Si desperdician agua, estas son las millonarias multas y sanciones a las que se exponen los hoteles de Bogotá

La Policía Metropolitana de Bogotá y el Grupo de Turismo y Patrimonio Nacional de la Seccional de Protección y Servicios Especiales están realizando acciones de prevención y control sobre el uso racional del agua en Bogotá

Guardar

Nuevo

La Policía Metropolitana de Bogotá, junto con el Grupo de Turismo y Patrimonio Nacional de la Seccional de Protección y Servicios Especiales, anunciaron las sanciones en contra de los establecimientos turísticos que desperdicien agua - crédito Andina
La Policía Metropolitana de Bogotá, junto con el Grupo de Turismo y Patrimonio Nacional de la Seccional de Protección y Servicios Especiales, anunciaron las sanciones en contra de los establecimientos turísticos que desperdicien agua - crédito Andina

La Policía Metropolitana de Bogotá ha implementado una serie de medidas de control y supervisión para asegurar el uso adecuado del agua en establecimientos turísticos, como parte de su estrategia contra el derroche de este recurso vital.

En colaboración con el Grupo de Turismo y Patrimonio Nacional de la Seccional de Protección y Servicios Especiales, se han verificado las prácticas de ahorro de agua en hoteles, hostales y apartahoteles, ajustándose al nuevo Modelo del Servicio de Policía Orientado a las Personas y los Territorios.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Frente a la actual situación de racionamiento de agua en la capital colombiana, las autoridades han llevado a cabo inspecciones para verificar el cumplimiento de medidas de conservación del agua en el sector turístico. Se ha observado que los prestadores de servicios turísticos han adoptado “mecanismos que cumplen con la preservación del agua”, evitando el desperdicio y el sobreconsumo.

En Bogotá se está aplicando un racionamiento de agua ante el bajo nivel de los embalses - crédito Freepik
En Bogotá se está aplicando un racionamiento de agua ante el bajo nivel de los embalses - crédito Freepik

En los casos en que se identificó un mal uso del recurso hídrico, se han ofrecido recomendaciones y, de no asegurar su debida conservación, se ha procedido a la aplicación del Código Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana. Este código contempla, en su Artículo 100, numeral 5, la aplicación de una Multa General tipo 4, que podría traducirse en la suspensión de la actividad económica del establecimiento infractor.

Las sanciones impuestas varían desde la suspensión de actividades por un periodo de tres a diez días, acompañada de una multa económica de 32 Salarios Mínimos Diarios Legales Vigentes, lo que representa aproximadamente 1′213.000 pesos.

Durante el año en curso, según datos proporcionados por el Instituto Distrital de Turismo, Bogotá cuenta con una amplia oferta de alojamiento que incluye 438 hoteles, 42 hostales y 49 apartahoteles. Adicionalmente, la Cámara de Comercio reporta la existencia de 4.312 prestadores de servicio turístico en diferentes modalidades.

La intervención del Grupo de Protección al Turismo y Patrimonio Nacional ha resultado en la suspensión de la actividad económica de 12 establecimientos comerciales por incumplir con los requisitos para el desarrollo de su actividad. Estas acciones reflejan el compromiso de las autoridades con la preservación de los recursos hídricos y la promoción de prácticas sostenibles en el sector turístico de la ciudad.

El racionamiento en Bogotá no está funcionando

A cinco días de iniciada la restricción del suministro de agua en Bogotá, las autoridades locales informaron que aún no se ha alcanzado el objetivo de consumo establecido. El alcalde Carlos Fernando Galán anunció que, a pesar de que el consumo ha disminuido, la cifra sigue siendo superior a la meta de 15 metros cúbicos por segundo. El Sistema de Chingaza, crucial para el abastecimiento del líquido en la capital, reporta niveles críticos que obligan a medidas extremas de ahorro de agua.

Bajo nivel de embalses que surten al Acueducto de Bogotá ocasionaron racionamiento de agua - crédito Colprensa
Bajo nivel de embalses que surten al Acueducto de Bogotá ocasionaron racionamiento de agua - crédito Colprensa

Desde el 11 de abril, momento en que se instauraron las limitaciones en el consumo de agua, se ha registrado una reducción en la demanda, pero insuficiente para las necesidades actuales. Durante el fin de semana, la reducción alcanzó los 16,01 metros cúbicos por segundo, cifra aún distante del objetivo.

El alcalde Galán subrayó la importancia de intensificar los esfuerzos de ahorro, dado que los embalses de San Rafael y Chuza se encuentran en niveles alarmantemente bajos, con una capacidad del 15,76%, mientras que la meta para abril es alcanzar el 20%.

El alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, señaló la implementación del racionamiento y anunció sanciones por "despilfarro" del agua - crédito Infobae
El alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, señaló la implementación del racionamiento y anunció sanciones por "despilfarro" del agua - crédito Infobae

De acuerdo con Natasha Avendaño, gerente de la empresa de Acueducto de Bogotá, conversando para Noticias Caracol, el consumo durante los primeros días de restricción mostró una disminución significativa, especialmente el fin de semana. Este comportamiento subraya la necesidad de mantener medidas estrictas de consumo incluso en días sin restricción. Las áreas más afectadas por la escasez, incluyendo localidades como Ciudad Bolívar y San Cristóbal, han sido sometidas a un cronograma de restricción que afecta a cientos de barrios.

El mandatario capitalino anunció también sanciones económicas para quienes excedan el límite de consumo fijado en 22 metros cúbicos mensuales por hogar, incluyendo multas de hasta 1,2 millones de pesos en casos de reincidencia. Además, se implementarán patrullajes para identificar y sancionar el derroche de agua. Estas medidas buscan mitigar el impacto de la crisis hídrica y asegurar un uso responsable del recurso.

El llamado a la ciudadanía es a adoptar prácticas de consumo consciente y eficiente para superar la emergencia actual. La gestión del agua se convierte así en una responsabilidad colectiva que requiere de la colaboración y comprensión de todos los habitantes de Bogotá frente a la gravedad de la situación.