Sigue bajando el nivel de los embalses de Chingaza a pesar del racionamiento de agua en Bogotá

El nivel de embalses en el Sistema Chingaza llegó a 15,87% de su capacidad, el más bajo desde su origen

Compartir
Compartir articulo
Nivel embalse Chingaza llevó a restricciones del suministro en Bogotá y diez municipios aledaños - crédito Alcaldía de Bogotá
Nivel embalse Chingaza llevó a restricciones del suministro en Bogotá y diez municipios aledaños - crédito Alcaldía de Bogotá

El sistema de embalses de Chingaza, que abastece al 70% de Bogotá, sigue registrando una disminución preocupante en su nivel de agua. Según informes de la Alcaldía de Bogotá, este se sitúa en 15,87%, es el nivel más bajo en toda su historia y continúa en esa tendencia por quinto día consecutivo a pesar del racionamiento de agua por zonas en la capital colombiana.

Aunque durante el tercer día de racionamiento el consumo se mantuvo por debajo del promedio normal, la situación no parece mejorar. De hecho, el consumo reportado el 13 de abril fue levemente mayor que desde que se inició la restricción, con 16,05 metros cúbicos por segundo, superando la meta establecida de 15 metros cúbicos por segundo.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Sigue bajando el nivel de los embalses en Bogotá - crédito Alcaldía de Bogotá
Sigue bajando el nivel de los embalses en Bogotá - crédito Alcaldía de Bogotá

El alcalde Carlos Fernando Galán hizo un llamado a la ciudadanía para reducir aún más el consumo de agua, destacando la importancia de un esfuerzo conjunto. Enfatizó en la necesidad de adoptar medidas como duchas de tres minutos, evitar lavar vehículos, ventanas o fachadas, y no acumular más agua de la necesaria para las actividades básicas.

“Con corte al 13 de abril, el nivel de los embalses del Sistema Chingaza era de 15,87%. La meta de abril es llegar al 20%”, escribió el alcalde al compartir el reporte en su cuenta de X. Agregó que “tenemos que usar menos agua todos los días (...) Hoy el turno de restricción le corresponde a la zona 4, que no tendrá suministro de agua por las próximas 24 horas”.

Galán pidió más conciencia sobre el ahorro de agua en Bogotá - crédito @CarlosFGalan/X
Galán pidió más conciencia sobre el ahorro de agua en Bogotá - crédito @CarlosFGalan/X

Acueducto ya había alertado sobre una disminución en el nivel de los embalses

La situación de los embalses que abastecen a Bogotá y sus municipios vecinos ha alcanzado niveles críticos, pero esto se sabía desde inicios del mes pasado. Según un comunicado emitido el 4 de marzo por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (Eaab), debido a las sequías y la escasez de lluvias, la capacidad de almacenamiento de los tres principales embalses se situaba, para entonces, en un promedio entre el 46% y el 49%.

El Sistema Chingaza (compuesto por embalses de San Rafael y Chuza) es el más afectado por la crisis. Ha experimentado una disminución alarmante en su capacidad, pasando del 22,75% al 18,78% en solo un mes (desde el 4 de marzo hasta el 9 de abril). Esta reducción significativa de casi seis puntos porcentuales (5,97%) en tan corto tiempo ha confirmado las advertencias sobre una “crisis anunciada”.

Así se ve el embalse de San Rafael, que abastece de agua potable a Bogotá - crédito Iván Valencia/AP
Así se ve el embalse de San Rafael, que abastece de agua potable a Bogotá - crédito Iván Valencia/AP

Según datos proporcionados por el Acueducto, el volumen de agua consumida en el primer trimestre de 2024 ha aumentado en comparación con el año anterior. Esta mayor demanda ha llevado a la distribución diaria de 86 millones de litros adicionales para satisfacer las necesidades de la población.

Leonardo Donado, ingeniero civil y coordinador del Laboratorio de Hidráulica de la Universidad Nacional, explicó a Infobae Colombia que, aunque la reducción del consumo muestra progresos, la recuperación de los embalses está completamente supeditada a las precipitaciones, especialmente en el páramo.

¿Cuándo volverá a llover en Bogotá?

A pesar de que ha llovido en abril, las precipitaciones han sido bajas en comparación con abriles anteriores - crédito Álvaro Tavera/Colprensa
A pesar de que ha llovido en abril, las precipitaciones han sido bajas en comparación con abriles anteriores - crédito Álvaro Tavera/Colprensa

En condiciones normales, Bogotá experimentaría dos temporadas de lluvia que se extienden desde finales de marzo hasta principios de junio, y desde finales de septiembre hasta principios de diciembre.

Durante los meses secos, al principio del año, la ciudad tiene 8 días de lluvia al mes, mientras que, en los meses de mayores precipitaciones, este número aumenta a 18 días al mes. La humedad relativa del aire varía entre 77 y 83 % a lo largo del año, alcanzando su punto máximo en abril y noviembre.

Embalse de San Rafael ha disminuido su nivel de agua - crédito Alcaldía de Bogotá
Embalse de San Rafael ha disminuido su nivel de agua - crédito Alcaldía de Bogotá

Sin embargo, este marzo de 2024 ha sido el más seco de todos los marzos para Bogotá, en los últimos 20 años. Además, hasta el momento, las lluvias en abril han sido inferiores a las habituales.

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), es probable que la temporada de lluvias intensas a nivel nacional comience entre la última semana de abril y la primera de mayo, como fin del fenómeno de El Niño, una situación urgente dada la situación actual.