El increíble momento en el que los All Blacks levantan una camioneta para permitir el paso del autobús del equipo

El seleccionado de Nueva Zelanda estaba por iniciar su camino hacia la práctica pero un vehículo había bloqueado la salida del bus. El viernes enfrentan a la Argentina en el Mundial de rugby

Guardar

Nuevo

Los All Blacks corrieron un auto que estaba bloqueando su micro

El Mundial de rugby Francia 2023 quedó con cuatro países de pie: Nueva Zelanda, Argentina, Inglaterra y Sudáfrica. Tanto los All Blacks como los Springboks siguen en carrera en búsqueda del cuarto título que los deje en lo más alto en el ranking de consagraciones por lo que la actual cita suma aún mayor importancia. La nación que viste totalmente de negro en cada una de sus presentaciones ya tiene la mente en el duelo del viernes frente a Los Pumas en París, pero su primer entrenamiento tuvo que ser retrasado unos minutos por un inesperado problema.

La cuenta oficial del seleccionado neozeolandés publicó un entretenido fragmento donde los jugadores tuvieron que aplicar el trabajo grupal. “Sos un equipo de rugby y hay un auto bloqueando la salida del micro”, se explica en el inicio del video. A continuación, la cámara enfoca a seis integrantes del plantel sobre el vehículo que se esfuerzan para correrlo del camino. Una vez que hicieron espacio para que el bus pueda salir, volvieron a dejar a la camioneta donde estaba originalmente.

Las risas y los aplausos dominaron la situación que obligó la creatividad de quienes serán protagonistas el 20 de octubre en el Stade de France. “Trabajo en equipo dentro y fuera del campo”, describió la cuenta oficial de los All Blacks. Algunos minutos más tarde, las redes sociales compartieron varias fotos del entrenamiento donde resaltaron las sonrisas y el buen ambiente en el plantel luego de eliminar en cuartos de final por 28-24 a Irlanda, quien en el momento del partido era la nación número 1 del ranking.

En paralelo, la World Rugby confirmó el árbitro que dirigirá la semifinal entre Argentina y Nueva Zelanda: el australiano Angus Gardner. A diferencia de la designación de Jaco Peyper para los cuartos frente a Gales, esta decisión dejó conformes a ambas naciones. El referí estuvo a cargo cuando Los Pumas vencieron a los All Blacks por primera vez en el Bankwest Stadium hace tres años. Además, fue protagonista en el enfrentamiento más reciente entre los dos equipos en Mendoza, que los de Oceanía ganaron 41-12 y será la quinta vez que arbitre un partido entre los países del hemisferio sur.

A diferencia del resto del mundo, en tierras neozelandesas se trata con pragmatismo un nuevo enfrentamiento contra la albiceleste. La actual camada de jugadores de los All Blacks sufrió un durísimo golpe en las semifinales de Japón 2019 con Inglaterra y no quiere saber nada con volver a vivir esa sensación. Grandes figuras como Ardie Savea, Richie Mo’unga, Codie Taylor, Will Jordan, Scott Barrett, Jordie Barrett y Rieko Ioane nunca jugaron un partido por el título en la Copa del Mundo mientras que el capitán Sam Cane sólo pudo vivir el último minuto de la final de 2015.

Otra preocupación que predomina en los medios es que el equipo que jugó frente a Irlanda desde el arranque es prácticamente el mismo que en la histórica vitoria de Argentina en Christchurch en 2022. “El dolor de aquella derrota todavía sigue vigente. Los All Blacks respetan a Los Pumas y tratarán la preparación de la misma manera que la semana pasada”, explicó el New Zealand Herald al respecto.

El tercer argumento que aparece sobre la mesa tiene al australiano Michael Cheika como foco. Catalogado un “entrenador astuto”, el nacido en la nación de los Wallabies mantiene una rivalidad personal con Nueva Zelanda y es “un estratega a la hora de encontrar y explotar debilidades de los All Blacks”. Las cartas ya están sobre la mesa, los protagonistas se conocen y sólo queda aguardar a la patada inicial del viernes en el Stade de France para ver si Argentina es capaz de meterse por primera vez en la final de una Copa del Mundo.

Guardar

Nuevo

Ver más