La sorprendente sentencia de Jorge Almirón tras la caída de Boca en el Superclásico: “Nos dirigió un árbitro que es de River Plate”

El entrenador puso en duda la labor de Andrés Merlos y apuntó contra sus decisiones en la jugada previa al primer gol y en el tanto anulado a Cavani. “Nos fue empujando de a poco con las faltas normales”, subrayó

Compartir
Compartir articulo

Jorge Almirón habló después del Superclásico que River Plate le ganó 2-0 a Boca Juniors por la Copa de la Liga que se jugó en La Bombonera, y el entrenador local sorprendió al subrayar en conferencia de prensa que el partido fue dirigido por un árbitro, Andrés Merlos, que “es hincha de River Plate y que se mostró en todos lados con esa camiseta”.

“Nos había pasado en el partido anterior en cancha de ellos. Salió en todos lados que Merlos es hincha de River. Se muestra con la camiseta de River. Eso no puede pasar. No puede pasar esto porque se presta a estas confusiones y estas dudas. La falta del primer gol fue clara, la vimos al lado del banco. La jugada sigue y termina en gol. Y la de Cavani es milimétrica. Uno se queda con cierta duda porque en las jugadas claves nos desfavorece. Por cómo fue llevando el partido. Los que estuvimos dentro de la cancha nos damos cuenta cuándo nos van empujando con faltas normales”, sentenció en la conferencia de prensa.

En otra pregunta insistió sobre el tema y añadió que “para él (Merlos) es muy difícil que salga en todos lados que es hincha de River y que tenga que dirigir el Superclásico. No se entiende”. Y remarcó que “se hablará del arbitraje, de los momentos del partido. Fue muy fino todo”.

En el final de la conferencia le volvieron a consultar por el arbitraje de este Superclásico y el anterior jugado en el Monumental por la Liga Profesional, que se definió con un gol de penal que convirtió Miguel Borja. El estratega indicó que “me quedé con una sensación muy mala porque si el VAR se puso para algo y si iban al VAR se iba constatar no hubo falta falta (la del penal). Ahora hay que tratar de recuperar a los muchachos y pensar en el partido del jueves.

Vale remarcar que la falta de Paulo Díaz a Weigandt en el primer tanto existió, pero en el medio la jugada se interrumpió dos veces. Por eso no intervino el VAR: no formó parte de la misma secuencia; se trató de una jugada del juez. Sí da toda la impresión de que Cavani, el momento de salir el centro de Weigandt, estaba habilitado en la conquista anulada.

Sobre por qué puso un equipo suplente este domingo, explicó que “fue para cuidar la integridad y pensar en el partido del jueves (la revancha ante Palmeiras por la semifinal de la Copa Libertadores) es trascendental y me guié por un equipo que estuviesen descansando. Es difícil jugar el jueves y el domingo. No lo hablé con los jugadores, pero lo sentí de esa manera. No estábamos sufriendo. Nos salió todo al revés. Fue lo que se vio”.

Más frases de Almirón:

La falta de gol del equipo. “Los partidos se ganan con goles. En un clásico hay pocas chances En el partido tuvimos pocas chances y en las jugadas dudosas nos cobró en contra. Un empate hubiese sido justo por lo que se vio. Por lo que se juega, porque se juega con dientes apretados, porque son partidos muy cerrados. Nos quedamos con mucha bronca por el esfuerzo que se hizo y es un golpe fuerte. Pero ya estamos pensando en los jugadores para el jueves (partido contra Palmeiras). Esperemos que el equipo se recupere y vaya por todo el jueves”.

Duelo contra Palmeiras. “Se viene un partido histórico el jueves para intentar pasar a la final de la Copa Libertadores. Primero tenemos que recuperarnos físicamente. Duele, carcome, pero hay que recuperarse rápido, como en todo en la vida. No hay tiempo para lamentarse. Hay que superar este golpe porque no es bueno”.

Cruce con Tato Aguilera. El periodista de TyC Sports le preguntó qué le dolía más, si el mal rendimiento del equipo en el primer tiempo o el arbitraje de Merlos. “No fue un buen partido. Tampoco vi que hayan sido que fueran muy superiores. En la mitad nos ganaron en algunos duelos, pero no nos patearon al arco. Fue un equipo nuevo el que tocó para arrancar y no había jugado nunca. Confié en el grupo que le tocó jugar. Es una decisión que tomé. Podría haber puesto a los jugadores que estuvieron el jueves y podrían haberse lesionado. En el ritmo de juego no vi una diferencia de un equipo al otro, fue muy parejo. Si terminábamos 0-0 el primer tiempo era el resultado normal. Si esa falta la hubiese cobrado hubiese sido lo normal (previa al primer gol de River Plate). Perdiendo 1-0 no es fácil revertirlo. Tuvimos situaciones. A veces es difícil jugar cuando estás en la adversidad con el resultado. A veces tomás decisiones apresuradas. Son cosas para pensarlas en frío. Entiendo la malicia de la pregunta, pero no la comparto, pero yo siempre tomo lo positivo y lo negativo lo guardo para adentro porque cuando te toca perder eso queda para el análisis grupal”.

Este domingo River Plate venció 2-0 a Boca Juniors en el Superclásico por la séptima fecha de la Copa de la Liga, donde ahora es segundo en la Zona A a un punto de Independiente. Volvió a ganar en La Bombonera luego de cinco años. Y regresó a la victoria de visitante luego de siete partidos: no festejaba desde el 12 de junio pasado en la goleada 4-1 ante Banfield en el Florencio Sola, por la Liga Profesional, certamen que terminó logrando el conjunto dirigido por Martín Demichelis.