Cuáles son las 3 razones que provocaron la euforia de los inversores e hicieron subir las acciones y bonos de la deuda

El salto de los activos argentinos se dio al mismo tiempo en que cayeron los dólares financieros

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: Un hombre de negocios mira una pantalla que muestra una foto de billetes de 100 dólares estadounidenses en Tokio. 8 de abril de 2013. REUTERS/Toru Hanai
FOTO DE ARCHIVO: Un hombre de negocios mira una pantalla que muestra una foto de billetes de 100 dólares estadounidenses en Tokio. 8 de abril de 2013. REUTERS/Toru Hanai

La euforia que se vivió ayer en los mercados tiene se fundamentó en tres pilares:

-Las declaraciones del ministro de Economía Luis Caputo en cuanto a que se va a levantar el cepo antes de fin de año y que no habrá devaluación.

-La visita de la número dos del FMI, Gita Gopinath, que se sintió como un apoyo explícito del organismo al plan económico.

-La suba de reservas del Banco Central que asegura el pago de los fuertes vencimientos de deuda externa en julio.

En este escenario, los bonos soberanos, que venían de dos ruedas adversas, tuvieron una resurrección tan importante que sus paridades superaron al mejor momento que tuvieron antes de la baja.

Los bonos de la deuda fueron demandados desde el exterior y el AL30D, que es referencia del mercado local, aumentó más de 4% y alcanzó una paridad de 45,8%. El Global 2035, la nueva estrella de los bonos soberanos, subió 4,53%. La diferencia entre ambos títulos es que el Global tiene jurisdicción Nueva York, lo que le da un plus en seguridad de pago.

El riesgo país con una caída de 73 unidades (-4,2%) a 1.710 puntos básicos, reflejó la demanda que tuvieron los títulos argentinos en la plaza local y en el exterior donde no son pocos los fondos que se animaron a “ensuciar” sus carteras con bonos considerados de alto riesgo.

La euforia en las Bolsas de Nueva York animó a los inversores externos. El S&P 500 subió más de 2% y el Nasdaq de las tecnológicas aumentó casi 3%.

Fue importante que el Banco Central comprara USD 285 millones en la plaza mayorista y que las reservas crecieran 207 millones a USD 27.363 millones porque en julio hay un importante pago de deuda por alrededor de USD 6.000 millones de los que solo el 10% corresponde al FMI. La negociación para salir del default durante la gestión de Alberto Fernández, perfiló los pagos más importantes a partir de 2024.

Los dólares financieros respondieron a la baja estimulados por una mayor apertura del cepo al permitirle comprar MEP a las empresas que liquidaban sus exportaciones por el dólar soja.

De esta manera, el MEP perdió $17,73 (-1,7%) y cerró en $1.054,78. El contado con liquidación (CCL) cedió $19,19 (-1,7%) a $1.095,09. El “blue” siguió la tendencia y dejó $30 (-2,7%) en el camino para finalizar a $1.085.

Según el trader de Invertir en Bolsa, Nicolás Cappella, “el dólar continua sin piso. Fue una rueda muy pesada con muchas ventas de exportadores. En las ruedas en que el MLC (Mercado Libre de Cambios) opera en torno a USD 500 millones, el mercado parece no poder absorber la liquidación del 20% que deben hacer los exportadores al CCL. En un momento la demanda se corrió y el CCL llego a tocar un mínimo de $1.055 y el MEP uno de $1.032. El canje (brecha entre el MEP y el CCL) empezó a bajar y operó en niveles de 4%”.

Los bonos en pesos tuvieron una rueda intrascendente. Los que ajustan por CER mezclaron alzas y bajas de escasa magnitud. Los más favorecidos fueron los que vencen este año y el próximo con aumentos de 0,8%. Los inversores quieren estar líquidos esperando la licitación del lunes donde el Tesoro ofrecerá el menú más amplio desde que asumió Javier Milei:

Durante la rueda, los bonos linked dollar tuvieron leves subas. El TV24 aumentó 0,84%, mientras entre los duales que ajustan por devaluación o inflación, se destacaron los que vencen en julio (+1,79%) y agosto (+0,78%).

El BOPREAL (el título que emitió el Banco Central para pagar deuda con importadores) en su tercera licitación completó la totalidad de los USD 2.000 millones nominales de la Serie 2.

Se recibieron 655 ofertas por un USD 1.126 millones nominales. Como las ofertas superaron el monto de emisión, se les dio prioridad a los primeros USD 500.000 nominales demandados por empresas, para luego prorratear el resto. El total adjudicado fue de USD 560 millones que se suman a los 1.440 millones de las dos licitaciones anteriores.

La próxima semana se comenzará a licitar la Serie 3, por un monto máximo de USD 3.000 millones que devengarán 3% anual y serán amortizados en tres cuotas trimestrales consecutivas a partir de noviembre de 2025. El título operó en el mercado secundario USD 10 millones con alzas de paridades a 86%.

Cappella, tras el resultado de la licitación y el anuncio de la serie 3, señaló que “teniendo en cuenta como cotizan los Bopreales, podría llegar a tener una paridad en el rango de USD 77/79. Por ello con un tipo de cambio de suscripción en torno a $970 (oficial + impuesto país), el CCL implícito que podría alcanzar el BOPREAL 3, estaría en torno a $1.250 versus $1.080 que marcó (ayer). Por lo tanto, será interesante ver si genera tanto interés en los importadores o bien si los importadores, a estos niveles, prefieren pagar el CCL directamente, lo que podría generar un rebote hasta equipararse con $1.250 que tendría implícito el BOPREAL 3″.

El informe de la consultora F2 de Andrés Reschini, hace hincapié en las declaraciones de Caputo que aseguró que “no habrá devaluación”.

“En MLC los exportadores siguieron liquidando a muy buen ritmo. Para la misma fecha del año anterior se había liquidado un promedio de USD 242 millones por rueda mientras que para la misma fecha de 2022 el promedio fue USD 201 millones Este año llevamos un promedio por rueda de USD 325 millones que ha estado en crecimiento desde la segunda semana de febrero”. La consultora señala que “a la luz de las últimas dos ruedas el mercado no cree, al menos en sentido estricto, que no haya devaluación. Por eso, está tomando impulso la demanda de instrumentos atados al dólar y se nota, sobre todo en los volúmenes negociados en soberanos. En el mercado de futuros las subas fueron más tenues y alcanzaron hasta un 2,33% para fin de julio. Si bien esto no alcanza para compensar el profundo derrape que han sufrido las cotizaciones en lo que va de la era Milei, que el mercado siga pagando luego de los dichos de Caputo, es una señal para tener en cuenta”.

La Bolsa tuvo la rueda que esperaba. Con negocios por $27.855 millones, el S&P Merval de las líderes subió 3,48% en pesos y 5% en dólares. Lo más destacado fue Transportadora Gas del Sur con 7,27%, seguido de Banco Macro con 6,31% y Galicia con 6,16%.

Entre los ADRs –certificados de tenencia de acciones argentinas que cotizan en las Bolsas de Nueva York- predominaron las alzas. Los certificados de mejor comportamiento fueron Tenaris (+7,7%), Transportadora Gas del Sur (+7,6%) e YPF (+6,5%).

Los comentarios de los operadores giraron en si comenzó el esperado rally de las acciones que estaba en deuda tras la suba de los bonos. La rueda de hoy puede ser una confirmación del cambio de tendencia.