La ciudad combina lo tradicional de la arquitectura con lo innovador de las criptomonedas (Google Maps)
La ciudad combina lo tradicional de la arquitectura con lo innovador de las criptomonedas (Google Maps)

En el lugar donde se encontraron huellas de dinosaurios de las especies de Camptosaurus y Dilophosaurus hoy se alza al norte de Italia la ciudad de Rovereto, también conocida como "El Criptovalle" o "Ciudad Bitcoin". En esta urbe, locales y turistas pueden comprar de todo con bitcoin en los más de 49 establecimientos que aceptan este innovador medio de pago según el mapa quibitcoin.it. Algunos posteos en la red social Reddit hasta hablan de más de 70. Sin dudas, es la metrópolis con mayor concentración de aceptación de criptomonedas del país.

Pubs, restaurantes, salones de belleza, servicios de clases de manejo, tiendas de motos y de videjuegos, estaciones de servicio, lavanderías, son algunos de los negocios que aceptan bitcoin como medio de pago en esa ciudad.

Mucho tuvo que ver, el hecho de que Gianpaolo Rossi, oriundo de la ciudad vecina de Trento, haya escuchado a dos personas desconocidas hablando sobre bitcoin en enero de 2015 en su bar de vinos. Le gustó la idea y él y su restourante se convirtieron en "el paciente cero", fueron los primeros en aceptar bitcoin en Rovereto. Rossi le contó a un medio italiano que uno de aquellos desconocidos era un programador de Inbitcoin, que buscaba transformar Rovereto en un valle de bitcoin. "¿Y por qué no?", asegura Rossi que se preguntó en aquel momento.

"Era 2012 y sin embargo muy pocos sabían lo que era una criptomoneda, me apasioné y lentamente descubrí un mundo, [entendí] que lo que teníamos ante nosotros era una gigantesca revolución sociológica, filosófica y económica. Resultó que una de cada tres o cuatro personas en Italia podían entender el potencial del bitcoin y así comencé mi startup ", explica Marco Amadori, CEO de la startup que desarrolla productos y servicios relacionados con blockchain donde trabaja el desarrollador que estaba en el bar de Rossi en 2015.

Amadori añadió que todo esto tiene implicaciones sociales y políticas infinitas "porque es una moneda que no está sujeta a ningún control estatal o bancario, sin embargo, es mucho más seguro que las tarjetas de crédito o débito. Con bitcoin, en cambio, se ven obligados a confiar en nadie más que en un algoritmo, en la criptografía, en las matemáticas. Toda [transacción] tiene seguimiento, cada firma digital es única y el sistema de seguridad es muy alto y no depende de intermediarios humanos".

Finalmente, sostuvo que su intención es convertir al Criptovalle en una ciudad que brinde "una oportunidad única para atraer a las empresas, industrias, crear riqueza (…). El tren acaba de salir y en los próximos años tomará más y más velocidad, permaneceremos a bordo y tal vez ganemos el lugar en primera clase".

LEA MÁS:

SEGUINOS EN:
Facebooktwitterinstagramyoutubetelegram