El ministro de Economía bonaerense, Pablo López, y el gobernador Axel Kicillof
El ministro de Economía bonaerense, Pablo López, y el gobernador Axel Kicillof

La provincia de Buenos Aires no consiguió alcanzar el umbral de 75% de acuerdo de sus acreedores que necesitaba obtener hoy para poder postergar hasta mayo el pago de USD 250 millones que vencen el 26 de enero próximo. Cumplido el plazo para las respuestas de los bonistas, el distrito que gobierna Axel Kicillof decidió extender hasta el 31 de enero la consulta al mercado con la esperanza de evitar el default sin tener que pagar el vencimiento.

Hoy a las 13 se cerró el proceso de “solicitud de consenso” que lanzó la Provincia durante la semana pasada. Hasta esa hora los tenedores del Bono Buenos Aires 2021 (BP21) tenían tiempo para aceptar que el pago de USD 250 millones previsto para el lunes próximo se postergara hasta el 1° de mayo. Para hacerlo sin que el Gobierno provincial cayera en default se necesitaba que tenedores de ese bono que entre todos sumaran el 75% de la emisión o más aceptaran la nueva fecha de pago. Pero ese nivel no se consiguió.

Sin embargo, Kicillof insistirá en su objetivo. El plazo para aceptar la propuesta de postergación se extiende ahora al 31 de enero. Pocos días antes de que venza el período de gracia en el que, en caso de impago, se declararía un default.

A través de un comunicado, el Ministerio de Economía bonaerense oficializó la extensión del proceso de consulta. “En el marco de la estrategia comunicada por el Gobierno Nacional que procura recuperar la sostenibilidad de la deuda pública argentina, la provincia de Buenos Aires anuncia a los tenedores de sus bonos USD 750M 10.875% con vencimiento en 2021 que ha extendido hasta las 17 horas (horario de Bruselas/Luxemburgo) del 31 de enero de 2020 el plazo para otorgar su consentimiento a diferir el vencimiento del pago de capital previsto para el 26 de enero de 2020 hasta el 1 de mayo de 2020”, dijo.

La extensión del proceso de solicitud de consenso, dijeron, se debe a que existe un “diálogo constructivo” en marcha.

"A la fecha hemos recibido el apoyo de un número significativo de bonistas, y continuamos en diálogo con inversores institucionales cuya participación permitiría arribar al resultado buscado. Para que el proceso tendiente a recuperar la sostenibilidad de la deuda provincial continúe de manera ordenada, y contemplando a la totalidad de nuestros acreedores, consideramos que este es un paso fundamental. Por ello, y dado que la situación de la Provincia no ha cambiado, hemos resuelto utilizar todo el tiempo a nuestro alcance para lograr el entendimiento necesario de los acreedores para postergar el pago de capital”, dijo el ministro de Economía bonaerense, Pablo López, según cita el comunicado.

Tiempo de descuento

El 26 de enero el BP21 debe pagar USD 250 millones de capital y otros USD 27 millones de intereses. La semana pasada la Provincia de Buenos Aires oficializó que no podrá hacer frente a ese vencimiento y lanzó una “solicitud de consenso” para postergar el pago del capital hasta el 1° de mayo.

La solicitud tenía como fecha límite el día de hoy, 22 de enero, a las 13 horas de la Argentina. Cumplido el deadline, las adhesiones que se presentaron no fueron suficientes como para alcanzar el 75% del capital emitido de BP21, con lo cual la propuesta no prosperó. Las condiciones de emisión de ese título colocado en 2011 establecen ese umbral como el mínimo necesario para cambiar las condiciones del contrato de deuda.

Según pudo reconstruir Infobae, tenedores con más del 25% del total de la emisión en sus manos decidieron no aceptar la propuesta de postergación de pagos. Para ellos, no era claro cuál es el plan bonaerense ni por qué en mayo tendría la capacidad de pagar lo que no cumplió en enero.

“No tenía sentido aceptar una propuesta en la que no se detallaba cuál iba a ser la propuesta final de reestructuración, porque era postergar para que en mayo posterguen el pago otra vez”, dijo una persona que asesoró a tenedores del BP21. “En estas condiciones agresivas y con tan poco tiempo, prefirieron decir que no”, agregó.

Ahora el proceso se empieza a manejar en tiempo de descuento. La nueva fecha límite fijada para la consulta a los acreedores cierra después del día de pago establecido en el contrato de emisión del bono BP21, con lo cual la Provincia ya no pagaría el capital en tiempo y forma. Queda ver, por otro lado, si paga los intereses el 26 de enero, como estaba previsto originalmente.

Aunque no pague todo o parte del vencimiento ese día -es domingo, así que cualquier giro se concretaría el lunes siguiente- la provincia todavía no caería en default. Existe un plazo de gracia de 10 días para incumplimientos en el pago de capital, que se cumple el 5 de febrero. En caso de haber un retraso en el pago de intereses, el plazo de gracia es de 30 días.

Dentro de esos tiempos el Gobierno provincial tiene la chance de conseguir el umbral de aceptación del 75% o, en caso de no obtenerlo, decidir si paga o no. Sin el consenso necesario ni pago del vencimiento, el distrito caería en default.

Seguí leyendo: