A Eduardo Luis le ganó la emoción: en plena transmisión celebró con madrazo el segundo gol de Lucho Díaz en la victoria ante Brasil

El narrador deportivo no pudo contener su entusiasmo y se le salió una grosería en plena transmisión de la segunda anotación del jugador de la selección Colombia

Compartir
Compartir articulo
Eduardo Luis Canta Gol De Colombia Y Se Le Sale Madrazo - crédito @WillyRodri13/X

La selección Colombia consiguió una victoria significativa contra Brasil en la quinta fecha de las eliminatorias para el mundial de Norteamérica 2026, con un emocionante doblete de Luis Díaz.

El encuentro se caracterizó por su ambiente festivo, fue marcado por un momento de conmoción cuando el narrador Eduardo Luis expresó su emoción con un exabrupto durante la transmisión televisiva que se hizo por el Canal RCN.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

La alegría se extendió más allá del terreno de juego, llegando a la tribuna donde se encontraba el padre de Díaz, recientemente liberado tras un secuestro por parte del ELN.

El Estadio Metropolitano fue testigo no solo del éxito deportivo, sino también de un emotivo reencuentro familiar. Luis Manuel Díaz, padre del jugador estrella Luis Díaz del Liverpool, presenció el partido portando la camiseta de la Selección Colombia con el número 7. Acompañado en el palco por su esposa Cilenis Marulanda, quien también fue víctima de un secuestro de pocas horas en octubre, compartieron este triunfo lleno de significado personal.

La designación de Eduardo Luis López como narrador en lugar de Javier Fernández Franco sorprendió a los espectadores, ya que su ausencia fue producto de una indisposición del “Cantante del Gol”.

La actuación de Luis Díaz brindó un doble motivo de celebración, al convertirse en una mezcla de emociones debido al triunfo deportivo y la superación personal ante los retos enfrentados por su familia. Las imágenes del encuentro entre Díaz y su padre al llegar a Barranquilla desde Inglaterra, y su evidente emoción, simbolizaron la resiliencia y la fraternidad que el deporte puede infundir tanto en los jugadores como en los aficionados.

Histórica victoria de Colombia sobre Brasil en eliminatorias al Mundial

La Selección Colombia logró una victoria histórica sobre Brasil con un marcador de 2-1, consiguiendo su primer triunfo frente a la selección brasileña en una jornada de eliminatorias al Mundial.

El encuentro, celebrado el 16 de noviembre en el Estadio Metropolitano de Barranquilla, se definió con un impresionante doblete de Luis Díaz en tan solo cuatro minutos, dejando una jornada memorable para el fútbol colombiano.

La trascendental remontada comenzó después de que Brasil, con una formación muy ofensiva, abriera el marcador a los 4 minutos de juego. La estrategia brasileña, que contó con dos volantes y cuatro delanteros, dio sus frutos inicialmente pero no fue suficiente para sostener el resultado frente a un equipo colombiano envalentonado por el apoyo de su afición.

Este triunfo representa no solo una hazaña deportiva, sino también un emotivo momento para Mane Díaz, padre del goleador Luis Díaz, y para los miles de seguidores que celebraron con cánticos de “ole ole” tras el pitazo final.

El país entero gritó al unísono el segundo gol de Lucho Díaz como si fuera el de un campeonato, ya que nunca se le había ganado a Brasil en las eliminatorias en la historia del futbol.

El desempeño de Brasil en esta etapa de clasificación había generado ciertas dudas tras el inesperado empate en casa ante Venezuela y la derrota ante Uruguay, lo que añadía presión sobre la selección pentacampeona.

A pesar del temprano gol, la ejemplar actuación de Luis Díaz y su equipo capturó la esencia de una noche de “libertad” y dejó un recuerdo imborrable en la memoria del fútbol colombiano.

La consecución de este resultado supone un impulso anímico considerable para la Selección Colombia, que proseguirá su camino en las eliminatorias con renovada confianza gracias a este hito alcanzado frente a uno de los equipos más laureados a nivel mundial. Este tipo de victorias fortalecen el espíritu deportivo y son prueba de la competitividad ascendente del fútbol en Sudamérica.