El régimen de Maduro prohibió que los aviones con matrícula argentina crucen el espacio aéreo venezolano

La restricción abarca tanto a las aeronaves de Aerolíneas Argentinas como a los de otras compañías. Afectará a los vuelos en rutas como Punta Cana o Nueva York, aunque aseguran que las variaciones en el tiempo de vuelo serán mínimas

Guardar

Nuevo

Avión de Aerolíneas Argentinas  (AA)
Avión de Aerolíneas Argentinas (AA)

El régimen de Nicolás Maduro dispuso la prohibición de que los aviones con matrícula de la República Argentina sobrevuelen el espacio aéreo venezolano.

Según fuentes del sector, la restricción abarca no sólo a Aerolíneas Argentinas sino a todas las compañías que operan en el país. La disposición impide los sobrevuelos de cualquier aeronave con matrícula argentina (las que empiezan con la letra LV) y ya habría algunos vuelos privados que también se vieron afectados.

El primer caso de prohibición se dio con un vuelo de Aerolíneas Argentina a Punta Cana que, al regreso, generó una queja por parte de la empresa. La prohibición se levantó y con posterioridad, en el momento de ingresar al espacio aéreo venezolano, regresó el impedimento. “Desde ese momento no se levantó esa restricción y no sabemos los motivos, pero es obvio que está relacionado con el caso del avión iraní”, dijeron en la compañía aérea estatal.

En Aerolíneas explicaron que la afectación es para sus vuelos a Punta Cana y Nueva York y que la afectación del desvío es mínima en materia de tiempos. Sin embargo, más allá de la cuestión operativa, aún están calculando el gasto extra que significa para la compañía. Asimismo, Aerolíneas notificó a la Cancillería desde donde partió una citación a la embajada venezolana en el país, Stella Marina Lugo Betancourt.

Previo a la citación, el Gobierno envió a la Embajada venezolana en Argentina dos notas reclamando por la situación, con el objetivo que lleguen a la Cancillería de Venezuela.

Frente a la resistencia chavista, Casa Rosada prepara una presentación ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), una agencia que depende de Naciones Unidas, buscando la mediación en el conflicto diplomático. Sin embargo, en el Poder Ejecutivo argentino no son optimistas y entienden que por el momento no habrá solución. Pesan una serie de conflictos y decisiones que tomó Milei sobre el régimen de Maduro: la no designación de embajador en Venezuela; no haber invitador a nadie del Gobierno venezolano a la asunción presidencial; además de haber entregado el avión iraní a los Estados Unidos.

La primera prohibición, a comienzos de febrero, coincidió el confuso episodio con un diplomático de la embajada de Venezuela que llegó hasta el avión iraní retenido en Ezeiza para fotografiarlo.

El juez federal Federico Villena abrió una causa a raíz de un informe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a los efectos de investigar quién le permitió la entrada hasta una zona restringida del aeropuerto.

Tras la primera prohibición, en un vuelo de Aerolíneas hacia Punta Cana, “no se levantó esa restricción y no sabemos los motivos, pero es obvio que está relacionado con el caso del avión iraní”, dijeron en la compañía aérea estatal

El episodio mencionado tuvo lugar el lunes 5 de febrero, en horas de la tarde. Un diplomático de la embajada de Venezuela en la Argentina, identificado como José Jesús Jatar Díaz, ingresó al aeropuerto internacional de Ezeiza y se dirigió hasta una zona restringida donde está el avión iraní-venezolano, retenido desde el 8 de junio de 2022. En ese lugar, sacó varias fotos de la aeronave con su teléfono celular hasta que fue sorprendido por efectivos de la PSA. A raíz de ese suceso, se abrió una investigación judicial.

La controversial presencia del diplomático venezolano en Ezeiza tuvo lugar mientras el Presidente Javier Milei y la canciller Diana Mondino se encontraban en la gira por Israel e Italia.

Un informe de la PSA elevado a la Justicia destaca que Jatar Díaz, primer secretario de la embajada venezolana, estaba acompañado por un empleado de la ANAC, que le habría permitido el ingreso hasta el área restringida. “Estuvo demorado por unos minutos mientras se hacía la consulta con el juzgado”, explicó una fuente aeronáutica.

Por el hecho se abrió una causa judicial y ya se pidieron varias medidas de prueba para saber cómo entró el diplomático al aeropuerto, por qué lugar ingresó, quién lo autorizó, entre otras cosas. También se pidieron las cámaras de seguridad del aeropuerto como en otros episodios que ocurren dentro de la terminal.