El contrapunto entre el Gobierno y el FMI: ¿subió o bajó el gasto social?

Qué dicen las cifras oficiales sobre la evolución de las prestaciones; el vocero Manuel Adorni le contestó al representante del organismo en la región que había pedido revisar los recortes para evitar que no caigan sobre los sectores más vulnerables; qué indicó el presidente Javier Milei

Guardar

Nuevo

El vocero presidencial dijo que no es cierto que no se ocupen de los más pobres

Tras el duelo verbal entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno en torno del nivel del gasto social, cabe detallar si estas erogaciones crecieron (como dijo el vocero presidencial Manuel Adorni) o se redujeron (como señaló el auditor regional del organismo, Rodrigo Valdés).

Las cifras indican que buena parte del recorte fiscal en los primeros dos meses, que permitió exhibir un superávit en las cuentas públicas, se basó en la baja de casi todos los rubros del gasto público, con un claro predominio de la caída de las jubilaciones, la obra pública y las transferencias discrecionales a las provincias.

Según explicó a Infobae el experto Nadin Argañaraz del Iaraf, “el gasto social descendió 30% interanual en el bimestre y participó en el 44% de la reducción del gasto primario”.

“En el primer bimestre del año, 15 de los 16 rubros del gasto bajaron interanualmente en términos reales, resultando una baja real del 38%; la excepción fue el PAMI”, detalló el Iaraf.

“Los gastos de mayor caída fueron las transferencias de capital a las provincias (-98,4%), inversión real directa (82,2%), transferencias corrientes a provincias (76,7%) y los subsidios a la energía (-61,6%). Entre los de menor caída se destacan salarios y programas sociales con el 20%”, indicó

Además, “en el bimestre el gasto público nacional pagado bajó $5,5 billones respecto a 2023. Jubilaciones y pensiones soportaron el 34%, inversión real el 14%, las transferencias a provincias el 12%, subsidios a la energía el 10%, salarios el 7%. O sea que la licuación fue del 40%”.

Luis Caputo y Rodrigo Valdes
Luis Caputo y Rodrigo Valdes

En tanto, Manuel Cerdán, analista de Invecq, explicó que, según las cifras del Ministerio de Economía, “en el primer bimestre, las prestaciones sociales cayeron 29,8% i.a. en términos reales. Y la desagregación es la siguiente: jubilaciones y pensiones contributivas -38,2%; Asignación Universal para Protección Social -5,8%; Asignaciones (familiares y por hijo) -67%; pensiones no contributivas -30,8%; otros programas -20%; prestaciones del INSSJP +0,3%”.

El analista señaló que este ritmo de recortes “es insostenible” si se proyecta el resto del año. “Casi la mitad del ahorro fiscal del primer bimestre se explica por la licuación a las prestaciones sociales, y más de un tercio por las jubilaciones. Eventualmente van a tener que modificar cómo están ajustando (vía mayores ingresos y/o recortes pero en otras partidas)”.

Cabe recordar que ayer, en el Foro IEFA Latam, Valdés destacó que desde el organismo multilateral de crédito consideran importante “sostener los esfuerzos” para apoyar a los “sectores más vulnerables de la población” y que así la carga más pesada del ajuste no caiga “desproporcionadamente sobre las familias trabajadoras”.

No obstante Valdés valoró que en el marco de la reforma del Estado a la que se comprometió Javier Milei “el progreso hasta ahora ha sido impresionante. Hay superávit fiscal en general, esto se registró en enero y en febrero por primera vez en más de una década. Las reservas internacionales están en reconstrucción, la inflación está cayendo más rápidamente de lo que anticipábamos e indicadores como el mercado paralelo y la brecha cambiaria siguen mejorando”.

“El que nos olvidamos de los más pobres, si esa fue la definición, fue absolutamente inexacta”, señaló el vocero presidencial

“Pero la herencia fue pesada y el camino a la estabilización nunca es fácil, requiere una implementación de políticas fuerte en general”, remarcó antes de lanzar su advertencia. “En este sentido es muy importante seguir mejorando la calidad del ajuste fiscal. Calidad, quiero subrayar, no cantidad”, expresó Valdés.

Tras esa definición, el presidente Javier Milei expresó que “eliminamos 200.000 programas sociales entregados de manera irregular y en ningún momento descuidamos la política social porque, en el medio, duplicamos la AUH, duplicamos la Tarjeta Alimentar y multiplicamos por tres la asistencia en el plan mil días para las mujeres embarazadas”.

En la misma sintonía, en su habitual conferencia de prensa, el vocero presidencial Manuel Adorni afirmó que, en el contexto de las medidas de austeridad fiscal y reestructuración estatal adoptadas en los últimos tres meses “los sectores más cuidados son los más pobres”.

“Los sectores más cuidados y más protegidos son efectivamente los más pobres, los más vulnerables. Donde más se ha dado aumento y ayuda es en los sectores más vulnerables, especialmente los que congregan los mas chicos. La AUH (Asignación Universal por Hijo), las tarjetas alimentar, los comedores, más allá de toda la desinformación que hubo. Todo lo contrario, son los sectores más atendidos porque entendemos que son el futuro de la Argentina, y no solo el futuro está en que se puedan alimentar y tener una vida digna, sino que puedan educarse”, expresó Adorni ante una pregunta sobre las declaraciones de Valdés.

“El que nos olvidamos de los más pobres, si esa fue la definición, fue absolutamente inexacta. Los datos están a la vista, en un esquema con el FMI que estamos cumpliendo a rajatabla, porque todas las metas y el camino que hemos trazado juntos, en la próxima revisión va a quedar a la vista que después de mucho tiempo no vamos a pasar vergüenza”, afirmó el vocero presidencial.

Adorni sostuvo que esa crítica es “inexacta”, ya que “los sectores más cuidados y protegidos son los más pobres, los más vulnerables”. Al respecto, agregó que “en estos 100 días de gobierno, donde más se ha dado incrementos y ayudas fue en los sectores más vulnerables, especialmente los que congregan a los más chicos”.

“Estos meses tuvimos los ajustes en la AUH, a las tarjetas alimentarias, ayudas escolares, los propios comedores, más allá de toda la difamación que hubo sobre nuestros supuestos descuidos sobre los sectores más vulnerables”, apuntó el funcionario presidencial.

“Para eso a los más vulnerables hay que educarlos porque sino no se van a poder educar jamás y cuando dentro de 30 años tengan que sostener a la Argentina grande, que seguramente ya va a ser grande, no lo van a poder hacer porque no van a tener el desarrollo que corresponde”, explicó el vocero.