El BCRA compró otros USD 285 millones y el saldo a favor de febrero superó los USD 2.000 millones

Mayores ingresos por exportaciones en la plaza mayorista permitieron a la entidad monetaria alzarse con el mayor monto de compras desde el 12 de enero. Las reservas subieron a USD 27.363 millones

Compartir
Compartir articulo
El BCRA extiende la racha compradora en el mercado.
El BCRA extiende la racha compradora en el mercado.

La mejora en el volumen operado en el segmento de contado del mercado mayorista, de USD 495,1 millones -unos USD 100 millones más que el miércoles- ayudaron a una masiva compra de divisas a manos del BCRA, que se quedó con USD 285 millones por su intervención, el 57,6% del total ofertado. Se trató de la compra de contado más abultada desde el 12 de enero.

El Banco Central acumula compras en el Mercado Libre de Cambios por USD 2.062 millones en febrero, en su cuarto mes seguido con saldo a favor por su intervención. Desde el 11 de diciembre el BCRA efectuó compras netas por USD 8.231 millones de dólares.

Por otra parte, las reservas internacionales avanzaron este jueves unos USD 207 millones, a 27.363 millones de dólares. En el transcurso de febrero las reservas internacionales brutas aún ceden 271 millones de dólares. Asimismo, mejoran bajo la nueva administración nacional en USD 6.155 millones desde los USD 21.208 millones del 7 de diciembre.

En declaraciones televisivas, el ministro de Economía, Luis Caputo, afirmó que el cepo cambiario se eliminará “cuando logremos sanear el balance del Banco Central y viene pasando mucho más rápido de lo que cualquiera hubiera imaginado. Hay que tener en cuenta que hemos recibido un país quebrado”.

Declaró además que la reunión con la comitiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) “fue muy buena. Lo que estamos haciendo es más de lo que ellos hubieran imaginado. Los resultados están llamando la atención fuertemente. Tenemos un diálogo muy directo, ellos han puesto en carpeta la posibilidad de un nuevo acuerdo. Nosotros también estudiamos alternativas y hablamos con ellos sobre la posibilidad de un nuevo acuerdo para ver si hay algo mejor que podamos hacer para los argentinos”.

El Banco Central culminará este jueves la tercera licitación de la Serie 2 de los Bonos para la Reconstrucción de una Argentina Libre (Bopreal), destinados a la cancelación de deuda con los importadores, con la expectativa de colocar el remanente disponible de cerca de 560 millones de dólares.

Nuevamente la subasta está disponible para todas las empresas que hayan registrado deudas en el Padrón de Deudas Comerciales con el Exterior lanzado conjuntamente por la Secretaría de Comercio y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Tras el éxito de la Serie 1 -que colocó los USD 5.000 millones de valor nominal-, la expectativa del Central es lograr nuevamente una adhesión total hasta completar el máximo de USD 2.000 millones contemplado para esta nueva etapa.

Luego de los resultados de la semana pasada -cuando se colocaron USD 1.172 millones de valor nominal y se elevó el acumulado a USD 1.440 millones-, la autoridad monetaria quedó a tan solo USD 560 millones de agotar la Serie 2.

Los títulos que se licitan esta semana tienen como fecha de vencimiento el 30 de junio de 2025 y una amortización de doce cuotas mensuales consecutivas, el último día calendario de cada mes, que se abonarán a partir del 31 de julio de 2024.

“Las primeras once cuotas de 8,33% del valor nominal original y la última de 8,37% del valor nominal original, pagaderas en dólares estadounidenses”, precisó el BCRA. La suscripción se realiza en pesos al tipo de cambio de referencia publicado por el BCRA en función de la Comunicación “A” 3500 correspondiente al día hábil previo a la fecha de inicio de la licitación, en tanto son pagaderos en dólares.

Los Bopreal son títulos para importadores de bienes y servicios que fueron diseñados por el BCRA para despejar el stock de deuda comercial que tienen las empresas. Con los bonos, la autoridad monetaria pretende estirar los plazos de pago en un contexto de alicaídas reservas internacionales y, al mismo tiempo, aspirar pesos en manos del sector privado.