Atracaron a un tiktoker con revólver en la zona rosa de Bogotá: “Me están quitando mi herramienta de trabajo”

En medio del robo, los delincuentes le exigieron digitar su clave de Nequi y también desocuparon su cuenta

Compartir
Compartir articulo
El Dani relató minuto a minuto lo que pasó aquella noche, en el norte de Bogotá - crédito @eldanitravi y Colprensa
El Dani relató minuto a minuto lo que pasó aquella noche, en el norte de Bogotá - crédito @eldanitravi y Colprensa

Lo que empezó como una tarde de grabaciones terminó como un obstáculo en la carrera del creador de contenido colombiano Dani Travi, luego de que tres delincuentes de origen extranjero se acercaran a él y a un amigo en el sector de la calle 85 para robarles el celular y desocupar sus cuentas bancarias.

En un video en el que alertó a sus amigos y seguidores para que no cayeran en la misma modalidad lamentó: “Me pasó algo que nunca en mi vida pensé que me fura a pasar y es que me apuntaran con una pistola, pero sí. Lamentablemente, el domingo 18 de febrero, cerca de la calle 85, junto a un amigo, nos robaron los celulares, dinero y otras cosas”.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

Travi estaba en compañía de un amigo, a quien identificó como Santiago. “Estábamos grabando algo porque –para quienes no saben– me dedico a hacer contenido en redes dese hace 8 años. Llevábamos todo el día, no habíamos comido nada y tenía dolor e cabeza, así que le pedí que me acompañara”.

Santiago llevaba su vehículo particular, pero llegaron tarde al parqueadero y tuvieron que dejarlo hasta el otro día. Un alivio, pues lo que pasó después pudo haber sido peor de ir en el carro.

Los delicnuentes se llevaron su celular y con él la oportunidad de generar ingresos - crédito @eldanitravi / TikTok

“Tomamos la decisión de irnos caminando. Yo he caminado bastante por la zona y siempre me había parecido muy segura y tranquila. Además, eran las 8 de la noche. Nada tarde”, para el fin de semana.

Sin embargo, “devolviéndonos nos cogieron tres tipos, tengo fresco el recuerdo. Uno de ellos iba corriendo frente a nosotros, apuntándonos con una pistola, diciéndonos que nos quedáramos quietos, tratándonos mal y (respira hondo) esto me da mucha tristeza, porque realmente a mí me cae muy bien la gente venezolana, pero era venezolano”.

Sin nadie cerca que pudiera ayudarlos, los tres sujeto aprovecharon para llevarse mucho más que sus celulares, dejando a Daniel y a Santiago, prácticamente en la ruina:

“Nos apuntan con la pistola, nos pidieron el celular y lo único que se me pasó por la cabeza fue que estaban quitándome mi herramienta de trabajo. Porque sí, el celular es algo de uso diario para todo el mundo, pero, para mí lo es todo y que estuvieron robándomelo...”.

Su amigo, por suerte, no llevaba consigo gran cosa - crédito Colprensa
Su amigo, por suerte, no llevaba consigo gran cosa - crédito Colprensa

Estaba tranquilo, bien sabía que no tenía nada más que hacer que entregar todo lo que el ladrón le pidiera: billetera, tarjetas, celular, pero “no satisfechos, me pidieron que desbloqueara mi celular porque era un IPhone y necesitaban acceder a mi cuenta de iCloud” y la cereza del pastel: “Me pidieron que desbloqueara Nequi y me desocuparon la cuenta”.

Su amigo “estaba muy nervioso y no podía colocar bien su clave. Entonces, lo empezaron amenazar y le pusieron el revolver en la cabeza. Sin embargo, afortunadamente, había comprado un celular nuevo y ese era el que tenía de repuesto. Pero también le robaron las llaves del carro” que, por suerte, se había quedado atrapado toda la noche en un parqueadero a varias calles.

Una vez terminaron el robo les pidieron seguir caminando como si no hubiera pasado nada. La vieja técnica que utilizan los ladrones para no llamar la atención y poder darse a la fuga. Y es que, según el relato del Dani, “estaban muy nerviosos. Así que simplemente me pregunto ¿Qué estará pasando en su vida para que tomen la decisión de salir y robar a alguien poniéndole un revolver en la cabeza?”.

Toda esta experiencia lo llevó a pedir ayuda. Sin dinero ni poder generar ingresos de la manera en la que sabe podría atravesar una temporada difícil, como nunca antes: “La verdad me quedé aburrido. Me dejaron sin mi herramienta de trabajo y sin la posibilidad de comprarme otra porque me desocuparon la cuenta. No tengo cómo poder salir de esta situación. No solo está en juego mi trabajo o mi economía, sino también mi sueño”.