El Frente Renovador alertó que en los primeros meses del gobierno de Milei los salarios perdieron un 19% de poder de compra

En un informe basado en datos oficiales, midieron que el desplome adquisitivo interanual de febrero empujó a los ingresos a niveles que no se registraban desde 2001

Guardar

Nuevo

Fotografía de archivo que muestra a empleados de la construcción que trabajan en una obra en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
Fotografía de archivo que muestra a empleados de la construcción que trabajan en una obra en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Un informe del Frente Renovador alertó que en lo que va del gobierno de Javier Milei los salarios de los empleados estables, medido con el índice Ripte, perdieron un 19% de su poder de compra, entre diciembre y febrero. En ese sentido, los equipos técnicos de ese espacio político explicaron que el desplome adquisitivo abre interrogantes sobre cómo podrá tener lugar la recuperación económica si la demanda, que es el componente principal del PBI, se mantiene hundido.

“El Ripte informó que el salario promedio registrado privado del mes de febrero fue de $619.007. Un crecimiento del 11,5% frente a enero”, explicaron desde el espacio que conduce el ex candidato a presidente Sergio Massa. “Frente a la inflación de 13% de febrero implica una caída real de 1,5%”, mencionaron.

En ese sentido, explicaron que “el gobierno de Milei lleva acumulada una caída del 19,16% en tres meses (diciembre, enero y febrero)” y plantearon así que “el salario real ya se encuentra en niveles que no se veían desde el 2004/2005″. En una mirada histórica, desde el FR consideraron que “en la comparación interanual, la caída de febrero 2024, de aproximadamente el 25%, se parece mucho a las sostenidas caídas que se suscitaron luego de la crisis del 2001″.

“El Ripte informó que el salario promedio registrado privado del mes de febrero fue de $619.007. Un crecimiento del 11,5% frente a enero”, explicaron desde el espacio que conduce el ex candidato a presidente Sergio Massa

Por otra parte, alertaron que un deterioro salarial tan pronunciado en poco tiempo quita argumentos a una posibilidad de recuperación económica en los próximos meses. “La fuerte caída del salario real impacta directamente en el consumo (principal componente de la demanda agregada) Con inversión a la baja y brutal ajuste del gasto público, ¿Cuándo llega la recuperación?”, se preguntaron.

Fuente: Frente Renovador
Fuente: Frente Renovador

Según otras estimaciones privadas, en febrero, en términos interanuales, la pérdida real de los salarios alcanzó 26% en febrero. Con todo, los analistas destacan un dato relevante.

El Ripte solo recoge los conceptos remunerativos mientras que varias paritarias incluyeron un fuerte porcentaje de incremento como concepto no remunerativo al comienzo, es decir, para que el impacto sea neto de bolsillo, por lo que acentúa el desfasaje entre la recomposición real y lo que marca la estadística. Aún así, con sólo ver las cifras de caída del consumo queda clara la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

“La fuerte caída del salario real impacta directamente en el consumo (principal componente de la demanda agregada) Con inversión a la baja y brutal ajuste del gasto público, ¿Cuándo llega la recuperación?”, se preguntaron desde el Frente Renovador

El retroceso fue incluso más marcado en enero, cuando con un nivel de inflación de 20,6%, los salarios avanzaron apenas 14,7% y profundizó una dinámica que se venía dando desde fines del año pasdo. El salario promedio cerró en diciebre en torno a los $485.000, lo que implicó un aumento de 150% respecto de enero de 2023, cuando se ubicaba en $195.000. Ese avance se compará contra una inflación anual del 211,4%, lo que equivalió a una pérdida de 20% del poder adquisitivo de los salarios.

Análisis privados estiman que esa pérdida podría moderarse en los próximos meses, en la medida que la inflación consolide su tendencia a la baja y las paritarias logren recomponer el nivel de ingresos. Sin embargo, existe una voación oficial de regular esa recuperación de los salarios, en tanto Trabajo decidió no homolgar aquellos acuerdos que superen por mucho la inflación contemplada. El caso más conflictivo es el de Camioneros, que reclama por una paritaria de 25% en marzo y 20% en abril, porcentajes que el Gobierno asegura no guardan correlación con el avance de los precios de la economía en esos meses.