El uso de la capacidad instalada de las fábricas volvió a caer en agosto 2,5 puntos porcentuales respecto del mismo mes del año pasado. La cifra se ubica en el 60,5%, un nivel inferior al registrado en el mismo mes de 2018, cuando representaba 63 por ciento. Y es el mes 16 de baja consecutiva interanual.

Los datos, que como es habitual en estos informes, llegan con 60 días de rezago. En este caso, son del mes del las PASO y la devaluación. Los siguientes informes seguramente mostrarán mayor impacto del contexto económico en estas categorías.

Otra vez, el sector más afectado de la industria automotriz, con una utilización de sólo 43,5 por ciento.

“Los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son productos textiles (58,8%), edición e impresión (57,9%), sustancias y productos químicos (51,6%), productos de caucho y plástico (50,2%), la industria metalmecánica excepto automotores (47,5%) y la industria automotriz (43,5%)”, detalló el Indec.

Entre los que subieron, en tanto, están: industrias metálicas básicas (81,8%), refinación del petróleo (79,8%), papel y cartón (73,4%), productos minerales no metálicos (71,9%), productos del tabaco (64,6%) y productos alimenticios y bebidas (63,3%).

“El porcentaje de utilización de la capacidad instalada de la Industria de manufacturas fue el más bajo para los agostos de los últimos 4 años”, detallaron desde el IARAF los economistas Nadin Argañaraz y Bruno Panighel.

“Caucho y plástico, Química, Edición e Impresión y la Industria Textil también arrojan utilización menor al 60% de la capacidad. El paro es significativo en estos segmentos de la industria. Del otro lado, con mayor utilización de capacidad instalada, se encuentran las Industrias del Petróleo y las Industrias de Metales Básicos empujadas por la exploración y explotación de Vaca Muerta”, agregaron al análisis.

Según el IARAF, los datos de los últimos meses de 2019 mostrarán una continuidad de la contracción en el uso de la capacidad instalada del sector industrial manufacturero, aún sobre la baja base de comparaciones de fines de 2018. “Dado que los sectores operan con un amplio porcentaje de capacidad ociosa, tampoco es esperable que haya inversiones que dinamicen la actividad de la Industria Manufacturera”, dijeron.

Seguí leyendo: