Dinero y hasta ropa habría pedido Susana Boreal a sus trabajadores: las denuncias aumentan

Los testigos cuestionaron una presunta falta de compromiso y formación por parte de la congresista, que, al parecer, no cumplía con todas sus obligaciones como representante a la Cámara

Compartir
Compartir articulo
La Procuraduría General de la Nación ya formuló pliego de cargos en contra de Susana Boreal por presuntos maltratos a su equipo de trabajo - crédito Colprensa
La Procuraduría General de la Nación ya formuló pliego de cargos en contra de Susana Boreal por presuntos maltratos a su equipo de trabajo - crédito Colprensa

Varios testigos que trabajaron con la congresista del Pacto Histórico Susana Boreal declararon ante la Procuraduría General de la Nación (PGN) diferentes hechos en los que se sintieron maltratados por la representante a la Cámara y su pareja sentimental, Christian David Guzmán.

El compilado de testimonios yace en un documento al que tuvo acceso Semana, en el que se enlistan todos los actos cuestionables dados a conocer por exmiembros de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) de la congresista. Cabe resaltar que por estos hechos, la PGN formuló pliego de cargos en contra de la representante a la Cámara y contra su pareja, asesor en la UTL.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Una de esas personas declaró ante el organismo de control que, en algún momento, prestó a Susana Boreal algunas prendas de vestir que no le fueron devueltas y por las cuales estuvo preguntando durante mucho tiempo. “Hola; me gustaría recuperar las cosas que te presté. Llevo tres meses ya pidiéndolas y no ha sido posible”, se lee en uno de los mensajes de WhatsApp publicados en el documento de la PGN.

Las conversaciones evidencian que la congresista dejó de responder los mensajes de la trabajadora y, por eso, tuvo que recurrir en numerosas ocasiones a Guzmán para indagar sobre sus pertenencias. Tiempo después, de todas las cosas que prestó, solo recibió los tenis, que fueron entregados en mal estado. “Así me devolvieron mis zapatos. Ni siquiera tienen las plantillas. Y las otras cosas, ni idea”, escribió en un mensaje.

Sin embargo, el préstamo de objetos personales es apenas es una de las conductas de Boreal que múltiples exempleados han criticado. Al parecer, la representante a la Cámara solía solicitar dinero prestado que después no regresaba y, además, elegía a algún trabajador para que le llevara el almuerzo, sin que aportara dinero para ello. Decía: “Que alguien me traiga comida, y necesito que sea… (nombraba a algún trabajador)”, según otro testigo entrevistado por la PGN.

A esto se suma el hecho de que en varias ocasiones pidió a determinados miembros de la UTL hospedarla, incluso, junto con su pareja. De acuerdo con los testimonios de los testigos, su estancia en las casas de los trabajadores no siempre era respetuosa y dejaban todo desorganizado.

Adicionalmente, solían ser contactados por ambos en horarios no laborales, a altas horas de la noche, en espacios de almuerzo o los fines de semana. En varias ocasiones tuvieron que trabajar presencialmente hasta muy tarde por orden de Susana Boreal e, incluso, denunciaron que las labores que ella adelantaba como congresista no eran adecuadas y que “le hacían el trabajo”.

Testigos afirmaron que Susana Boreal no cumplía con sus responsabilidades como congresista - crédito Colprensa
Testigos afirmaron que Susana Boreal no cumplía con sus responsabilidades como congresista - crédito Colprensa

En momentos en los que no se estaba desarrollando ningún evento o alguna plenaria en el Congreso de la República, al parecer, se les asignaba tareas para solucionar problemas mediáticos de la representante a la Cámara. Declararon que, tenía falta de formación y compromiso con sus responsabilidades, lo que finalmente se evidenciaba en una carencia de preparación para las sesiones, a las que no habría asistido en múltiples ocasiones.

Algunos de los trabajadores sufrieron consecuencias psicológicas por los presuntos maltratos cometidos por Boreal y su pareja y hubo varias renuncias motivadas por esta situación, que resultó intolerable. Pues, presuntamente, manejaban un discurso de miedo, en el que incluso involucraron “brujería” y “energías oscuras”, con las que habrían manipulado a los empleados para que permanecieran en sus puestos y cumplieran con las órdenes impartidas.

Al parecer, decían que miembros del equipo territorial estaban siendo amenazados y que estaban en riesgo. Bajo esta premisa argumentaban que era necesario trabajar por más tiempo al establecido por ley. En uno de los mensajes de WhatsApp conocidos por Semana, una persona testigo expresó su inconformidad con Guzmán frente a los constantes maltratos al equipo de la UTL y escribió que esperaba que el partido político actuara en concordancia.

Una de las testigos cuestionó la divulgación de su nombre en otros medios de comunicación y de todo el documento de la PGN, argumentando que no dio autorización para ello y solicitando explicaciones al organismo de control.

Testigo de maltratos de Susana Boreal se pronuncia por filtración de auto de la Procuraduría General de la Nación - crédito X
Testigo de maltratos de Susana Boreal se pronuncia por filtración de auto de la Procuraduría General de la Nación - crédito X