Hombre que mató y embalsamó a sus padres y a su hermano en un conjunto de Bogotá sigue libre: cuál es la razón

Pese a que el denominado ‘parricida de Salitre’ fue condenado a 38 años de prisión, no pagó toda su condena y en el 2020 fue puesto en libertad por un juez de la República

Compartir
Compartir articulo
El macabro crimen habría ocurrido porque no le prestaron la camioneta al 'parricida de Salitre' - crédito Infobae/Santiago Neira
El macabro crimen habría ocurrido porque no le prestaron la camioneta al 'parricida de Salitre' - crédito Infobae/Santiago Neira

Hace más de dos décadas, en el sector de Salitre, en Bogotá, ocurrió uno de los crímenes más macabros de la capital. En un ataque de ira, debido a que no le prestaron la camioneta, un joven de 28 años asesinó a su mamá, su papá y a su hermano.

El parricida intentó ocultar los cadáveres, pero luego de varios meses, las autoridades hallaron los cuerpos. El hombre fue condenado a 38 años de prisión, pero desde el 2020 se encuentra en libertad por decisión de un juez de la República.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

La historia comienza el jueves de Semana Santa del año 2003, cuando Giovanni Ángel Moreno, de 28 años de edad, les solicitó a sus padres, Joselín Ángel Escobar y María Elvira Moreno, y a su hermano menor, Hernán Ángel Moreno, que le prestaran la camioneta de la familia, además de dinero para poder salir de viaje con su novia.

Entonces, la familia que residía en el conjunto residencial Laureles de Sauzalito le dijo que no al joven de 28 años. En medio de la frustración, Giovanni tomó el arma de fuego de su papá pensionado y, con un silenciador, fue eliminando uno a uno a los integrantes de la familia.

La investigación estableció que las victimas murieron indefensas - Colprensa.
La investigación estableció que las victimas murieron indefensas - Colprensa.

Primero fue su madre, a quien asesinó con un disparo en la boca; a su papá lo mató con un tiro en la cabeza y después, de acuerdo con las investigaciones judiciales, en medio de un forcejeo, el parricida mató a su hermano menor de 23 años con un disparo en el pecho.

Tras haber cometido el triple asesinato amontonó los cuerpos y se fue con su novia a disfrutar de un fin de semana en tierra caliente. La situación trágica y aterradora empezó a tornarse más repulsiva y macabra. El hombre de 28 años, estudiante de veterinaria de la Universidad Nacional, comenzó a emplear sus conocimientos e intentó embalsamar los cuerpos de sus familiares que aún permanecían en el apartamento de la familia Ángel Moreno.

Además de inyectarles a los cuerpos químicos preservantes, taponó la ventanas de la residencia con papel periódico y empleó continuamente velas aromáticas e inciensos para reducir el olor de la putrefacción.

Existen discrepancias entre varios medios sobre el tiempo transcurrido; algunos señalan que pasaron siete días, mientras otros mencionan tres meses. Sin embargo, en una nota publicada por el diario El Tiempo en 2003, sobre el macabro crimen, las autoridades indicaron que transcurrieron más de treinta días antes de que finalmente agentes de la Policía Nacional descubrieran la escena, digna de una película de horror.

El parricida habría caído por dos factores: el olor que desprendía la vivienda y la insistencia de los familiares de Joselín, María y Hernán, quienes preguntaban constantemente por sus paraderos. Tras la lucha de los familiares por contactar a las victimas de Giovanni lograron ingresar al apartamento para corroborar sus más temidos presentimientos.

El parricida habría envuelto los cadáveres con sabanas y tapetes - crédito Colprensa
El parricida habría envuelto los cadáveres con sabanas y tapetes - crédito Colprensa

Desde El Tiempo registraron el comentario de Lubwing Burgos Villamizar, entonces administrador de Laureles de Sauzalito, quien confirmó que se debió derribar la puerta para poder ingresar a realizar el levantamiento.

“En el interior aparecieron los tres cuerpos, putrefactos, abrimos la puerta con la ayuda de un taladro, salió un olor insoportable. Yo me bajé en seguida y de ahí en adelante se encargó la Policía”.

Al ser capturado, Giovanni inicialmente manifestó sorpresa; más tarde, aseguró que había sido su hermano menor quien asesinó a sus padres y que él lo mató en defensa propia. No obstante, tras las investigaciones, se estableció definitivamente su responsabilidad en el horripilante crimen. En el año 2004, una juez de la Octava Penal del Circuito de Bogotá dictaminó imponerle una condena de 38 años de prisión.

El parricida solamente cumplió 18 de los 38 años impuestos - crédito Pixabay
El parricida solamente cumplió 18 de los 38 años impuestos - crédito Pixabay

El 4 de diciembre de 2020, Giovanni Ángel fue liberado tras cumplir 18 años de condena. Esta decisión se basó en que había completado más de las tres cuartas partes de la pena impuesta y por mostrar una ‘buena conducta’ durante su tiempo en prisión. En la actualidad, su ubicación es desconocida, y el recuerdo de sus acciones permanece en la mente de algunos residentes de Salitre y ciudadanos de Bogotá, quienes recuerdan la cobertura mediática inicial del horrendo crimen de Giovanny contra su propia familia.