Centenario del Pasaje Rivarola: arquitectura en espejo y lugar más parisino de la geografía porteña

Fue diseñado por los arquitectos Petersen, Thiele y Cruz y construido por la firma que hizo el Obelisco y la Bombonera. Cómo son y qué precios tienen las viviendas y oficinas en venta allí

Guardar

Nuevo

Corte del Pasaje Rivarola en sentido hacia Juan D. Perón, en el barrio de San Nicolás. Construido con arquitectura en espejo este año inicia su centenario de vida (Foto Gentileza: Fervor x Buenos Aires)
Corte del Pasaje Rivarola en sentido hacia Juan D. Perón, en el barrio de San Nicolás. Construido con arquitectura en espejo este año inicia su centenario de vida (Foto Gentileza: Fervor x Buenos Aires)

“Concebido” hace 100 años, el Pasaje Rivarola es una joya única en Buenos Aires. Ubicado entre Bartolomé Mitre y Juan Domingo Perón, esta arteria de una cuadra destaca por una rara maravilla urbana: su excepcional simetría. La estructura de un lado es idéntica a la del otro y su encanto evoca directamente a París.

El nombre del pasaje homenajea al doctor Rodolfo Rivarola, abogado, profesor y juez nacido en Rosario en 1857, fallecido en 1942 y caracterizado como “el último hombre de la generación del 80″.

Rivarola hizo sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires y obtuvo el título de bachiller (1876), cuando José M. Estrada dirigía esa histórica casa de estudios. Estudió luego en la Facultad de Derecho, donde se graduó de abogado y Doctor en Jurisprudencia. En 1882 el gobierno de Corrientes le encomendó redactar un proyecto de Código de Procedimientos en Materia Criminal, que fue aprobado en 1883. Y en La Plata fue juez, secretario de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires (1889-1893), entre otros cargos.

Fue también, en 1938, uno delos fundadores de la Academia Nacional de Ciencias Políticas y ejerció importantes cargos en la magistratura, a la que renunció tras una disputa en la que intervino en defensa de la libertad de prensa.

Mapa de ubicación del Pasaje Rivarola
Mapa de ubicación del Pasaje Rivarola

Cómo se construyó

El Pasaje Rivarola fue proyectado por La Rural, una compañía de seguros, en 1924 y su construcción culminó en 1926. Más que por ser una calle corta, se distingue por su arquitectura de espejo. Los edificios de un lado replican la estructura de los edificios opuestos y dan simetría a ambas veredas.

Los arquitectos Gustavo Adolfo Petersen, Ricardo Otto Thiele y Horacio Cruz (cuyos nombres están grabados en el pasaje, como consigna el investigador Pablo R. Bedrossian en su blog personal) llevaron a cabo el proyecto, concebido al “perforar” una típica manzana, que inicialmente adoptó el nombre de la empresa inversora: La Rural.

En 1957, mediante el decreto-ordenanza N° 13.929, el pasaje abandonó el nombre La Rural, concedido en diciembre de 1924, y adoptó el de Dr. Rodolfo Rivarola en honor al centenario del nacimiento del abogado, filósofo, docente y juez (Foto Gentileza: Fervor x Buenos Aires)
En 1957, mediante el decreto-ordenanza N° 13.929, el pasaje abandonó el nombre La Rural, concedido en diciembre de 1924, y adoptó el de Dr. Rodolfo Rivarola en honor al centenario del nacimiento del abogado, filósofo, docente y juez (Foto Gentileza: Fervor x Buenos Aires)

La ejecución de la construcción estuvo a cargo de la Compañía General de Obras Públicas SA (Geopé, de capitales alemanes), reconocida por erigir edificios como el Correo Central y el Colegio Nacional de Buenos Aires. La firma también dejó su huella en obras icónicas como el Obelisco porteño y “La Bombonera”, el estadio de Boca Juniors, y en los edificios Safico y Comega.

Mariela Blanco, autora del libro Leyendas de ladrillos y adoquines, señaló a Infobae que el Pasaje Rivarola está conformado “por veredas opuestas que dicen lo mismo”.

Entre las numerosas curiosidades que alberga, cuenta Blanco, el número 134 destaca por la ausencia de la Casa Raab, apodada La Chacarita de los Relojes, que se dedicaba al arreglo de relojes antiguos. La casa ya no ocupa su lugar original (sobre la cuadra queda un reloj colgado en la fachada, como decoración y con números romanos), ero su legado continúa a través del hijo, que trasladó el negocio de sus padres a otro sitio en Almagro. “Era un punto de referencia esencial para anticuarios y coleccionistas”, dice Blanco.

En la parte posterior de la imagen a la izquierda se observa el reloj de números romanos aún presente en esta arteria (Foto Gentileza: Alianza Gestión Inmobiliaria)
En la parte posterior de la imagen a la izquierda se observa el reloj de números romanos aún presente en esta arteria (Foto Gentileza: Alianza Gestión Inmobiliaria)

Los ocho edificios que conforman la cuadra se alinean y espejan mutuamente. Con planta baja y cinco pisos, estos últimos adornados con mansardas, cada detalle estructural se replica meticulosamente. Desde la ornamentación clásica hasta la pizarra importada que corona los remates, la herrería artística que adorna puertas y balcones, los suelos de mármol en las entradas y palieres. El frente, simulando piedra París, completa la imagen de una arquitectura clásica y refinada.

Iuri Izrastzoff, de la inmobiliaria Izrastzoff y creador del sitio Fervorxbuenosaires, destaca la singularidad del Pasaje Rivarola al afirmar que la comparación entre Buenos Aires y París llega a su fin en este lugar. “Más que una semejanza, en este pasaje, Buenos Aires se convierte en París. La excepción, por supuesto, radica en los carteles comerciales, que no adoptan el idioma francés”.

Con su estilo Beaux Arts, también reconocido como academicismo francés, el pasaje ofrece un ambiente europeo a escasos metros del Obelisco.

El distintivo toque de las cuatro cúpulas de pizarras en las esquinas lo catapulta como único en CABA

Inicialmente, los inmuebles de esta cuadra eran conocidos como “edificios de renta”, denominación de la época que indicaba que se alquilaban a familias o a estudios, en su mayoría de abogados o escribanos. “La dinámica cambió con la promulgación de la ley de Propiedad Horizontal en 1948, momento en el cual la gran mayoría de los departamentos fueron adquiridos por los antiguos inquilinos”, dijo Izrastzoff.

Las cúpulas de pizarra aportan otro toque distintivo
Las cúpulas de pizarra aportan otro toque distintivo

El paisaje de esta cuadra ofrece un refugio tranquilo alejado del bullicio de las cuadras circundantes, caracter especial que no pasa desapercibido y es reconocido por fotógrafos y profesionales del cine, que con frecuencia solicitan autorización para filmar en este lugar, en especial producciones publicitarias que buscan “escenarios europeos”.

Entre las más famosas se realizó la película Hay unos tipos abajo, de 1985, con Luis Brandoni y Luisina Brando, filmada y dirigida por Rafael Filipelli, Emilio Alfaro, Andrés Di Tella y Julio Karp.

El sello de los arquitectos que hicieron esta obra que persiste como fenómeno urbano en la ciudad
El sello de los arquitectos que hicieron esta obra que persiste como fenómeno urbano en la ciudad

Otros hitos

Esta cuadra del barrio de San Nicolás presenta la posibilidad de revitalizar sus fachadas, dado que algunas áreas requieren restauración, en especial las ornamentaciones, balcones y columnas, con el objetivo de devolverles su esplendor original.

El arquitecto Fernando Lorenzi, del estudio INFILL y experto en la refacción de cúpulas, subrayó la notable definición arquitectónica del Pasaje Rivarola. Destacó la necesidad de una restauración completa para preservar este rincón que se encuentra en un excelente estado. Sin embargo, identificó un desafío significativo: la posible fragmentación del pasaje en múltiples consorcios, lo cual requiere un consenso para abordar la restauración de fachadas, ornamentaciones, balcones y columnas.

Hay algunos locales ocupados por una sede del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la Librería de la Mujer, entre otros negocios y organismos
Hay algunos locales ocupados por una sede del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la Librería de la Mujer, entre otros negocios y organismos

“Propongo que el Gobierno de la Ciudad asuma la responsabilidad de establecer un plan director que unifique estos esfuerzos, asegurando coherencia y preservación en la restauración de los frentes”, amplió.

Desde la perspectiva urbana, lo comparó con otros elementos urbanos incuestionables como la plaza Dorrego y el mercado de San Telmo, que atraviesan y dividen manzanas. “Otro lugar icónico es el pasaje y la iglesia de La Piedad. Estos fenómenos aportan alta valoración para la ciudad. El Rivarola, con su atractivo arquitectónico parisino, se posiciona como un episodio encantador y singular dentro de la rica cuadrícula porteña”, agregó Lorenzi.

Las áreas comunes de los edificios ofrecen herrería importada, mármol en pisos y vitrales en ventanales
Las áreas comunes de los edificios ofrecen herrería importada, mármol en pisos y vitrales en ventanales

Cómo son los inmuebles

Quienes habiten o trabajen en el Pasaje Rivarola sienten la sensación de estar en París. Según la arquitecta Inés H. Firpo, de Leticia Firpo Propiedades, “habitar o trabajar allí transporta a épocas pasadas. En cuanto a las propiedades en venta hay una vivienda en la esquina con presidente Perón. Mantiene su estado original en su mayoría, con excepción de la cocina y el baño, los cuales fueron renovados hace años”.

Una de las vivienda en venta mantiene su estado original y se refaccionaron baños y cocina (Foto Gentileza: Leticia Firpo Propiedades)
Una de las vivienda en venta mantiene su estado original y se refaccionaron baños y cocina (Foto Gentileza: Leticia Firpo Propiedades)

Con un valor de USD 295.000, 5 ambientes y 140 metros cuadrados, la propiedad ofrece un hall de entrada, un amplio living y comedor orientados al frente, un pasillo de distribución, tres dormitorios situados también en la fachada (uno de ellos en esquina), un baño completo, una cocina con comedor de diario y lavadero.

Con pisos de roble de Eslavonia y pinotea, así como carpinterías de cedro proveniente del Líbano. Todos los herrajes, incluyendo los vitrales, son originales de bronce.

Cocina refaccionada hace pocos años
Cocina refaccionada hace pocos años

Los espacios comunes en varios de los edificios destacan por su elegancia, con pisos de mármol y ascensores enrejados que presentan terminaciones en roble y detalles en bronce.

Firpo aclaró: “La declaración de área de Protección Histórica (APH) para la zona que engloba tanto el Pasaje Rivarola como el de La Piedad, ubicados a dos cuadras de distancia entre sí, se realizó en los ´90″.

Sobre Rivarola 111 se vende una oficina de 158 metros cuadrados por 169.000 dólares.

El confort está presente en los inmuebles que allí se comercializan
El confort está presente en los inmuebles que allí se comercializan

Monica Hutnik, de Alianza Gestión Inmobiliaria, comentó: “estas propiedades atraen a personas que aprecian el estilo y la calidad de los materiales presentes en los edificios del pasaje. Desde mármoles hasta aberturas, vidrios biselados, molduras y vitraux”.

Entre los interesados que realizan consultas hay productores del campo, individuos que desean darle un toque de jerarquía a su imagen, artistas y, posibles usuarios que son de la zona sur del Gran Buenos Aires y disponen de ahorros en busca de un lugar para residir o disfrutar de vez en cuando en CABA.

Otro espacio en venta por aproximadamente USD 170.000 ofrece una doble puerta de hierro artístico, suelos de mármol y un ascensor de época en hierro de estilo, que incluye tanto el ascensor principal como uno de servicio.

Área de ingreso a oficina que conduce a un despacho
Área de ingreso a oficina que conduce a un despacho

El acceso al departamento se realiza a través de una puerta principal que conduce a una sala de espera, conectada a una amplia recepción o doble despacho. Los techos en altura exhiben molduras restauradas, y el interior se compone de un toilette, tres dormitorios-despachos con vista al frente (uno convertido en sala de reuniones), un baño completo, una cocina office.

Sergio Clavero, experto inmobiliario, concluyó: “La distribución común en los pisos de los edificios sigue un patrón. Cada uno de estos alberga tres departamentos, y cada unidad cuenta con espacio asignado en la terraza destinado al lavado y tendido de ropa. Además, se complementa con la conveniencia de contar con un cuarto en el sótano como depósito”.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS