El “Napoleón” de Ridley Scott no es un “gran hombre”, más bien todo lo contrario

El veterano director británico, que ha filmado muchas epopeyas masculinas, retrata al héroe militar y emperador francés con los modos y situaciones de una provocativa crítica al poder machista

Compartir
Compartir articulo
Joaquin Phoenix vuelve a ponerse a las órdenes de Ridley Scott en "Napoleón" (foto: Aidan Monaghan)
Joaquin Phoenix vuelve a ponerse a las órdenes de Ridley Scott en "Napoleón" (foto: Aidan Monaghan)

Pese a ser una figura histórica célebre, Napoleón ha tenido apariciones fugaces en el cine desde la película muda de Abel Gance de 1927.

Stanley Kubrick imaginaba una gran epopeya de Napoleón que no se realizó. (Steven Spielberg ha intentado revivir esos planes como una serie). Napoleón y su sombrero bicornio es más un ícono de la historia que un personaje real y sólo aparece en odiseas sobre viajes en el tiempo como Time Bandits o Bill and Ted’s Excellent Adventure.

Sin embargo, la fiesta finalmente ha comenzado en Napoleón de Ridley Scott, protagonizada por Joaquin Phoenix. Scott no suele hacer nada a pequeña escala, y su película biográfica de dos horas y 38 minutos de duración ofrece un espectáculo histórico completo con sangrientas batallas y masivas maniobras militares.

"Napoleón" muestra la incesante carrera de Bonaparte hasta el poder, a través del prisma de la adictiva y volátil relación con Josefina, la que fue su único amor verdadero, presentando sus visionarias tácticas políticas y militares a través de algunas de las secuencias prácticas de batallas más dinámicas jamás filmadas.(Sony Pictures)

Pero no hay que confundir Napoleón con una clásica película de epopeya histórica. La primera sensación de que esto no es necesariamente una glorificación de un hombre famoso llega al principio de la película, cuando Bonaparte, de 24 años, lidera el asedio a las tropas británicas que controlan la ciudad portuaria de Toulon. Cuando Napoleón, quien entonces era un mayor del ejército, se lanza a la lucha, está visiblemente aterrorizado, incluso jadea. Se parece más al ansioso protagonista de Beau Is Afraid (“Beau tiene miedo”) que al hombre que se convertiría en el César de Francia. Napoleón no asalta a las puertas, sino que se lanza desesperadamente hacia ellas.

Durante el resto de la película de Scott y con una fascinante actuación de Phoenix, las acciones de Napoleón nunca son mucho más complicadas que eso. Asume el poder con arrogancia. Su golpe de Estado contra el Directorio francés en 1799 es una farsa destartalada. Lanza sus ejércitos por el continente europeo sin la menor preocupación. Es propenso a enfurecerse y gritarles a los británicos: “¡Creen que son geniales porque tienen barcos!”.

Napoleón se suscribe más a la teoría de la historia del “Hombre No Tan Grande”. Este Napoleón no es extraordinario ni un gran hombre. Es un joven bruto, impulsivo y de piel delicada, que se abre paso por Europa a toda velocidad y deja campos de batalla llenos de soldados muertos a su paso. Cuando durante una campaña en Egipto, le informan en un almuerzo que su esposa, Josefina (Vanessa Kirby), está teniendo una aventura en París, responde secamente al mensajero: “No hay postre para ti”.

Ridley Scott suscribe en su versión de Napoleón a la teoría histórica de un "Hombre No Tan Grande"
Ridley Scott suscribe en su versión de Napoleón a la teoría histórica de un "Hombre No Tan Grande"

Durante más de 200 años, las caracterizaciones de Napoleón han variado desde el genio reformador nacido de la Revolución Francesa hasta el tirano cuyas guerras dejaron tres millones de muertos. El propio Napoleón ayudó a dar forma a su legado mientras estaba exiliado en la Isla Santa Elena con sus memorias. Algunos de los titanes de la literatura del siglo XIX lo observaron. Víctor Hugo escribió que Napoleón perdió en Waterloo porque se había vuelto “problemático para Dios”. Tolstoi, en Guerra y paz, quedó menos impresionado y lo llamó “ese instrumento más insignificante de la historia”.

En Napoleón, que comienza con María Antonieta en la guillotina y termina con Napoleón en Santa Elena, donde murió a los 51 años en 1821, es sorprendente cuánto desprecio tiene la película por su protagonista. Las epopeyas históricas de Hollywood tradicionalmente se han inclinado hacia el engrandecimiento, no hacia el desnudo de egos masculinos frágiles e ilusos que exclaman durante la cena: “¡El destino me ha traído aquí! ¡El destino me ha traído esta chuleta de cordero!”.

Aquí hay un amplio tapiz histórico (nadie lo hace mejor hoy que Scott) con un retrato condenatorio, casi satírico, en el centro. Esa combinación (el espectáculo de Scott y la actuación del emperador humanizado de Phoenix) hace de Napoleón una experiencia tan fascinante como fuera de lugar.

Ridley Scott realiza un retrato condenatorio de Napoleón
Ridley Scott realiza un retrato condenatorio de Napoleón

No siempre es una mezcla sencilla. La caracterización de Phoenix a veces se parece tener a algunas de sus representaciones pasadas de solitarios melancólicos, como en The Master o The Joker, que con cualquier registro fáctico de Napoleón.

Se podría pensar que una cualidad como la ambición sería prominente al representar a Napoleón. Era un famoso adicto al trabajo, meticulosamente organizado y un intelectual enérgico, pero en la película casi no vemos eso, lo que hace que el ascenso de Napoleón al poder a veces sea difícil de comprender. Pero también es parte del objetivo de Napoleón, que seguramente tiene algunos ecos contemporáneos.

Hay muchos facilitadores en el camino (un punto culminante del elenco secundario es Paul Rhys como el intrigante diplomático Talleyrand) a medida que la película avanza a través de eventos importantes como la caída de Robespierre, el golpe de 1799, Napoleón convirtiéndose en Emperador en 1804 y la triunfante Batalla de Austerlitz. La última es la mejor escena de Scott en la película, que termina con la derrota frente a las fuerzas rusas mientras huyen sobre un estanque helado, al tiempo que el bombardeo de cañones los sumerge en una tumba helada.

Napoleón era un famoso adicto al trabajo, sin embargo en la película de Scott casi no vemos eso
Napoleón era un famoso adicto al trabajo, sin embargo en la película de Scott casi no vemos eso

En el guion de David Scarpa, el verdadero hilo conductor de Napoleón no es la serie de batallas que conducen a la caída que todos sabemos que se avecina en Waterloo, donde el burlón duque de Wellington, interpretado por Rupert Everett, anima las tácticas militares. Es la relación de Napoleón con Josefina la que constituye el hilo principal.

Cuando la ve por primera vez en una fiesta muy concurrida, se queda paralizado. Cualquiera lo estaría. La elegante Kirby, con un corte de pelo de duendecilla, rivaliza con Phoenix por ser la presencia más potente. Tiene un control total sobre Napoleón, quien resulta no ser más suave en la alcoba que en la vida social. Cuando él regresa de Egipto furioso por los rumores muy publicitados sobre su infidelidad, tienen una pelea prolongada que termina con ella cambiando los tantos. “No eres nada sin mí”, le dice ella, mientras él se encoge de miedo, felizmente. “Dilo.”

Hay una versión de la película que podría centrarse totalmente en su dinámica. Josefina es omnipresente durante un largo período (le escribe constantemente desde el frente de batalla en cartas que nos narra), pero Napoleón nunca encuentra el equilibrio entre su vida en común y las hazañas militares. Se espera que Scott lance un “corte del director” de cuatro horas en Apple TV+ después de la exhibición de la película en cines, que puede ofrecer una versión más calibrada.

La relación de Napoleón con Josefina (Vanessa Kirby) constituye el hilo principal de la película (Foto: Aidan Monaghan)
La relación de Napoleón con Josefina (Vanessa Kirby) constituye el hilo principal de la película (Foto: Aidan Monaghan)

Scott, de 85 años, símbolo de una ambición incesante, ha hecho una película que, como su anterior The Last Duel (“El último duelo”), es una provocativa derrota del poder masculino. El director ya hizo muchas epopeyas musculosas y fanfarronas en su carrera, incluida Gladiador, por la que Phoenix fue nominado al Oscar como el emperador romano Cómodo. Pero aunque no todo en Napoleón es coherente, la película es atractivamente desestabilizadora. En una de las imágenes finales, Napoleón y su sombrero se recortan mientras se desploma hacia su muerte como un barco de vela que se hunde.

[Fotos: Apple Studios]