La charla íntima de Alexis Mac Allister con Messi tras ser campeón y su espina clavada en el Mundial de Qatar: “Me arrepiento”

El volante de 24 años desgranó el camino de la selección argentina en el último Mundial en la antesala al primer aniversario del título

Compartir
Compartir articulo

“Mire la Copa del Mundo. ¿Cómo uno no va a querer esa cosa? Me mato por la Copa del Mundo”. Carlos Salvador Bilardo inmortalizó una frase tan histórica como memorable en el fútbol argentino y la racha de 36 años sin ganarla por parte de la Argentina, que fue interrumpida en el Mundial de Qatar, puso de manifiesto la obsesión de un trofeo icónico en este deporte, cuyo privilegio de tocarlo le pertenece a pocas personas en el mundo. Uno de ellos fue Alexis Mac Allister, quien se quedó con una deuda pendiente desde aquella consagración frente a Francia.

El 10 del Liverpool de Inglaterra concedió un reportaje para el ciclo Campeones, un año después transmitido por Star+ y, frente a la pregunta sobre qué es la Copa del Mundo, Mac Allister se sinceró: “Es lo más lindo que hay. Lamentablemente, hoy me arrepiento de que, en ese momento, no la tuve tanto en mis manos, pero había muchas personas que estaban ahí y querían tenerla. Ojalá que en otro momento pueda tener la posibilidad de tocar la verdadera otra vez. Quiero otra Copa del Mundo, jugamos para ganar. Sabemos lo difícil que es, pero siempre hay lugar para seguir soñando”. Vale recordar que la copa original permanece en manos de los jugadores solamente durante la premiación y, luego, es reemplazada por una réplica ya que la distinción oficial se la queda la FIFA.

En charla con Sebastián Vignolo, el pampeano de 24 años se refirió al abrazo mantenido con Lionel Messi después de proclamarse ganadores de la cita mundialista: “Le dije todo lo que en tres años no le dije. No soy una persona que habla tanto con él, son solo momentos. Soy bastante tímido y me da un poco de vergüenza, pero era el momento. Si no era ahí, no era nunca más. ¿Qué le dije? Le agradecí por todo, por cómo nos recibe, por cómo nos ayuda y porque nos hizo salir campeones del mundo”. Fiel a su aspecto introvertido, manifestó que no le pidió a Leo ningún recuerdo del Mundial usado por el capitán: “No, no lo quiero molestar. Que disfrute, para que voy a andar pidiendo, pobre”.

En otro fragmento, Alexis Mac Allister relató cómo vivió los últimos instantes del tiempo suplementario ante Francia con la tapada de Emiliano Dibu Martínez a Randal Kolo Muani en el centro de la escena: “Estaba en el banco. Fui uno de los pocos que reaccionó a la atajada porque todos estaban en shock. Nadie lo podía creer. Aparte, ahí salió rápido el contragolpe y después cabecea Lautaro (Martinez). Fue un momento intenso”.

* Las sensaciones de Mac Allister tras convertir su gol a Polonia

“Dentro de como se podía, viví bastante bien los penales porque el Dibu atajó el segundo (a Kingsley Coman), Paulo (Dybala) hace el gol y ya estaba un poco más tranquilo. Estaba abrazado a Juli (Álvarez) y Gero Rulli”, narró. Y exhibió sus primeras sensaciones como campeón del mundo tras la última ejecución de Gonzalo Montiel: “Me quedé parado. Empecé a caminar, miré para atrás del banco que estaba mi familia, fue lo primero que hice. Crucé toda la cancha caminando, le di la mano al referí, felicité al arquero francés y seguí caminando hasta que llegué al lugar donde estaban festejando mis compañeros”.

Además, el ex jugador de Argentinos Juniors, Boca Juniors y Brighton de Inglaterra se metió de lleno en uno de los momentos más calientes del Mundial con la selección argentina. El cruce ante Países Bajos por los cuartos de final se vivió con varios días de antelación y, en medio de una discusión entre los jugadores en medio de la cancha, Mac Allister empezó a reírse: “Me reí porque se armó un tumulto y había un jugador, que era (Steven) Bergwijn, que me venía a atacar y se le había transformado la cara. Me reía como diciendo: ‘qué te pasa, relájate loco‘. No lo hice para cargarlo, sino que me causó gracia como se le había transformado la cara”.

Por último, habló de su trabajo en la selección argentina y la responsabilidad oculta dentro del plan táctico ideado por Lionel Scaloni: “Siempre trato de ocupar los lugares donde Leo no está. Es un poco mi función. ¿Si lo miré yo o me dijo el cuerpo técnico? Es un poco de todo. Un poco de mirarlo a Leo cuando jugaba con sus anteriores compañeros y del técnico para encontrar esos espacios libres. A Leo le ayuda mucho eso, porque estoy parado en un lugar donde no intervengo mucho en la jugada, pero eso ayuda a sacarle un poco de gente. Si la gente está todo el tiempo con él, yo voy a estar libre. Me caracterizo con buscar esos espacios libres”.