Banco de la República ya sabe desde cuándo le podría empezar a rendir el dinero a los colombianos

En un informe entregado al Congreso, el Emisor dio detalles de lo que espera para la inflación, las tasas de interés y el desempleo de cara a 2024 y 2025

Compartir
Compartir articulo
Colombia registró una inflación del 0,92% en enero y de 8,35% interanual - crédito Carlos Ortega/EFE
Colombia registró una inflación del 0,92% en enero y de 8,35% interanual - crédito Carlos Ortega/EFE

El Banco de la República de Colombia proyectó una serie de indicadores macroeconómicos para 2024 y 2025, entre los cuales destacan una esperada bajada en la tasa de inflación y modestas tasas de crecimiento económico, según se refleja en un reciente informe dirigido al Congreso de la República.

Este documento, elaborado por la Junta Directiva del Emisor sirve como fuente de análisis y discusión política ante un momento muy difícil para la golpeada economía del país. Además, ofrece una panorámica que combina cautela y esperanza en los próximos años.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

El informe proyecta que la inflación se situará en el 5,9% al cierre de este año, con la expectativa de converger hacia el rango meta del 3% en el primer semestre de 2025. La cifra está alejada del 8,35% con la que se cerró en 2023, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) y muy lejos de la cifra de 13,34 interanual de marzo de 2023. Sin embargo, el Emisor explicó que “el objetivo enfrenta riesgos asociados con los efectos del fenómeno de El Niño, una transmisión más alta del ajuste del salario mínimo a los precios y salarios de la economía, y un aumento de las presiones fiscales”.

Dicho panorama apunta a un proceso de desinflación que, pese a verse afectado por factores externos e internos, tiende hacia la estabilidad.

El Banco de la República viene pidiendo cautela al Gobierno nacional ante las decisiones económicas que se vienen tomando, sobre todo, por las reformas sociales - crédito Jaime Saldarriaga/Reuters
El Banco de la República viene pidiendo cautela al Gobierno nacional ante las decisiones económicas que se vienen tomando, sobre todo, por las reformas sociales - crédito Jaime Saldarriaga/Reuters

Tasas de interés

Sobre el panorama de las tasas de interés (12,75% actual), el consenso de los analistas consultados por la entidad augura que la tasa podría acercarse al 8% hacia finales de año.

La Junta Directiva del Banco de la República, en comunicaciones previas, había anticipado “condiciones propicias que permitirían continuar reduciendo la tasa de interés en sesiones futuras”, dependiendo en gran medida de la “solidez de la convergencia de la inflación a la meta y de la evolución de los factores que determinan la estabilidad macroeconómica del país”.

Crecimiento económico

Por otro lado, en lo que respecta al crecimiento económico, las estimaciones no son particularmente alentadoras.

Tras un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de solo un 0,6% en 2023, el equipo técnico del Banco de la República anticipa una continuidad en esta tendencia de bajo crecimiento, pronosticando un alza cercana al 0,8% para 2024.

Esto sugiere una recuperación gradual que, según el informe, “debería ser compatible con la estabilidad macroeconómica de largo plazo y con un crecimiento cercano al potencial a partir de 2025″.

Desempleo

El panorama del desempleo también genera preocupación, con pronósticos que sugieren un aumento durante el año este año. Teniendo en cuenta que esta cerró a nivel general en 12,7% en febrero, se espera que la tasa de desempleo urbano fluctúe entre el 9% y el 12,1%, estableciéndose en torno al 10,5% como el valor más probable. Mientras tanto, a nivel nacional, la tasa podría oscilar entre el 9,3% y el 12,4%, siendo el 10,8% el valor más probable.

Es notable el contraste entre la situación de Colombia y la de otros países de la región como Brasil, Chile, Perú, Uruguay, o Costa Rica, donde las tasas de inflación se mantienen por debajo del 5%, lo que evidencia el desafío que representa para el Banco de la República el alcanzar su meta inflacionaria en un contexto de incertidumbre externa y presiones internas.

Este conjunto de estimaciones y proyecciones macroeconómicas están dentro de un contexto de incertidumbre global, donde factores como fenómenos climáticos y dinámicas de mercado laboral imponen desafíos significativos en la política monetaria y económica de Colombia.

Así, las autoridades económicas del país se encuentran ante el reto de navegar estas complejidades para asegurar un futuro de estabilidad y crecimiento para la economía colombiana.