La historia de la poderosa mafia italiana de la Ndrangheta y sus vínculos con los paramilitares en Colombia

La Ndrangheta es una de las organizaciones ilegales más temidas del mundo, que tiene contacto desde hace años con los paramilitares

Compartir
Compartir articulo
La expansión de la mafia italiana en Colombia. - (Imagen Ilustrativa Infobae)
La expansión de la mafia italiana en Colombia. - (Imagen Ilustrativa Infobae)

La captura de Massimo Gigliotti, líder de la Ndrangheta, activó las alarmas en Colombia sobre la incursión de la temida mafia italiana, que ya tiene un amplio antecedente en la financiación de grupos paramilitares. Los narcos europeos ya habrían estrechado lazos con los paras al inicio de la década del 2000, en el que aparecen Salvatore Mancuso y el extinto empresario Giorgio Sale.

Se presume que las negociaciones entre ambos frentes se consolidaron en un eje criminal trasnacional entre la Ndrangheta, la organización mafiosa más grande de Italia, y grupos paramilitares en Colombia. Esta alianza criminal, enfocada en actividades ilícitas y tráfico de sustancias prohibidas, podría persistir hasta la actualidad, pues uno de los argumentos es la presencia de Gigliotti en territorio nacional.

Esta cooperación ilícita no solamente ha influido en la economía negra de ambos continentes, sino que también ha desencadenado una serie de implicaciones en términos de seguridad y políticas internacionales.

Si bien se presume que Carlos Castaño era uno de los opositores a que las Autodefensas Unidas de Colombia se vincularan con el tráfico de cocaína y otros estupefacientes, su muerte y toma de poder por parte de otros paras fue fundamental para la expansión criminal de la organización, caso tal, del papel que jugó Salvatore Mancuso.

Mancuso nació en Colombia, sin embargo, su ascendencia Italia y sus relaciones con la alta sociedad le permitió extender sus tentáculos al Viejo Continente con alianzas para la exportación de cocaína, según se expuso en el parlamento italiano hace varios años.

En un documento del parlamento de Italia, titulado “Comisión Parlamentaria de Investigación Sobre el Fenómeno del Crimen, Mafia o Similar Organizada”, se dieron a conocer varios detalles oscuros sobre los narcos de ese país y Colombia.

El documento del 2008 del parlamento italiano, conocido por Insight Crime señala:

“Este nivel de relaciones y relaciones con las grandes redes de narcotráfico internacional, quedó demostrado en la operación Take Off del PDD de Catanzaro, finalizado en enero de 2004, que, destacó algunos aspectos inquietantes relacionados con las conexiones existentes entre la Ndrangheta y organizaciones terroristas como los paramilitares Colombianos de las infames AUC de Salvatore Mancuso y la organización ETA vasca. La Ndrangheta ha sabido crear un vínculo sólido con las AUC negocio que le permitió escalar hacia el control “mayoritario” de todo el sistema vinculado al tráfico de cocaína en Colombia”.

En su documentación, Insight Crime detalla que Salvatore Mancuso, excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dirigió la búsqueda de canales para la comercialización y lavado de activos derivados de la producción de cocaína en Colombia. Este proceso fue crucial para el grupo paramilitar que dominó amplias zonas de cultivo de coca en el país, generando una vasta riqueza que requería ser legalizada a través de estructuras financieras y mercados internacionales.

Una de las formas para legalizar el dinero ilegal habría surgido con la participación de un importante empresario de dicho país, el fallecido Giorgio Sale, que dentro de su patrimonio resaltaba la empresa Gino Passcalli, la cual junto a otras propiedades le habría facilitado a Mancuso la inversión para el blanqueamiento de activos, según expuso el mencionado medio.

Incluso, los hijos de Sale también habrían estado involucrados en el movimiento de cocaína en Europa, según se pudo conocer tras la investigación referida. Lo anterior también facilitado gracias a la nacionalidad que tenía Salvatore Mancuso, teniendo en cuenta que tiene ascendencia italiana. El dinero producto del narcotráfico en Italia habría sido enviado por Sale desde Italia mediante correos humanos, pues era en efectivo.

Sale, Mancuso y la Ndrangheta habrían estado más unidos que nunca previo al fallecimiento del empresario, cuyas empresas fueron cuestionadas de manera recurrente ante la presunta participación en el delito de lavado de activos.