¿Dólar turista o dólar libre? Cuál es la opción más conveniente para quienes viajan al exterior

Aun con el salto cambiario y la carga impositiva, el déficit sectorial acumuló más de USD 6.000 millones en el último año, a razón de USD 500 millones por mes

Compartir
Compartir articulo
La devaluación no frena la salida de dólares por turismo en el extranjero.
La devaluación no frena la salida de dólares por turismo en el extranjero.

En el último informe de Evolución del Mercado de Cambios y Balance Cambiario elaborado por el Banco Central, y actualizado al cierre de agosto, se confirmó una tendencia a la constante salida de divisas de la economía por turismo y consumos en el exterior, que en el acumulado de los últimos doce meses superó los USD 6.200 millones o más de USD 500 millones por mes. Aquí se engloban gastos por viajes, pasajes y otros consumos efectuados con tarjetas con proveedores no residentes.

Los consumos en dólares en el exterior se volvieron más convenientes por dos motivos. Por una parte, este tipo de cambio está ligado a la evolución del dólar oficial o mayorista, que desde el 14 de agosto está fijo en 350 pesos. Por el otro, también desde el 14 de agosto el Gobierno redujo de 25 a 5 por ciento la percepción a cuenta de Bienes Personales.

El dólar turista, también llamado “Qatar” por la ola de viajes para presenciar el Mundial de Fútbol de 2022, promedió ayer los $660,62, con una carga tributaria del 80%, al añadirle al tipo de cambio oficial la comisión del banco, un 30% del Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), un 45% a cuenta de Ganancias y el 5% a cuenta de Bienes Personales.

De esta forma, está 145 pesos o un 18,1% más barato que el dólar libre, y también es más accesible que el dólar MEP, hoy a $725 con la intervención del Banco Central, y que el “contado con liquidación” para exteriorizar divisas, en los 840 pesos a través de acciones y Cedear.

Por otra parte, quedó muy cerca del dólar “ahorro” o “solidario”, que es el más barato de todos los segmentos del mercado, en un promedio de $642 en bancos, con una carga tributaria total del 75 por ciento.

Habida cuenta de la rampante inflación que atraviesa la economía argentina, que en septiembre se acercaría al 140% anual, el dólar “turista” registró un alza del 143,3% interanual desde los $271,58 del 3 de octubre del año pasado, un aumento de precio que no parece exagerado si se considera que el dólar “blue” se encareció 183,5%, desde los $284 del 3 de octubre del año pasado.

Viajar al exterior cuenta con un beneficio extra: la suba de los costos internos de hacer turismo dentro del país, debido a la creciente demanda promovida por el programa PreViaje, con la preventa turística que reintegra el 50% del valor del viaje entre el 29 de septiembre y el 17 de octubre.

Hay que recordar además que los contribuyentes que pagan Impuesto a las Ganancias pueden deducir el 45% en las declaraciones anuales que se realizan en la AFIP a través del formulario web 572. Quienes no están inscriptos en este tributo, deben esperar todos los años que se abra un período específico fijado por el organismo recaudador para exigir la devolución a través de un depósito en una cuenta bancaria.

Un déficit difícil de revertir

Según el último Balance Cambiario del Banco Central, los egresos brutos por “Viajes y pasajes”, se redujeron en USD 67 millones (-8%) en agosto, aunque de todos modos alcanzaron importantes 728 millones de dólares.

Por su parte, los ingresos brutos por viajes y pasajes totalizaron en agosto USD 180 millones, aumentando un 378% respecto al mismo mes del año anterior. Dicho incremento se produjo en el marco de lo establecido por la Comunicación “A” 7630 del 3 de noviembre del 2022, donde, con el fin de impulsar los ingresos de divisas del turismo receptivo, se resolvió excluir del requisito de liquidación en el mercado de cambios a los ingresos de fondos con tarjetas de no residentes, cobros por servicios turísticos contratados por no residentes y por cobros de servicios de transporte de pasajeros no residentes. Esto les permite a los receptores aplicar un tipo de cambio más elevado a los consumos con tarjeta en el país de turistas no residentes.

El déficit por turismo -al restar egresos por turismo emisivo e ingresos por el receptivo- quedó en agosto en los USD 548 millones, mientras que en el acumulado de los últimos doce meses el rojo sectorial alcanza abultados 6.237 millones de dólares.