Tras el despertar del dólar, Economía busca cubrir $530.000 millones con bonos atados al tipo de cambio

En el equipo económico buscan sostener la calma en las cotizaciones paralelas para evitar un impacto en la inflación. Finanzas ofrecerá títulos indexados a inflación con vencimiento hasta 2025

Guardar

Nuevo

Foto de archivo . Una persona en el edificio del Ministerio de Economía en el distrito financiero de Buenos Aires, Argentina, July 4, 2022. REUTERS/Agustin Marcarian
Foto de archivo . Una persona en el edificio del Ministerio de Economía en el distrito financiero de Buenos Aires, Argentina, July 4, 2022. REUTERS/Agustin Marcarian

Tras el despertar de los dólares paralelos, que llevó este jueves por la tarde al contado con liquidación por encima de los $520 y al dólar blue por arriba de los $500 en medio de una situación cada vez más críticas de reservas, el Ministerio de Economía saldrá este viernes a licitar una serie de bonos, entre ellos uno atado al tipo de cambio, para cubrir unos $530.000 millones de vencimientos de títulos en pesos.

En el equipo económico evitan hablar de una situación crítica en las cotizaciones financieras del dólar y en el dólar blue, aunque la aceleración de sus precios en lo que va de julio coincidió con las demoras en las negociaciones técnicas con el Fondo Monetario Internacional, con el que el Palacio de Hacienda aún no pudo llegar a un acuerdo técnico que allane el camino a desembolsos para reforzar las arcas del Banco Central.

Hay un diagnóstico que suele repetir el ministro de Economía Sergio Massa y es que, en la primera aceleración de precios que tuvo lugar en los primeros meses del año hubo un peso determinante en la volatilidad de los dólares paralelos. Ese principio es el que sobrevoló algunas de las medidas que tomó el equipo económico en los últimos meses y que ahora espera un guiño del FMI: con algún aporte adicional de divisas, Economía espera poder mantener todo lo que pueda la tranquilidad en ese frente durante los meses electorales.

Hay un diagnóstico que suele repetir Massa y es que, en la primera aceleración de precios que tuvo lugar en los primeros meses del año hubo un peso determinante en la volatilidad de los dólares paralelos

Por lo pronto, en el calendario financiero de Economía, aparece sobre el cierre de la semana la primera de dos instancias decisivas para el programa financiero. Serán dos licitaciones de deuda en pesos a lo largo de julio, y en esta primera escala, en colocaciones que tendrán lugar primero este viernes por la tarde, y una segunda tanda más acotada el lunes próximo, el Gobierno buscará cubrir vencimientos por unos $530.000 millones.

A lo largo del mes, según información de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) habrá, por títulos en pesos, obligaciones de pago apenas superiores al billón de pesos, una exigencia que quedó reducida tras el canje de deuda que tuvo lugar en junio.

Para la licitación de este viernes, la Secretaría de Finanzas pondrá sobre la mesa un menú amplio de variantes: por un lado, habrá un bono atado al tipo de cambio mayorista (más un 0,40% extra de interés), el que administra el Banco Central, y que tendrá como fecha de finalización el último día de abril del año próximo. Es uno de los bonos más largos de los que ofrecerá este viernes.

Massa junto al equipo de la Secretaría de Finanzas, tras el canje que tuvo lugar en junio
Massa junto al equipo de la Secretaría de Finanzas, tras el canje que tuvo lugar en junio

Habrá otra serie de títulos que están indexados a la inflación. Entre ellos habrá una letra ajustada a CER con vencimiento el 18 de octubre y una segunda letra que finaliza el 23 de noviembre. Entre los bonos, habrá uno atado a precios que ofrecerá una tasa adicional de 1,55% anual y que terminará el 26 de julio del 2024 junto con uno al 14 de febrero de 2025 (con una tasa extra de 4,25%).

Por último, ofrecerá Finanzas títulos a tasa fija: uno al 31 de julio específico para Fondos Comunes de Inversión (FCI), otra a descuento para fines de octubre, y el más largo, un Bonte a agosto de 2025, que está direccionado para que los bancos puedan integrar encajes.

En el primer semestre del año la Secretaría de Finanzas tuvo un resultado neto, por encima de los vencimientos, de 1,8 billones. Así, el Tesoro financió prácticamente 3 de cada 4 pesos de déficit con emisión de bonos y el resto con asistencia del Banco Central.

El Gobierno buscará cubrir vencimientos por unos $530.000 millones con bonos atados a la inflación y al tipo de cambio con fechas de finalización hasta febrero de 2025

Según un informe de Invecq, en junio el Tesoro se endeudó con un plazo promedio de 9,2 meses, una mejora de 16 y 30 días frente a mayo y abril. A su vez, cabe destacar que estos plazos están muy por encima de los valores del primer trimestre (4,5 meses promedio), o del segundo semestre del año pasado (5,2 meses promedio).

En junio, el 47% del financiamiento bruto se obtuvo vía instrumentos atados a CER, otro 22% correspondió a títulos dollar-linked, y otro 23% restante se lo llevó un bono dual. El 7% restante está explicado por Lelites, a tasa fija y cuyo interés trepó al 141,7% anual en promedio, lo que implicó un aumento de la tasa de 2,3 puntos porcentuales respecto a mayo. Un fenómeno que se observa en lo que va del año es la creciente indexación de los bonos en pesos, ya sea al dólar o la inflación.

“Prácticamente la totalidad (92%), de los vencimientos restantes del año están indexados a la inflación o al dólar oficial. Lo mismo para 2024: 99% de los pagos serán por instrumentos dollar-linked, duales o CER”, estimó la consultora Equilibra.

Seguir leyendo: