Inició el cuarto ciclo de diálogos de paz con disidencia de ‘Iván Mordisco’

Las nuevas conversaciones se extenderán hasta el próximo sábado 9 de marzo

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO. Néstor Gregorio Vera Fernández, alias Iván Mordisco, jefe del Estado Mayor Central de las disidencias de las FARC, asiste a una reunión con comunidades campesinas en Yarí, Colombia,16 de abril, 2023. REUTERS/Mario Quintero
FOTO DE ARCHIVO. Néstor Gregorio Vera Fernández, alias Iván Mordisco, jefe del Estado Mayor Central de las disidencias de las FARC, asiste a una reunión con comunidades campesinas en Yarí, Colombia,16 de abril, 2023. REUTERS/Mario Quintero

El Gobierno nacional y la que se considera como la principal disidencia de la extinta guerrilla de las Farc, el Estado Mayor Central (EMC) iniciaron el domingo 3 de marzo la cuarta ronda de negociaciones para la paz, que se extenderá hasta el próximo sábado 9 de marzo, donde se tienen programado trabajar temas como las transformaciones territoriales o la participación social en el proceso de paz.

“En San José del Guaviare (...), fue instalado el IV ciclo de negociaciones de la Mesa de Diálogos de Paz entre el Gobierno nacional y el Estado Mayor Central de las FARC-EP. Las delegaciones, que se reunirán hasta el próximo 9 de marzo en este municipio, han acordado una agenda en la que se incluyen, entre otros temas, la discusión y aprobación de acuerdos sobre transformaciones territoriales, participación social, pedagogía y comunicaciones”, señalaron en un comunicado que publicaron desde la Oficia del Alto Comisionado para la Paz.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel

Por su parte, el jefe de la delegación del Gobierno, Camilo González Posso, destacó la evolución del número de violaciones del alto el fuego y de los actos violentos, así como aseguró que, para el próximo ciclo de negociaciones, estas pueden verse reducidas en un 50 % con respecto al año anterior.

“La manera en cómo avancemos depende del comportamiento de las dos partes que aquí estamos”, afirmó.

Asimismo, el representante especial adjunto de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, Raúl Rosende, explicó que “el diálogo, aunque sea a medio y largo plazo, debe ir generando beneficios y resultados concretos”.

Esta nueva ronda de negociaciones se está produciendo a pesar de las recientes denuncias de las autoridades colombianas de varias violaciones al alto en las hostilidades por parte de esa estructura insurgente.

El Gobierno se encuentra en diferentes fases sobre la negociación de la paz tanto con el EMC como con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), llevando cierto alivio humanitario a las regiones y comunidades más afectas.

Denuncian asonada contra el Ejército en Cumbitara (Nariño)

Durante la tarde del domingo 3 de marzo se informó sobre una nueva revuelta contra miembros del Ejército, esta vez en el municipio de Cumbitara, en el nororiente del departamento de Nariño, donde, al parecer, los militares que se hallaban en la zona tuvieron que abandonarla debido a la presión ejercida por los habitantes, quienes habrían sido manipulados por una de las disidencias de la extinta guerrilla de las Farc.

Un grupo de unas 400 personas confrontó a los uniformados, después de ser influidos por los insurgentes, para forzar su retirada en medio de las tensiones provocadas por los enfrentamientos que ocurren en esa región, según reportaron en la revista Semana.

Agregaron que en la zona rural de la mencionada población nariñense prevalece una considerable incertidumbre debido a los choques que ya están causando desplazamientos forzados de los residentes.

Por otro lado, en la estación de radio La FM se afirmó que la retirada de los militares también fue resultado de las operaciones que están ejecutando contra el narcotráfico, en esa zona, por lo que los guerrillero instrumentalizaron a los habitantes.

Desde finales de enero, la tensión es palpable en esa área debido a la presencia de la agrupación Franco Benavidez, perteneciente al Estado Mayor Central (EMC), dirigida por alias Iván Mordisco, con quien se supone que el Gobierno Nacional está negociando para que depongan las armas.

En aquel momento, unos 20 subversivos, aproximadamente, patrullaron en motocicletas y a pie el casco urbano del municipio, e intimidaron con sus armas a los uniformados ubicados en la estación municipal de Policía, según evidenciaron algunas grabaciones.