Caninos antinarcóticos detectaron 50 kilogramos de marihuana en Antioquia: así fue el operativo

La intervención de Omero y Thor impidió que la droga camuflada llegara a Apartadó desde Cali

Compartir
Compartir articulo
Dos perros de la policía descubren una gran cantidad de marihuana oculta entre plásticos en una bodega de la comuna 16 - crédito Policía Metropolitana del Valle de Aburrá

Los caninos Omero y Thor, animales entrenados para detección de sustancias narcóticas de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, frustraron un intento de tráfico de estupefacientes al detectar 50 kilogramos de marihuana (110.23 libras) en la bodega de una empresa de mensajería terrestre, ubicada en la Comuna 16, en el barrio Belén, al suroccidente de Medellín, en el departamento de Antioquia.

La droga, de acuerdo con los informes preliminares dados por las autoridades, provenía de la ciudad de Cali, Valle del Cauca, y aparentemente tenía como destino final el municipio de Apartadó, en la subregión del Urabá antioqueño, mediante la modalidad de encomienda. Esta redada contra el microtráfico ayudó a evitar la circulación de aproximadamente 50.000 dosis de sustancias ilícitas, afectando directamente las economías criminales.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

La intervención tuvo lugar cuando los perros de la unidad canina indicaron la presencia de sustancias ilícitas ocultas en dos rollos de plástico, cada uno conteniendo 28 paquetes. El olfato de Omero y Thor fue clave para identificar la marihuana, lo que condujo a una inmediata señal de alerta interpretada por sus manejadores. Además, es preciso mencionar que previamente Omero había participado en operativos similares, demostrando su eficacia y el entrenamiento recibido por los Carabineros.

“Estos sujetos no contaban con la pericia de nuestros uniformados y nuestros caninos, los cuales hallaron esta sustancia encaletada en tubos forrados plásticamente”, señaló el jefe de la Seccional de Carabineros y Protección Ambiental, Miller Yasno.

De igual forma, el uniformado destacó el papel de Omero en otro operativo exitoso en octubre, cuando se incautaron 43 kilogramos de marihuana (94.8 libras) en Itagüí, parte del Área Metropolitana de la capital antioqueña. En esa ocasión, la droga fue descubierta en tres armarios de madera dentro de una empresa de mensajería, listos para ser despachados como paquetería. Estas acciones resaltan la importancia de los perros entrenados en la lucha contra el narcotráfico en la región.

“Invitamos a la comunidad a que denuncie efectivamente a todas nuestras líneas de emergencia si sabe de encomiendas que vayan posiblemente contaminadas con esta sustancia”, concluyó el uniformado, informando que el material incautado fue dejado a disposición de los organismos judiciales.
Gracias al entrenamiento especializado, los perros señalizaron con éxito el cargamento ilícito - crédito Policía Metropolitana del Valle de Aburrá
Gracias al entrenamiento especializado, los perros señalizaron con éxito el cargamento ilícito - crédito Policía Metropolitana del Valle de Aburrá

¿Cómo se entrenan los perros para detectar drogas en Colombia?

Los caninos se entrenan a través de un proceso especializado que generalmente involucra a una unidad canina de la Policía o del Ejército. El entrenamiento incluye varias etapas:

  • Selección: se escogen perros con características idóneas para la detección, como un alto nivel de energía, una buena disposición para buscar y jugar, y una actitud sociable.
  • Socialización: los perros son expuestos a diferentes entornos, sonidos y personas para que se sientan cómodos en diversas situaciones.
  • Entrenamiento en obediencia básica: aprenden comandos básicos como sentarse, quedarse quietos, acostarse, y acudir al llamado del entrenador.
  • Asociación de olores: los canes son entrenados para asociar un olor específico con un juguete o una recompensa. Se empieza por enseñarles a reconocer el olor de diversos tipos de drogas utilizando toallas o trapos impregnados con el olor de la sustancia.
  • Búsqueda y alerta: los perros son entrenados para buscar el olor de la droga y dar una señal clara, como sentarse o ladrar, cuando detectan la sustancia.
  • Ejercicios prácticos: los entrenamientos cobran complejidad, incorporando ejercicios en entornos reales como aeropuertos, terminales de autobuses, edificios públicos, y vehículos. Se simulan escenarios reales donde los perros deben encontrar drogas ocultas.
  • Mantenimiento y refuerzo continuo: el entrenamiento se mantiene constante para afianzar las habilidades del perro. Los entrenadores también trabajan para asegurarse de que los canes no se habitúen a los olores o pierdan interés en la tarea.

Este entrenamiento es llevado a cabo por entrenadores especializados y puede durar varios meses. El éxito del programa de entrenamiento de perros para detección de drogas se mide en la efectividad de estos animales en situaciones reales de trabajo, ayudando significativamente en la lucha contra el narcotráfico en Colombia.