El polémico penal que le cobraron a Nicolás Otamendi y le permitió al Inter remontar un 3-0 frente al Benfica en la Champions League

El Nerazzurro rescató un empate en su visita a Portugal. Ángel Di María fue titular para el conjunto lusitano, mientras que Lautaro Martínez ingresó en el final para los italianos. Las imágenes

Compartir
Compartir articulo

Si hay algo que puede definir a la perfección el partido que animaron Inter de Milán y Benfica en el Estadio da Luz de las tierras lusitanas es la popularmente conocida Ley del Ex. Es que en el encuentro correspondiente a la quinta fecha de la fase de grupos de la Champions League, el combinado portugués logró ponerse en ventaja gracias a la notable producción de Joao Mario, el delantero con pasado en el Nerazzurro que festejó por triplicado en menos de media hora.

El goleador local fue clave para que el equipo liderado por el alemán Roger Schmidt sacara una ventaja de tres goles, pero la reacción de los italianos en el complemento evitó la derrota en territorio ajeno. Y la polémica del final acaparó la atención del planeta.

A través de la vía aérea, el austríaco Marko Arnautovic marcó el primer descuento en una escena que tuvo que ser revisada por el VAR, para que la tecnología trazara las líneas y confirmara la habilitación del delantero. unos instantes después Davide Frattesi llenó de interrogantes a la última línea local con el 3 a 2. Y sobre el final se produjo el escándalo.

Una presunta infracción de Nicolás Otamendi adentro del área confundió al árbitro Andris Treimanis a sancionar la pena máxima. Y desde los doce pasos, Alexis Sánchez no falló: 3 a 3.

Si bien el Inter tiene garantizada su participación en los octavos de final del certamen más codiciado del Viejo Continente, en la última fecha deberá superar a la Real Sociedad para acceder como líder de su zona, ya que el elenco vasco cuenta con la misma cantidad de unidades que los italianos (11), pero ostenta una mejor diferencia de gol. Benfica, en tanto, deberá golear al Salzburgo en Austria para aspirar al consuelo que se llama Europa League.

En primer turno, Alejandro Garnacho se destacó con un gol en el otro emocionante empate que animaron Manchester United y Galatasaray, que también concluyó 3 a 3. La figura argentina que nació en Madrid abrió el marcador a los 11 minutos, mientras que el portugués Bruno Fernandes y al escocés Scott McTominay también celebraron para los de Old Trafford.

El combinado turco, en tanto, tuvo la destacada labor de Mauro Icardi, quien también llegó a la red, pero su conquista fue anulada por una milimétrica posición adelantada. Por lo tanto, la igualdad llegó mediante las intervenciones del neerlandés nacionalizado marroquí Hakim Ziyech, quien festejó por duplicado, y el turco Kerem Akturkoglu.

En el Rams Global Stadium de Estambul la repartición de puntos dejó al conjunto británico en el último puesto del Grupo A, con 4 puntos, mientras que el Galatasaray quedó tercero con 5 unidades por diferencia de gol, dado que el Copenhague de Dinamarca rescató un empate contra el ya clasificado Bayern Múnich que lidera la zona con 13.

Además, en el Grupo B, el Sevilla, con el campeón del mundo Marcos Acuña y Lucas Ocampos entre sus titulares, perdió con el PSV por 3 a 2 y se quedó sin chances de pasar a la siguiente fase. El equipo andaluz, último en su zona con 2 puntos, no pudo mantener la ventaja de dos goles y además sufrió la expulsión de Ocampos a los 20 minutos del segundo tiempo.