en Argentina y el mundo (Universidad Continental)
Las carreras de tecnología están entre las que mejores salarios pagan en Argentina y el mundo (Universidad Continental)

Mientras seguía con sus estudios en Educación IT, Russo comenzó a desarrollar aplicaciones móviles de forma particular. Su experiencia y habilidades crecieron rápidamente. Tiempo después, pasó a trabajar en la sección de sistemas -aún dentro del Ministerio de Producción-. “Empecé a trabajar con las bases de datos. Seguía en el mismo lugar y ganando el mismo sueldo, pero al menos ya estaba trabajando de lo que me gustaba”, cuenta el programador.

Sin embargo, el verdadero giro de la historia vino tiempo después. Fue en 2012 cuando la carrera de Russo comenzó a despegar. “Me encontré con un amigo, quien me propuso un desafío: desarrollar una aplicación para facilitar el uso de PC de escritorio a personas no videntes”, comentó. Leonardo aceptó y creó un sistema ad honorem que, con guía de voz e interfaz gráfica, permitió a personas con discapacidad visual utilizar una computadora.

Me encontré con un amigo, quien me propuso un desafío: desarrollar una aplicación para facilitar el uso de PC de escritorio a personas no videntes

Ese año, Leonardo se inscribió en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). A pesar de sus compromisos laborales y académicos, dedicaba al menos una hora cada noche a programar.

Su dedicación le valió un reconocimiento como alumno destacado por su sistema para personas con discapacidad visual. Este proyecto le hizo reflexionar sobre la importancia de la accesibilidad y decidió llevar el concepto a un ámbito más amplio: los teléfonos móviles. Así, en 2012 comenzó a trabajar en una aplicación para no videntes dispositivos móviles disponible en Play Store, promoviendo el software libre y gratuito.

La pasión por la programación llevó a Leonardo a tomar una decisión nada fácil: dejó la universidad para dedicarse por completo a sus proyectos. Un innovador enfoque en la educación, desarrollando herramientas que permiten modelar objetos 3D desde cualquier PC o celular, atrajo la atención de los medios nacionales. Su objetivo era claro: facilitar el acceso a la tecnología 3D en las escuelas, independientemente de la capacidad de sus equipos informáticos.

Hoy Russo trabaja con una consultora de software de Estados Unidos (Trust Point)
Hoy Russo trabaja con una consultora de software de Estados Unidos (Trust Point)

Paralelamente, continuó trabajando en el Ministerio hasta que desarrolló Emulatrix, una plataforma similar a Netflix, pero para juegos. Este proyecto, también gratuito y de código libre, consolidó su reputación en el desarrollo de software. Con una experiencia sólida y demostrable, decidió dejar el sector público para buscar oportunidades en el ámbito privado.

Leonardo ingresó a Accenture, donde trabajó en optimización de tiempos de carga y gestión de bases de datos en el área de estadísticas. Después de un año y medio, recibió pasó a Artear. “Los sueldos en el sector privado superan con creces los de la administración pública”, admite Russo.

Motivado por las mayores oportunidades y salarios en el extranjero, Leonardo comenzó a trabajar como freelance para clientes internacionales

El siguiente paso en su carrera fue internacional. Motivado por las mayores oportunidades y salarios en el extranjero, Leonardo comenzó a trabajar como freelance para clientes internacionales. Contrató a una contadora y empezó a facturar en dólares, con ingresos significativos. Trabajó para una empresa canadiense, luego para una estadounidense (Trust Point) y, actualmente, colabora con CNN en Estados Unidos. En tres años, sus ingresos brutos anuales alcanzaron los USD 6.000 por mes (unos $65 millones al año al tipo de cambio oficial).

Desarrollos constantes

Leonardo aprendió a dominar lenguajes de programación como Java para Android, JavaScript y Arduino. Uno de sus proyectos actuales es un simulador de Arduino, diseñado para permitir que cualquier persona pueda aprender y probar el funcionamiento de Arduino sin necesidad de comprar una placa física. “Esto es de especial utilidad en regiones o países donde el acceso al hardware (placas Arduinos, componentes, y demás.) es limitado. Este proyecto ya obtuvo repercusión mediática en Estados Unidos, Francia, Hong Kong e Italia”, contó el desarrollador.

La historia de Russo es un testimonio de cómo la pasión y la dedicación pueden transformar una carrera, llevando a un profesional desde una posición administrativa hasta convertirse en un reconocido desarrollador de software a nivel global. “Lo importante no es cuánto gane una persona en un momento de su vida. Con tiempo, paciencia, disciplina y dedicando al menos una hora al día a estudiar, a mejorar y a los proyectos personales, se puede lograr un gran cambio”, aseguró.

“Creo que al final del día depende de cuanto quieras mejorar tu vida. Mucha gente se queda en un trabajo donde le pagan lo suficiente para subsistir y no consiguen algo mejor por miedo a lo que tal vez podría pasarles en un trabajo distinto. La comodidad en lo conocido supera en muchas ocasiones al deseo de una vida mejor. No hay soluciones mágicas, toma tiempo, mucho esfuerzo, paciencia y disciplina. Puede que a una persona le tome un año facturar millones, y a otra le tome cinco o diez... pero si realmente se lo desea, todos llegan”, cerró.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS