La belleza de la semana: “Retrato de Ramón Gómez de la Serna”, de Diego Rivera

Con colores vibrantes, el artista capturó no solo la física sino la esencia innovativa de escritor español, reflejando una conexión profunda entre ambos

Compartir
Compartir articulo
“Retrato de Ramón Gómez de la Serna”, de Diego Rivera, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires
“Retrato de Ramón Gómez de la Serna”, de Diego Rivera, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

En 1927, durante una estancia en Madrid, el muralista mexicano Diego Rivera capturó la esencia del escritor español Ramón Gómez de la Serna en una obra que destaca por su vitalidad y retrata la profunda conexión entre ambos. Este retrato, que refleja tanto la amistad como la admiración mutua entre el artista y el literato, sobresale dentro de la carrera de Rivera, principalmente reconocida por sus murales que narran la historia y cultura de México.

Rivera escogió una paleta de colores vibrantes y contrastantes para resaltar las características distintivas de Gómez de la Serna, como su bigote y sus penetrantes ojos, usando un fondo oscuro y enigmático que realza la presencia del escritor y sugiere su rica carrera como ensayista y escritor a través de elementos simbólicos alusivos a su trabajo. La técnica y la composición del cuadro no solo demuestran la maestría artística de Rivera, sino que también evidencian la profundidad de la relación entre ambos personajes, ofreciendo una mirada íntima a su compleja amistad y respeto mutuo.

Más allá de su belleza estética, el retrato es un testimonio duradero de la conexión cultural entre estas dos figuras excepcionales del arte y la literatura de principios del siglo XX. Cada detalle y pincelada en la obra de Rivera revela la inmensa admiración y pasión que sentía por Gómez de la Serna, narrando no solo la historia de un individuo, sino también de una amistad que trasciende el tiempo y el espacio. Esta pieza se mantiene como un recordatorio de que, en el vasto universo del arte, las conexiones humanas son tan valiosas como las obras que estas inspiran, uniendo a las personas más allá de fronteras con un lazo eterno de admiración y respeto. El Malba exhibe desde hace años otra obra emblemática de Rivera, el cuadro cubista Retrato de Ramón Gómez de la Serna, de 1915.

Ramón Gómez de la Serna
Ramón Gómez de la Serna

El renombrado muralista Diego Rivera, nacido el 8 de diciembre de 1886 en Guanajuato, México, dejó un legado indeleble en el arte mexicano con su obra que fusiona elementos culturales e históricos de México, así como su marcada inclinación política y social. Rivera, quien falleció el 24 de noviembre de 1957 en la Ciudad de México, es recordado por sus murales que adornan edificios emblemáticos como la Secretaría de Educación Pública, el Palacio Nacional de México y la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, su vida personal capturó el interés público, especialmente su matrimonio con la pintora Frida Kahlo.

Desde temprana edad, Rivera mostró una profunda pasión por el arte, lo que lo llevó a estudiar en la Academia de San Carlos de la Ciudad de México. Su deseo de crecimiento y expansión artística lo condujo hacia Europa, donde se impregnó de tendencias como el cubismo. Al volver a México, su obra tomó un enfoque particular hacia los murales, a través de los cuales comunicó su visión política y social, abrazando los ideales comunistas. Su habilidad para tejer la riqueza cultural mexicana con su compromiso político lo elevó a la posición de uno de los muralistas más distinguidos del siglo XX.

Una de las obras de Diego Rivera en el MoMa
Una de las obras de Diego Rivera en el MoMa

Frida Kahlo y Diego Rivera fueron dos de los artistas más reconocidos de México en el siglo XX, cuya relación estuvo marcada tanto por un profundo vínculo amoroso como por una serie de desafíos y controversias. Se casaron por primera vez en 1929, cuando la diferencia de edad entre ellos era notable, Rivera siendo 20 años mayor que Kahlo.

Su matrimonio estuvo lleno de infidelidades por parte de ambos, siendo una de las más notorias la relación de Diego con la hermana de Frida, Cristina Kahlo. A pesar de los continuos conflictos, se divorciaron en 1939, solo para volver a casarse un año después. La relación entre ambos fue fundamentalmente una gran asociación creativa, en la que se influenciaron mutuamente en sus obras; Kahlo llegó a decir que hubo dos grandes accidentes en su vida: el tranvía que la lesionó gravemente y Diego Rivera. Más allá de su turbulenta vida conyugal, compartían compromisos políticos, siendo ambos fervientes comunistas, lo que también se reflejaba en su arte y en su participación activa en cuestiones políticas y sociales de su tiempo. Rivera y Kahlo permanecieron juntos hasta la muerte de Frida en 1954.

Diego Rivera y Frida Kahlo
Diego Rivera y Frida Kahlo

Rivera es reconocido no sólo por su indiscutible talento y contribución al arte mexicano, sino también por su activismo político, un aspecto que permeó tanto su obra como su vida personal. Este compromiso con los ideales comunistas se reflejó en sus relaciones y amistades dentro de círculos intelectuales y políticos, marcando su paso por la historia no solo como artista sino también como figura pública.

La obra y vida de Diego Rivera continúan siendo de gran interés para historiadores del arte, críticos y el público en general, consolidando su estatus como pilar fundamental del arte y cultura mexicanos. Su legado perdura, inspirando a nuevas generaciones de artistas y siendo tema de estudio en diversas áreas del conocimiento humano.