El presidente del BCRA aseguró que los controles al dólar podrían relajarse dentro de un mes si se logra un acuerdo con los bonistas

En una entrevista con la agencia Bloomberg, y a horas de anunciar medias que restringen aún más el acceso de empresas y argentinos a la divisa, Miguel Pesce aseguró que lo que se ve en el mercado son "presiones especulativas y oportunistas” y que “ningún líder empresarial se queja del tipo de cambio”

Miguel Pesce, presidente del Banco Central (María Amasanti/Bloomberg)
Miguel Pesce, presidente del Banco Central (María Amasanti/Bloomberg)

El Banco Central de Argentina tiene la intención de aliviar las restricciones monetarias tan pronto como el 30 de junio si el Gobierno llega a un acuerdo con los acreedores que sea bien recibido por los mercados, dijo el presidente del banco central, Miguel Pesce.

“Espero que podamos liberar el mercado una vez que se resuelva esta negociación”, dijo Pesce en una entrevista telefónica. “Tendremos que ver cómo responde el mercado al estímulo si la negociación es exitosa”, dijo.

Pesce y el directorio del Banco Central implementaron nuevos controles el jueves por la noche, restringiendo el acceso de las empresas al mercado de divisas para pagar las obligaciones en el extranjero en dólares u otras monedas. Las empresas que liquidan bonos del gobierno denominados en pesos para moneda extranjera deben esperar 90 días antes y 90 días después de cualquier transacción. Las últimas restricciones son parte de una represión de un mes sobre los tipos de cambio no oficiales de la nación.

Argentina atraviesa una crisis monetaria. A pesar de los controles estrictos, los pagos de la deuda estancados y el bloqueo a nivel nacional por el Covid-19, los dólares que tanto necesitan todavía están saliendo del país. Las reservas extranjeras del Gobierno cayeron a un mínimo de cuatro años la semana pasada, totalizando menos que cuando el Fondo Monetario Internacional comenzó un programa de préstamos de USD 56 mil millones en 2018.

"Lo que estás viendo hoy son presiones especulativas y oportunistas", dijo Pesce, quien agregó que el tipo de cambio actual es competitivo. "Ningún líder empresarial se queja del tipo de cambio".

Burocracia y barreras

Sin embargo, los importadores argentinos que a menudo necesitan pagar los envíos en dólares se quejan. La mayoría de los precios de importación están vinculados al tipo de cambio no oficial, que en las últimas semanas se ha vuelto dos veces más caro que el tipo oficial que las empresas deben usar para convertir los ingresos obtenidos en el extranjero en pesos.

La tasa no oficial ha aumentado significativamente a medida que el banco central comenzó a financiar algunos gastos fiscales, alimentando las preocupaciones sobre una mayor inflación ya que el país ya está en mora.

La base monetaria de Argentina ha aumentado hasta un 24% desde que comenzó la cuarentena el 20 de marzo, aunque fluctúa día a día. Tal crecimiento en un momento de caída de la actividad económica y la baja demanda de pesos generó preocupación.

Los argentinos ven un aumento de los precios del 47% en los próximos 12 meses, el nivel más alto de expectativas desde al menos 2006, según una encuesta. Esas proyecciones están alentando a los argentinos a buscar dólares.

“Desde agosto, el banco central ha estado poniendo palos en el volante, con diferentes anuncios que agregan burocracia y barreras al comercio”, dijo Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores de Argentina. “El gobierno espera ganar tiempo con esto, mientras que su atención se centra en resolver la deuda externa”.

Seguí leyendo:

Jornada financiera: los bonos del canje treparon hasta 7% y el Central sumó USD 180 millones a las reservas por los nuevos controles

Complejo Al Río: el Gobierno anuló la concesión de un predio premium que había otorgado Macri a Vicente López el año pasado

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS