Tapa de revista Satiricón de marzo de 1976
Tapa de revista Satiricón de marzo de 1976

Nadie podría decir que a los argentinos nos falta el humor, sin embargo es necesario contar con publicaciones que, además de hacernos reír, nos hagan pensar riendo. Infobae habló con humoristas y especialistas sobre el arte de satirizar y parodiar la realidad política, aunque a veces los tiempos no ayuden.

El humor político es necesario para la vida en sociedad. En la antigua Grecia entendían que reírse de las cuestiones políticas y cotidianas era también una manera de informarse y cuestionar la realidad. En Argentina, entre la convulsionada década del 70' y la frívola 90', existieron dos publicaciones que marcaron el pulso a la hora de hacer humor político: Satiricón y Humor.

Enfocado en este fenómeno editorial la socióloga e investigadora del Conicet, Mara Burkart, acaba de publicar el libro De Satiricón a Humor. Risa, cultura y política en los años setenta (Miño y Dávila Editores), que describe las condiciones en que se desarrollaron estas dos revistas, en sus distintas etapas, sin olvidar a Hortensia, Mengano, Chaupinela, El Ratón de Occidente, Tía Vicenta y Rico Tipo, que las precedieron y les allanaron el camino.

"Una de las tesis de mi libro es que Humor significó la domesticación de Satiricón que generaba la transición democrática y el posible retorno de Perón al país y al poder. En cambio Humor surgió durante el Campeonato Mundial de Fútbol del 78, aún en un clima atravesado por el miedo y el terror. La revista aparecía en los resquicios que habilitó la primera distensión de los mecanismos represivos, en los márgenes de la cultura masiva que le habilitó su género, el humor gráfico", dice la autora a Infobae.

En su investigación, Burkart observa aquello que generaba (o no) risa, especialmente entre las clases medias urbanas, con respecto a la tensión cambio/orden, autoritarismo/democracia y a la violencia política en los años 70.

Tapa de revista Humor de diciembre de 1979
Tapa de revista Humor de diciembre de 1979

"Es difícil poder medir la cantidad de humor político de cada época. Creo que siempre hay humor político, lo que puede cambiar es por dónde circula y el acompañamiento o la predisposición del público a consumirlo. Obviamente, también depende de los grados de libertad de expresión y de las decisiones de editores y productores de querer incursionar en este género. Hoy en día hay dispersión del humor político en cuanto a su circulación: la prensa gráfica está en retirada pero aún subsiste, cuando antes era la que nucleaba a gran parte de las expresiones humorísticas. Pero hay humor político en la televisión, en la radio, en las redes, en el stand up", afirma Burkart.

El humor siglo XXI

En cuanto a los temas que causan risa, la socióloga explica que "un tipo de humor que fue muy recurrente en los años 70' y que hoy no encuentra gran despliegue es el humor negro o tragicómico que aludía a la violencia política y al terrorismo de Estado de aquel entonces. Hoy en día hay un cambio en la sensibilidad social con respecto a tratar con humor la muerte violenta, no se tolera en espacios masivos chistes como aquellos".

En esta era en la que las publicaciones en papel están agonizando cabe preguntarse si existe hoy un medio gráfico que represente un fenómeno masivo como lo fue Humor durante la dictadura o Tía Vicenta en los años 60' o Rico Tipo en los 40'.

La autora del ensayo no duda en mencionar a la "revista Barcelona como la heredera de aquella tradición del humor gráfico argentino" que tuvo su inicio en el siglo XIX con El Mosquito (1863), Don Quijote (1883) y Caras y Caretas (1898) aunque la tirada es incomparable con las de aquellas épocas.

Tapa del libro de Burkart.
Tapa del libro de Burkart.

Mara Burkart dice que "Barcelona le da un nuevo giro a la irreverencia de Satiricón, se presenta como una revista sin límites, capaz de reírse de todo y de todos; recupera de aquellas la publicación de frases irónicas y cómicas en los márgenes superiores de las páginas, pero no incluye la sección de reportajes serios que fue célebre tanto en Satiricón como en Humor".

La directora de Barcelona, Ingrid Beck, le dice a Infobae que "cada vez hay menos espacios para el humor político y no tiene que ver con que gobierne Macri". Ella cree que "el problema es que hay un humor político oficialista y eso no es gracioso porque lo que tiene efecto es la sátira o la parodia desde el lugar de los débiles riéndose de los poderosos. En cambio si uno se ríe desde el poder no tiene ninguna gracia, eso es más cínico que otra cosa".

La revista “Barcelona” nació en 2003.
La revista “Barcelona” nació en 2003.

La periodista cuenta que le causan mucha gracia los chistes de humor político de "Diego Parés en Barcelona y en el diario La Nación, Liniers, además de Eameo" y recuerda que en su adolescencia y juventud leía las revistas Humor y Sex Humor.

Lo que Ingrid Beck marca "es que falta humor político en la televisión" y menciona a "El Cadete" -que está en C5N, con Roberto Navarro- como uno de los poco ejemplos "y lo que hacía Marcelo Tinelli con las imitaciones de Gran Cuñado", en su programa Showmatch.

"La cuestión es que muchas situaciones de la política actual son una parodia en sí misma, las cuentas de Twitter de algunos políticos y funcionarios son muy graciosas sin proponérselo, lo que significa una competencia desleal para los que hacemos humor", dice la directora de la revista que fue fundada en 2003 y que, en aquel entonces, significó un quiebre de lo que se venía haciendo hasta ese momento en humor gráfico.

El humorista gráfico Miguel Repiso, que firma como Rep, dio sus primeros pasos en la revista Humor y hoy publica una tira diaria en la contratapa de Página/12 donde la mayoría de las veces hace alusión a la política. Para el dibujante, la irrupción de las redes sociales en el campo del humor le "exigen más" porque "en las redes, el humor somos todos", dice a Infobae.

De todos modos Rep sostiene que "en el humor de autor, seguimos siendo los laburantes de este arte siempre afinando el lápiz, para decir las cosas con una vuelta más que el chiste del sentido común. Son dos momentos distintos, todos ricos a la vez".

Eameo: más que una imagen

Dentro de este mundo virtual donde las imágenes tienen el poder por sobre las palabras están los que marcan la tendencia al resto de los usuarios. En Argentina los principales -y que logran más interacción en las redes- son los creativos de Eameo, que se ríen de la realidad haciendo especial hincapié en el humor político.

Con más de 1.100.000 seguidores en su fan page de Facebook, 439.000 en Twitter y 66 mil en Instagram -y con la mediática Zulma Lobato al estilo pop Andy Warhol como ícono- cada vez que suben una imagen "photoshopeada" a sus cuentas en las distintas redes se viraliza -gran parte por WhatsApp- en cuestión de minutos y se genera una lectura irónica de la realidad que sobresale por su originalidad.

Humor de Rep
Humor de Rep

En 3 años que llevan online los cerebros de Eameo, que se compone de diseñadores, publicistas, productores de televisión, arquitectos, psicólogos y ginecólogos, prefieren mantenerse en el anonimato y hablar en nombre del proyecto para contar lo que hacen y su modus operandi.

"Eameo comunica. Principalmente es un medio de comunicación que usa el humor aunque también hay denuncias y protestas. Por eso a veces hay gente que en determinadas fotos se enoja porque la foto no causó gracia o con ese tema no había que meterse, cuando no era un chiste sino una denuncia, tal vez", dice uno de los creativos a Infobae.

En Eameo crean desde sus casas u oficinas y lo comparten en un grupo cerrado de Facebook. "La verdad que no tenemos claro por qué hemos tenido tanta repercusión pero creemos que es porque el idioma y el humor que usamos es lo que el común de la gente piensa o siente y no sabe cómo expresarlo o no se anima a decirlo y de esta forma les permite compartirlo", dicen los "ameos".

Redes, radio, TV y otros graciosos

En esta sana tradición de hacer reír desde la vereda política, se hace humor en las redes sociales, la radio, la TV y la prensa gráfica. Un repaso por aquellos que buscan la risa desde las noticias.

-Humor gráfico:

Clarín: Alejandro Borensztein: Sus columnas son altamente virales. Siguiendo la línea editorial del diario es de lo más leído y compartido en Clarín del domingo.
Página/12: Rudy-Paz y Rep: Los pirulos de tapa de los primeros y las contratapas de Rep apuntan al lector que no se identifica justamente con el gobierno de Macri.
BarcelonaTanto desde los textos como de las tiras de humor o los fotomontajes, esta publicación mantiene viva la sátira política con una acidez que es su marca registrada.
La NaciónDiego Parés y las columnas de Carlos Raymundo Roberts son los espacios donde el diario fundado por Bartolomé Mitre intenta acercarse a este tipo de humor.
Infobae: con sus columnas, Rodrigo Figueroa Reyes le da una vuelta de humor a los temas políticos de la actualidad.

Televisión:

Peter Capusotto y sus videos: ya es un clásico de YouTube a pesar de estar en el cable y después de años de estar en la TV Pública. La inventiva de los guiones de Pedro Saborido y las actuaciones de Diego Capusotto cuentan con un público que va más allá de la grieta.
-"El cadete", con Roberto Navarro en C5N, que antes era el Pibe Trosko de Twitter.
Thelma y Nancy: los actores cordobeses Max Delupi y Beto Bernuez en la piel de dos señoras cordobesas indignadas con la realidad.

-Radio:

Martín Rechimuzzi: el Presidente Handel, actor, humorista. Está en radio FutuRock.
Francisco Pesky: está en Radio 10, hace imitaciones de voces de políticos.
Martín Bossi, desde su canal de YouTube suele hacer humor político imitando a Tato Bores.

-Redes sociales:

-Eameo: Sin dudas es el fenómeno de las redes de los últimos tiempos. Sus imágenes intervenidas son de lo más viralizado a través de Twitter, Facebook y WhatsApp. También se ríen de temas de actualidad que no son necesariamente políticos.
-Coronel Gonorrea: combina humor con análisis político irónico en Twitter.
-La doctora Alcira Pignata y Malcom Gómez: parados desde la vereda antikirchnerista en la red social del pajarito.
-Todos Gronchos, Ser Progres Hoy: tuiteros con una tendencia más K.
-Alfredo Casero: claramente anti K, muchas veces resulta gracioso con sus quejas vía Twitter.
-Macri en 3: resumen de la semana del Presidente en 3 minutos en un video con humor en YouTube.
-Fáchima: desde su canal de YouTube y su fan page de Facebook, encarna a una señora bien que está contenta con el gobierno de Macri.

 

_____

LEA MÁS

_____

Vea más notas en Cultura