América no tiene un proceso a largo plazo desde 2009: ¿se viene otra promesa incumplida de Tulio Gómez?

El entrenador tiene confianza en Lucas González para continuar más tiempo sin importar los resultados, pero el historial muestra lo contrario

Compartir
Compartir articulo
Tulio Gómez desea que Lucas González tenga un proceso a largo plazo y exitoso, como se dio en el club con Diego Umaña y Jaime de la Pava - créditos Colprensa
Tulio Gómez desea que Lucas González tenga un proceso a largo plazo y exitoso, como se dio en el club con Diego Umaña y Jaime de la Pava - créditos Colprensa

América de Cali sufrió un nuevo traspié en los cuadrangulares de la Liga Betplay con la derrota ante Atlético Nacional por 1-0, es la cuarta caída consecutiva y todas las críticas van para el técnico Lucas González, que lleva cuatro meses en el cargo, y Tulio Gómez, máximo accionista, lo respaldó para seguir en 2024.

Según el empresario y excandidato a la Gobernación del Valle, “queremos hacer un proceso y el ejemplo es lo que hizo Millonarios con Gamero, queremos que haya continuidad”, por esa razón dejarían al bogotano sin importar los resultados y que pueda pelear en la Conmebol Libertadores o Sudamericana.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Sin embargo, pese a que la historia respalda los procesos largos en el América de Cali, desde 2009 que el equipo no tiene un entrenador durante más de un año, la mayoría se fueron por malos resultados o la crisis deportiva y muy pocos se retiraron como ganadores.

Umaña, el último proceso largo

Entre 2007 y 2009, América vivió una época que tuvo una extraña combinación entre la gloria, una nómina inolvidable y ser el puntapié inicial de una etapa para la infamia en la institución, todo bajo el mando de Diego Edison Umaña.

El técnico vallecaucano, que tuvo seis ciclos en la institución roja, volvió al equipo el 28 de abril de 2007 para corregir el rumbo de un equipo que perdió el protagonismo en el fútbol colombiano, estuvo cerca de llegar a la final en el segundo semestre de ese año y sus esperanzas quedaron para la temporada siguiente.

En 2008, América vivió una de sus mejores temporadas en los torneos cortos al ser subcampeón del primer semestre, cayendo ante Boyacá Chicó, y después ganar el torneo Finalización frente al Medellín y alcanzar la estrella 13 después de siete años de sequía.

Diego Umaña dirigió al América entre 2007 y 2009, cuando renunció por malos resultados y desde entonces no hay un proceso a largo plazo en el equipo - crédito Colprensa
Diego Umaña dirigió al América entre 2007 y 2009, cuando renunció por malos resultados y desde entonces no hay un proceso a largo plazo en el equipo - crédito Colprensa

Sin embargo, la primera parte del 2009 fue nefasto para los Diablos Rojos porque quedó eliminado en primera ronda de la Conmebol Libertadores y el torneo Apertura, solo ganó nueve partidos en todo ese año y el vallecaucano dejó el cargo el 9 de agosto tras perder 3-2 contra el Deportivo Cali.

Como dato adicional, esa mala campaña del 2009 con Umaña fue el inicio de las tres temporadas que condenaron al América al descenso en 2011 por la tabla de promedios, convirtiéndose en el primer conjunto grande de Colombia que pasaba a la Primera B.

De la Pava y su sorpresivo éxito

Como se dijo antes, Diego Umaña tuvo cinco etapas en el América de Cali y una de ellas fue en 1998, cuando dejó el cargo el 20 de noviembre de 1998 por malos resultados y su reemplazo fue un joven entrenador, proveniente de las divisiones inferiores y sin experiencia en el ámbito profesional llamado Jaime de la Pava.

Con pocas expectativas y apostándole principalmente a jugadores de la cantera, el entrenador se convirtió en uno de los más ganadores en la historia de los Diablos Rojos con cuatro trofeos entre 1998 y 2002 que fueron la Copa Merconorte 1999 y las ligas del 2000, 2001 y el torneo Apertura 2002.

Jaime de la Pava dirigió al América de Cali entre 1998 y 2002, consiguió dos títulos y marcó un proceso muy exitoso en el club - crédito Colprensa
Jaime de la Pava dirigió al América de Cali entre 1998 y 2002, consiguió dos títulos y marcó un proceso muy exitoso en el club - crédito Colprensa

De la Pava marcó una época en el fútbol colombiano por darle prioridad a los jugadores jóvenes que contratar figuras, así fue como potenció a hombres como Jairo Castillo, Fabián Vargas, Julián Vásquez, entre otros que se convirtieron en ídolos de la institución.

Como un hecho a destacar, Jaime De la Pava y Lucas González tienen similitudes respecto a que llegaron al América sin una larga experiencia como entrenadores y con la afición escéptica por su rendimiento, pero con la diferencia de que el vallecaucano conocía de antemano la filosofía e historia de la institución por su paso en las divisiones inferiores.