Tras el dato del Indec de febrero, a cuánto podría llegar la inflación de marzo

Mientras que la inflación de febrero se ubicó en 13,2%, en marzo la evolución de precios sería similar, a pesar de la aceleración de alimentos en los primeros días del mes

Compartir
Compartir articulo
En la primera semana de marzo la inflación en alimentos se aceleró 2,3 puntos porcentuales respecto a la anterior
En la primera semana de marzo la inflación en alimentos se aceleró 2,3 puntos porcentuales respecto a la anterior

El Indec dio a conocer este martes el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de febrero, que ascendió a 13,2%, lo que representa una desaceleración respecto al 20,6% de enero. La inflación de marzo podría ser similar, según las consultoras privadas.

El presidente Javier Milei celebró el dato y aseguró que están muy satisfechos con el resultado. “Nadie esperaba que lográramos un proceso de desinflación de estas características, que hoy es mucho más profundo que el que se dio durante la convertibilidad”, apuntó.

“Estuvimos transitando una hiperinflación, porque en la primer semana de diciembre los precios venían a una velocidad del 3.700% anual y en la segunda escaló al 7.500%. De hecho, la inflación de diciembre mayorista dio 54%, lo que anualizado da 17.000%. Dada la dura política monetaria que estamos ejerciendo, se ha podido evitar”, agregó el mandatario.

infografia

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado por el Banco Central estimó un índice de inflación del 14,3% para marzo, un pronóstico que se ubicó 1,1 punto porcentual por debajo del mes anterior. De acuerdo al informe de la autoridad monetaria, se espera que la inflación llegue a un dígito mensual en junio, con un 8,5%.

Manuel Cerdan, economista de la consultora Invecq, afirmó: “Para marzo estimamos una inflación similar a la de febrero, o un poco por encima, en torno al 15% mensual. El realineamiento de precios relativos más la importante inercia dejan un piso muy alto. Ya hubo/se anunciaron aumentos de combustibles, colegios privados, medicina prepaga, transporte, paritarias, entre otros”.

“Según el IPC Invecq, los precios aumentaron 3,1% en la primera semana de marzo; guarismo que está en línea con el promedio semanal de febrero (3,4% semanal), pese a la aceleración de Alimentos y bebidas no alcohólicas (que aumentó 5,2% vs. 3,2% semanal promedio en febrero)”, agregó.

Desde LCG calcularon que la inflación de alimentos en la primera semana de marzo se ubicó en 3,6%, lo que implica una aceleración de 2,3 puntos porcentuales respecto a la semana previa. Así, la suba promedia 11,9% en las últimas 4 semanas.

Los alimentos que más avanzaron fueron lácteos (9,41%), frutas (8,82%), comidas listas para llevar (6,52%) y verduras (3,83%).

Por su parte, Rocío Bisang, economista de EcoGo, señaló: “Con los datos de la primera semana creemos que va a ser un poco mas bajo de lo que esperábamos inicialmente, más cercano al 13 o 14%”.

Y añadió: “Por ahora los principales impulsores son el arrastre que deja el aumento de tarifas eléctricas y cigarrillos y los aumentos en prepagas, colegios y transporte en algunas zonas del interior. Indumentaria tambien es un rubro que esta pesando fuerte con el cambio de temporada. Todavía no estamos incorporando los aumentos en tarifas de gas que en principio se sumarían este mes”.

Desde Libertad y Progreso, indican que la tendencia de marzo es hacia una suba del IPC al 15% mensual: “Si bien las subas de precios estacionales y de regulados jugará en contra, estimamos que la vigencia del ancla cambiaria y la política monetaria contractiva que está llevando adelante el Banco Central más que compensará este efecto, por lo que el IPC tendrá una variación levemente menor a la del segundo mes del año”.

En este marco, el presidente Milei dijo en una entrevista televisiva: “Marzo va a ser muy complicado porque tiene un tema de estacionalidad muy denso, pero no descarto que en abril haya una fuerte caída de la inflación”.

“Con los datos de la primera semana creemos que va a ser un poco mas bajo de lo que esperábamos inicialmente, mas cercano al 13 o 14%” (Bisang)

En cuanto a la aceleración de la primera semana del mes, consideró: “Es menor al de la primera semana de febrero, que había sido menor al de enero. En la primera semana siempre sube”.

Asimismo, sostuvo que “cuando uno toma el dato y lo limpia de arrastre estadístico, lo limpia de suba de tarifas y lo limpia de lo que es toda corrección de precios relativos que estaban atrasados y pisados por el gobierno anterior, el número cae en un dígito”.

Y explicó: “Cuando empieza a acelerarse la crisis las empresas empezaron a preciar con una tasa de inflación mucho más alta y con una situación bastante más compleja. En ese contexto, se encuentran que no pueden vender y en lugar de bajar los precios, empiezan con lo que se llama técnicamente fijación no lineal de precios que es 2x1 y todo ese tipo de promociones en realidad implica que los precios están bajando pero que no son manifestados en el índice”.

Sin embargo, ante la consulta de Infobae, desde el Indec explicaron que “el IPC releva precios de los productos observables y comparables a través del tiempo, que sean representativos del consumo de esa variedad, y que estén disponibles para su entrega al momento de la compra. Los encuestadores registran el precio unitario de la variedad que se releva en el tiempo, por lo cual no hay tratamiento especial de 2x1, 3x2 o descuentos especiales en la segunda unidad”.

“Estuvimos transitando una hiperinflación, porque en la primer semana de diciembre los precios venían a una velocidad del 3.700% anual y en la segunda escaló al 7.500%” (Milei)

“No se registran las promociones disponibles solo para determinados grupos de hogares consumidores (por ejemplo, para los clientes de un banco o billetera virtual; o únicamente para jubilados) porque, en la práctica, no están disponibles para toda la población”, indicaron.

En particular, señalaron que “el IPC sí registra los precios de los descuentos o promociones de bienes y servicios disponibles para toda la población de referencia y que estén debidamente identificados en los puntos de venta. Por ejemplo, las ofertas específicas sobre un artículo o un conjunto de artículos pertenecientes a un mismo rubro (carne aviar, artículos de limpieza, liquidación en ropa y calzado por fin de temporada) aplicables a todos los consumidores sin discriminación, que se observan al momento de la recolección”.