Tarifas de colectivos: el Gobierno actualizó los costos de transporte en el AMBA con vistas a reducir subsidios

La Secretaría de Transporte hizo públicas las cifras con las que determina cuánto transfiere a las empresas

Compartir
Compartir articulo
El Gobierno aumentó casi 30% el monto que pagará por subsidios en febrero (NA)
El Gobierno aumentó casi 30% el monto que pagará por subsidios en febrero (NA)

El Gobierno actualizó el cálculo de costos en que incurren las empresas de colectivos en el AMBA, un paso técnico que se utiliza para determinar cuánto tienen que pagar la Nación, la Ciudad Autónoma y la provincia de Buenos Aires en materia de subsidios al transporte. El aumento, que busca llevar los montos a niveles acordes con el avance de la inflación, ya que los números no se actualizaban desde noviembre pasado. Con el “déficit cero” en mente, la actualización de costos reduce lo que tendrá que pagar el Estado Nacional en concepto de subsidios entre enero y abril de este año.

El Gobierno publicó esta mañana la Resolución 15/2024 en el Boletín Oficial, que lleva la firma del secretario de Transporte Franco Mogetta. En ella, a través de una serie de anexos, se actualizan los cálculos de costos e ingresos medios de los servicios de transporte de pasajeros urbanos y suburbanos de la región metropolitana de Buenos Aires. Las estimaciones, desplegadas a través de varios anexos, tienen que tener en cuenta un sinnúmero de variables que incluyen —entre muchas otras— precios de combustibles, de repuestos, de mantenimiento, de neumáticos, de amortización de las unidades y costos laborales.

En base a todas esas cifras, entonces, el Gobierno se obliga a cubrir su parte del subsidio y, al mismo tiempo, fija la parte que van a tener que pagar CABA y la provincia de Buenos Aires.

“La última resolución (publicada en noviembre de 2023) calculaba subsidios para febrero 2024 por $86.700 millones aproximadamente. Esa cifra se eleva a $122.400 millones con la nueva resolución”, explicó el economista Rafael Skiadaressis, especializado en transporte y movilidad.

Se trata de un 29% más, cuando sólo en los dos primeros meses del año la inflación acumulada superó el 51 por ciento.

La medida no sería más que un paso de forma, en medio de un proceso de aumento de la tarifa de colectivos que llevó al boleto mínimo a $270 este mes y que promete más subas en el futuro, si no fuera porque en las muchas variables que el Gobierno tiene que incluir en sus cálculos se pueden filtrar desacuerdos.

En las empresas de transporte, por caso, esperaban esta actualización con ansias porque si bien la suba del boleto aumentó sus ingresos, lo que pagan los usuarios es la menor parte de lo que perciben: los subsidios pesan mucho más y necesitaban cifras acordes meses de inflación caliente.

Por ejemplo, el costo del gasoil parece estar subestimado según fuentes del sector. Y otras variables, como por ejemplo la estimación de recaudación de IVA para este año —que incide en lo que termina girando el Gobierno como subsidio— parece ampliamente sobrestimada. El detalle no es menor: si la recaudación por ese impuesto termina siendo menor de lo que se calculó, el Tesoro puede ahorrarse unos $4.000 millones.

Hay más. El nuevo cálculo abarca una reducción en la cantidad de colectivos existentes. Los limita en torno a 17.000, un número que no es impreciso según admiten los privados, pero que deja de lado unas 1.500 unidades que normalmente salen de circulación por fallas, desgaste, mantenimiento y otros problemas pero que forman parte de las flotas. Calcular un número menor también ayuda al Tesoro a ahorrar en subsidios. Estiman en el sector que el subsidio pasa así de cubrir el 90% de la tarifa a pagar pot el

Así, variable por variable es que continuarán las discusiones entre los empresarios del sector y el Gobierno en los próximos meses. Con probables conflictos en el medio, dado que aún con suba de tarifas y de subsidios las empresas dicen estar cobrando muy por debajo de lo que les corresponde.

Pero además la resolución está dando pautas que prevén lo que se viene. La estructura de costos desagrega la información según jurisdicción a quien le corresponde pagar los subsidios —la Nación, la provincia o CABA— y según corresponda a oferta o a demanda.

“Es algo que ya se hacía a la hora de liquidar subsidios pero que no se incluía en estas resoluciones. Toda una señal del rumbo que quiere fijar el gobierno, en línea con lo que anunció el ministro Luis Caputo de avanzar con la Agencia de Transporte Metropolitano”, explicó Skiadaressis.