Niño de ocho años fue atacado a cuchillo por su propia madre: estos son los detalles

La mujer de 24 años, de origen venezolano, fue capturada y acusada por el delito de violencia intrafamiliar

Compartir
Compartir articulo
Una joven madre venezolana es aprehendida tras agredir a su hijo de ocho años, evidenciando la cruda realidad de la violencia doméstica - crédito iStock
Una joven madre venezolana es aprehendida tras agredir a su hijo de ocho años, evidenciando la cruda realidad de la violencia doméstica - crédito iStock

Un grave caso de violencia intrafamiliar se registró en Cúcuta, departamento de Norte de Santander, donde un niño de ocho años fue agredido con un cuchillo por su propia madre en el asentamiento humano El Paraíso. Según lo informado por la autoridad local, se confirmó la detención de la progenitora. Al parecer, se trata de una mujer de 24 años de nacionalidad venezolana, quien ahora deberá enfrentar cargos por este acto violento.

Con base en los testimonios conocidos hasta el momento, el suceso se presentó cuando el menor afectado buscó ayuda en vecinos de la comunidad, quienes prontamente lo trasladaron a un centro de salud. La asistencia médica fue inmediata dada la herida de arma blanca que el niño presentaba en su extremidad inferior, tratándose de una agresión perpetrada por madre, de acuerdo con lo indicado por el menor.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Cabe mencionar que actualmente, el niño hospitalizado se encuentra en estado estable. De igual forma, la comunidad de El Paraíso y la Policía de Cúcuta, bajo la dirección de la comandante Sandra Mora, intervinieron rápidamente tras ser alertados del incidente. Mora informó sobre la detención de la presunta agresora: “Se da captura en flagrancia de una mujer de 24 años, de nacionalidad venezolana, la cual presuntamente habría agredido a su niño de tan solo ocho años con un arma cortopunzante”.

La rápida acción de vecinos y autoridades facilitó la atención médica al menor, destacando la importancia de la solidaridad comunitaria frente a la violencia doméstica - crédito iStock
La rápida acción de vecinos y autoridades facilitó la atención médica al menor, destacando la importancia de la solidaridad comunitaria frente a la violencia doméstica - crédito iStock

Siguiendo el debido proceso, la Fiscalía General de la Nación tomó cartas en el asunto, resultando en una medida de aseguramiento en centro penitenciario para la mujer, por el delito de violencia intrafamiliar, cargo que no aceptó en la audiencia. Por otro lado, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, se involucró en el caso para garantizar el bienestar del menor afectado y sus hermanos, quienes quedaron bajo la protección de la institución, iniciándose el proceso de restablecimiento de derechos.

Este lamentable caso remarca la importancia de las denuncias y la intervención comunitaria frente a situaciones de violencia doméstica, así como la respuesta y acciones de las autoridades competentes en Colombia para salvaguardar a los menores.

¿Qué pasó con el caso de maltrato a los niños de 4 y 5 años en Risaralda?

El anterior caso se suma a la larga y aberrante lista de menores violentados en Colombia. Recientemente, en un operativo realizado en el barrio San Vicente del municipio de Santa Rosa de Cabal, en Risaralda, las autoridades rescataron a dos menores de edad víctimas de maltrato por parte de su madre y padrastro. La intervención de la Policía de Risaralda y la Comisaría de Familia fue crucial para sacar a los niños, de 4 y 5 años, de una situación de grave vulnerabilidad. Durante la inspección, se revelaron signos de violencia física que incluían quemaduras y hematomas en la niña y lesiones, además en el momento de la diligencia el niño fue encontrado con sus manos atadas.

Los menores inculparon de manera inmediata a su padrastro por los maltratos - crédito Fiscalía General de la Nación

La acción policial se activó gracias a alertas emitidas por personas cercanas a la familia, quienes denunciaron los continuos abusos hacia los menores. Los padres, de 26 y 28 años, enfrentan ahora cargos por tortura agravada y lesiones personales en calidad de cómplice, tras haber sido enviados a prisión como medida preventiva. Al igual que el anterior hecho, pese a que los acusados no admitieron su culpabilidad, la presentación de evidencia contundente por parte de las autoridades condujo a la imposición de la medida de aseguramiento por parte de un juez de control de garantías.

Posteriormente, los menores fueron inmediatamente trasladados a un centro de salud para su valoración médica. Según Claudia Patricia Serna, directora regional del Icbf en Risaralda, el procedimiento para restablecer los derechos de los niños está siendo gestionado por la comisaría familiar del municipio, asegurando que mientras los padres permanecen bajo custodia, los niños han sido ubicados dentro de redes familiares protectoras.