Ministro de Transporte está en el ojo del huracán por culpa del Metro de Medellín: ¿qué pasó?

El funcionario tomó una decisión que no cayó bien al presidente Gustavo Petro y que está relacionada con el gerente de la empresa de transporte masivo

Compartir
Compartir articulo
William Camargo, ministro de Transporte, habría incidido en la reunión de la Junta Directiva del Metro de Medellín del 7 de diciembre - crédito Ministerio de Transporte
William Camargo, ministro de Transporte, habría incidido en la reunión de la Junta Directiva del Metro de Medellín del 7 de diciembre - crédito Ministerio de Transporte

El ministro de Transporte, William Camargo, está en el ojo del huracán porque, al parecer, lideró una reunión en Bogotá con los miembros gubernamentales de la junta directiva del Metro de Medellín y su gerente, Tomás Elejalde, donde se descartó apoyar la convocatoria para remover a este último del cargo.

La decisión, confirmada el 5 de diciembre de 2023, contradice las expectativas dadas la alianza entre el presidente Gustavo Petro y el grupo político del exalcalde de Medellín Daniel Quintero.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Durante el encuentro, según informó Blu Radio, al cual también asistió la secretaria general del Metro, María Clara Córdoba, se decidió no seguir la propuesta del alcalde encargado de Medellín, Óscar Hurtado, y del director de Planeación, Alejandro Muñoz.

Ellos habían solicitado una junta extraordinaria para el 7 de diciembre con la intención de cambiar el liderazgo de la empresa y ajustar el manual de requerimientos. La notoria conexión del presidente Petro y Los Independientes, afines a Quintero, no se reflejó en esta resolución a pesar de las tensiones previas descritas por el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, como una “toma hostil”.

El control del Metro de Medellín es significativo por la envergadura del proyecto Metro de la 80, el cual está valuado en más de $3 billones.

Por otro lado, la empresa informó a la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC) sobre la implementación de una vigilancia preventiva de la Procuraduría durante los próximos 24 días en relación con las actividades de la junta directiva. Esta medida añade una capa de supervisión gubernamental en un contexto de alta tensión política local.

El proyecto Metro de la 80 del Metro de Medellín costaría $3 billones - crédito Herbert Villarraga/Reuters
El proyecto Metro de la 80 del Metro de Medellín costaría $3 billones - crédito Herbert Villarraga/Reuters

Insuficiencia de información

Luego de la cancelación de la reunión, los miembros de la junta directiva expresaron su preocupación por la insuficiencia de información para debatir asuntos clave, incluida la potencial destitución del gerente Tomás Elejalde.

Los funcionarios del Gobierno señalaron que, para tomar decisiones de gran envergadura como la remoción de un gerente, es esencial contar con documentación completa que verifique el incumplimiento de metas y requisitos por parte del funcionario en cuestión.

Tal información no fue provista por los organizadores de la reunión extraordinaria. El cumplimiento de las metas del Metro y los estándares de la entidad se citan como fundamentales para valorar el desempeño de Elejalde.

“Sus miembros tienen derecho a acceder a la información relacionada con los asuntos a tratar en cada sesión con la antelación suficiente que permita su revisión”, aseguraron los representantes refiriéndose al reglamento de la junta, garantizando así la capacidad de tomar decisiones informadas y responsables.

El compromiso con la diligencia y la transparencia se subraya en la carta dirigida a Óscar Hurtado, reclamando la falta de información proporcionada.

El debate sobre la dirección y gestión del Metro pone de manifiesto la importancia de la transparencia y el acceso a la información por parte de los diferentes actores gubernamentales. Las regulaciones internas y el escrutinio de las prácticas administrativas son cruciales para el buen funcionamiento de entidades públicas. En este caso, la cancelación de la junta refleja la puesta en práctica de dichas regulaciones en aras de una gestión adecuada y justa.

Tomás Elejalde, gerente del Metro de Medellín - crédito Alcaldía de Medellín
Tomás Elejalde, gerente del Metro de Medellín - crédito Alcaldía de Medellín

Varios miembros de la junta directiva, incluidos Sebastián Hinestroza Arango, Juan Carlos Tafur Hernández, Mary Luz Escobar Rivera, Luis Alexander López Ruiz y Ferney Camacho manifestaron su descontento ante la falta de documentación y estudios necesarios para la remoción de Elejalde. Tal documentación fue solicitada desde el pasado 30 de noviembre y hasta la fecha no ha sido proporcionada, lo que ha generado tensiones en cuanto a la transparencia y el proceso administrativo de la entidad.

Oposición a la propuesta

En la misma línea, los representantes se opusieron a las propuestas de Hurtado y Muñoz para hacer actualizaciones al manual de funciones y requisitos, argumentando que no se pueden efectuar cambios sin antes presentar y estudiar la propuesta en cuestión por todos los miembros de la junta directiva. Este requerimiento es esencial para garantizar la correcta aplicación de los procedimientos internos y la participación equitativa de todos los involucrados en las decisiones institucionales.

Concretamente, en cuanto a los “puntos 4 y 5 del orden del día” que incluyen la actualización del manual y la postulación para el cargo de gerente, los representantes expresaron que es imprescindible la formalización de la propuesta para su revisión en la comisión correspondiente antes de proceder a cualquier tipo de votación o implementación.

Recalcaron que dicha propuesta debe ser eventualmente dirigida a la junta de socios y a la junta directiva. Además, se destacó la importancia del cumplimiento de estos trámites como parte fundamental del proceso de toma de decisiones en la entidad.