El presidente argentino Alberto Fernández le pidió al Banco Central que estudiara el problema de los créditos ajustados por UVA
El presidente argentino Alberto Fernández le pidió al Banco Central que estudiara el problema de los créditos ajustados por UVA

El Gobierno anunciará la semana próxima una salida para el problema de las personas que tomaron créditos ajustados por inflación.

Así lo informaron a Infobae calificadas fuentes oficiales y del sistema financiero, que indicaron que la intención oficial es que no se mantenga más el congelamiento de las cuotas hacia adelante.

“Se está terminando una propuesta de esfuerzo compartido para que no tenga que pagarse más subsidio”, indicó una fuente.

El “esfuerzo compartido” se repartirá entre los bancos y los tomadores de los créditos, aclaró el funcionario.

La opción más probable es que los bancos les otorguen a los acreedores beneficiados por el congelamiento, que termina a fin de mes, un plazo determinado para pagar la diferencia entre la cuota que pagaron y la que deberían haber pagado si se hubiera indexado. Sería a través de plan de pagos.

Esto significa que los bancos asumirán una ligera pérdida al prorrogar el cobro de esa deuda y, a su vez, los tomadores del crédito deberán pagarlo, aunque sea en cuotas.

En agosto último, luego de perder las elecciones primarias, el gobierno de Mauricio Macri anunció que se congelarían las cuotas de los créditos hipotecarios de hasta 140 mil UVA.

La medida fue extendida por el gobierno de Alberto Fernández, quien a principios de este mes expresó que “el tema llegó a la Corte Suprema” en materia de créditos hipotecarios en 2008, que “planteó el principio del esfuerzo compartido; es decir: pasó algo que ni el acreedor ni el deudor habían previsto”.

El Alto Tribunal lo aplicó en aquel entonces en un caso de una financiación en dólares destinada a una vivienda familiar.

“Entonces los dos tienen que hacer un esfuerzo. Con el tema de los UVA estamos trabajando bajo esa lógica, buscando que los mecanismos de incrementos sean sensatos”, expresó el Presidente.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, no quiere terminar con los préstamos ajustables
El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, no quiere terminar con los préstamos ajustables

Como en aquel momento el Gobierno no tenía prevista una solución clara respecto al tema, el Jefe del Estado agregó que se “decidió prorrogar un mes más el congelamiento; pero estén seguros de que el sistema tal como estaba funcionando no va a volver.

De hecho, en la ley de Emergencia Económica se estableció que el Central debía evaluar el funcionamiento de estos créditos en función del mencionado criterio del esfuerzo compartido.

Desde aquel entonces hasta ahora, trabajan en una solución la Casa de Gobierno, el Ministerio de Economía, el Ministerio de Vivienda y el Banco Central, que, a su vez, comunicó la cuestión a los bancos públicos y privados.

La intención de terminar con el subsidio fue decidida, según otra de las fuentes consultadas, básicamente por el Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán, que no quiere dar por caído este instrumento de indexación.

La intención oficial es que no se mantenga más el congelamiento de las cuotas hacia adelante

En cambio, la ministra de Vivienda, María Eugenia Bielsa, había expresado fuertes reservas sobre la continuidad de los créditos ajustados por UVA, al expresar que “es un mal crédito porque es malo en términos que está pensado para algo que luego no sucedió”, ya que la inflación no bajó como pensaba el gobierno de Macri, sino que ocurrió lo contrario.

Sin embargo, hace una semana aclaró que la solución que se aplicaría “probablemente no abarque a todo el universo de los tomadores".

El problema más relevante desde el lanzamiento de estos créditos hasta ahora fue el aumento de la relación entre la cuota y los ingresos de los que tomaron los créditos, en un contexto de alta inflación y caída del empleo.

De todos modos, el nivel de mora en los créditos indexados por UVA es del 0,5% sobre un stock que, a fines de noviembre último, llegaba a unos 240 mil millones de pesos. Se trata apenas de 705 casos.

El 73% de estos préstamos se generó en los bancos públicos, 16% en privados nacionales y 11% en los privados extranjeros.

La normativa original de los préstamos UVA contempla la posibilidad de extender el plazo de repago sin aumentar las cuotas si las mismas se encarecen un 10% por encima del valor que hubieran tenido en base al crecimiento de los salarios.

Seguí leyendo: