Fenómeno de El Niño: sus efectos amenazan con subir la factura de la energía eléctrica en el país

El fenómeno natural sería el factor principal que influenciaría en el aumento de los precios de la energía. Los consumidores podrían enfrentarse a un escalada de altos precios si el El Niño sigue recrudeciéndose

Compartir
Compartir articulo
El precio de la energía eléctrica en Colombia subiría como consecuencia de el fenómeno de El Niño - Luis Tejido/EFE
El precio de la energía eléctrica en Colombia subiría como consecuencia de el fenómeno de El Niño - Luis Tejido/EFE

Colombia está al borde de enfrentar una crisis energética ante descenso de los niveles de los embalses lo que desataría el aumento en los precios de la energía eléctrica.

La situación energética de Colombia se encuentra en una etapa crítica, con embalses al 60% de su capacidad y una posible reducción hasta el 50% si se mantienen los bajos aportes hídricos. Dada esta contingencia, el Sistema Interconectado Nacional podría depender en mayor medida del parque térmico, el cual solo puede cubrir el 55% de la demanda de energía del país.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Las recientes condiciones de sequía y el incremento en las temperaturas, agravadas por el fenómeno de El Niño, han desembocado en incendios forestales y en un descenso significativo en el volumen de agua disponible para la generación de energía eléctrica.

Este fenómeno ha desencadenado un aumento en los costos de la energía durante las últimas semanas. Como ejemplo, la capacidad del embalse de Topocoro, en Santander, ha experimentado una reducción notable, pasando de 1.056,45 gigavatios hora por día a 905,88 gigavatios hora por día en el último mes.

La presión sobre el sistema eléctrico se reflejó en el incremento de los precios en bolsa, situándose inicialmente en $621,69 por kilovatio hora el 15 de enero descendiendo recientemente a $497,04 por kilovatio hora; sin embargo, estos precios continúan estando casi $300 por encima de lo estimado como normal. Según expertos, el costo debería rondarlos $200 por kilovatio hora.

Este hecho ha generado alerta en diversos sectores, ante la posibilidad de afectaciones tanto en el servicio de energía como en la economía del país.

Las autoridades recomiendan que se haga un uso responsable de la energía que se consume en los hogares - crédito Jesús Avilés/Infobae
Las autoridades recomiendan que se haga un uso responsable de la energía que se consume en los hogares - crédito Jesús Avilés/Infobae

Las autoridades energéticas y ambientales del país continúan monitoreando la situación, evaluando medidas para mitigar los efectos de esta crisis y asegurar el suministro de energía a la población. Al mismo tiempo, hacen un llamado a la ciudadanía para que hagan un uso más eficiente de la energía y contribuyan a aliviar la carga sobre los recursos energéticos nacionales.

Los niveles del precio de la energía en Colombia permanecen altos, alcanzando los $471,16 por kilovatio hora, debido a los efectos del fenómeno de El Niño y la consiguiente disminución de las reservas en los embalses, que ha llegado al 60,07% de su capacidad.

Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, y Orlando Palomino Prieto, director de la Maestría en Recursos Energéticos de la Udes, coinciden en que, de no revertirse este ritmo en menos de 20 días, se podría alcanzar un nivel crítico con embalses al 50%.

“Además, el nivel de los embalses sigue cayendo al llegar a 60,07%, es decir, casi 10 puntos porcentuales menos de lo que se tenía a principios del mes y 0,54% menos que el martes y 1,04% menos de lo que se tenía hace tres días. Si bien aún no se está en el punto más crítico, el cual se alcanzaría cuando los embalses lleguen al 50%, a este ritmo, en menos de 20 días, estaríamos en dicho nivel”, indicó Vera a Vanguardia.

Por su parte Orlando Palomino indicó que si los volúmenes de agua en los embalses continúan disminuyendo de esta manera, Colombia podría enfrentar una crisis energética y los precios en el costo de la energía seguirían incrementándose. “Lo anterior hace que la oferta de energía disminuya por parte de los generadores hidráulicos, manteniendo una tarifa tope de $532 kWh en bolsa y trasladando a los demás usuarios un posible incremento en el concepto de generación del 80%”, dijo al medio citado.

El sector energético señala que esta situación podría resultar en un incremento de hasta el 80% en la generación de energía eléctrica. A pesar de la preocupación generalizada, desde el Ministerio de Minas y Energía se asegura que no habrá incrementos en las tarifas, gracias a medidas regulatorias y de inclusión de otras fuentes de energía en el sistema.

Según datos de XM, operador del Sistema Interconectado Nacional (SIN), y administrador del mercado de energía mayorista de Colombia, se ha registrado un aumento en la generación con combustibles fósiles, y un ascenso en proyectos de energía solar y de biomasa.

La generación térmica también ha exhibido un crecimiento, superando valores mensuales promedio con respecto al pasado mes de diciembre. A pesar de sus límites, la generación térmica cumple con aproximadamente el 55% de la demanda energética del país, siendo una de las más costosas y afectando principalmente a comercializadores con gran exposición en la bolsa y menor cobertura en contratos de largo plazo.

La disminución en la producción hidroeléctrica y los aumentos en el consumo de energía, debido a temperaturas por encima de las esperadas y la sequía, provocan una presión sobre el precio de la electricidad.

Recibo de la luz subiría por los efectos del fenómeno de El Niño en Colombia - crédito Montaje Frank Saavedra/Infobae Colombia
Recibo de la luz subiría por los efectos del fenómeno de El Niño en Colombia - crédito Montaje Frank Saavedra/Infobae Colombia

La preocupación por la posible necesidad de racionamientos se incrementa conforme se acercan los meses de marzo y abril, y expertos como Vera hacen énfasis en la importancia de desarrollar políticas de ahorro energético.

Además, Palomino sugiere que se deben emplear mecanismos para mejorar el aprovechamiento de la energía, aumentar la eficiencia, y fomentar proyectos de energía renovable para reducir la dependencia de condiciones climáticas adversas.